tronera


También se encuentra en: Sinónimos.

tronera

1. s. f. Ventana pequeña por donde apenas entra la luz cambiaron las troneras de la habitación por unos grandes ventanales . ventanuco
2. Abertura en los costados del barco y en las fortificaciones, para asomar y disparar la artillería.
3. JUEGOS Cada uno de los agujeros situados en los ángulos de la mesa de billar por donde entran las bolas la bola negra se quedó justo en el borde de la tronera.
4. s. m. y f. Persona alocada y de poco juicio. calavera
5. s. f. JUEGOS Juguete hecho doblando de cierta manera una hoja de papel, de modo que, sacudiéndolo por una punta, hace un chasquido.

tronera

 
f. mil. Abertura para disparar con acierto y seguridad los cañones.
Ventana pequeña y angosta.
Cada uno de los agujeros de las mesas de billar.
com. fig. y fam.Persona desbaratada y de poco juicio.

tronera

(tɾo'neɾa)
sustantivo femenino
1. abertura estrecha destinadas a disparar artillería Por la tronera del barco se asomaba el cañón.
2. ventana pequeña y estrecha Apenas pasa la luz por la tronera.
3. juegos agujero en las esquinas y bandas de las mesas de billar La bola 14 entró en la tronera.

tronera


sustantivo
persona de poco juicio que le gusta divertirse Ese tronera es mi hermano.
Sinónimos

tronera

sustantivo femenino
cosustantivo masculino
Traducciones

tronera

A. SF
1. (Mil) (= aspillera) → loophole, embrasure (Arquit) → small window
2. (Billar) → pocket
3. (Méx) (= chimenea) → chimney, flue
B. SMF (= tarambana) → harebrained person
C. SM (= libertino) → rake, libertine
Ejemplos ?
Hacia 1970 se descubrió una tronera y restos del paredón del Fuerte que daba hacia lo que era la costa del río, y que había quedado enterrado al construir la Aduana.
Cada uno (comandante y conductor) disponen de una ventanilla con cristal blindado equipada con una plumilla en su frontal, que se puede cubrir al operar en entornos de combate por un accionador alzado en el tope. A la derecha de la ventana del comandante se puede localizar una tronera para su uso.
A su vez éste compartimiento está provisto de varias troneras y portezuelas junto a aparatos de visión especial asociados. Cada una de las portezuelas del techo cuenta con una tronera para abrir fuego desde el interior del vehículo.
Se actuó sobre la tronera norte de la batería principal recuperando el pavimento original formado con losas de Tarifa, la planta de los cuarteles y la muralla sur que había quedado enmascarada con los tinglados de los astilleros adosados.
En el muro oeste se eleva la espadaña con doble tronera rematada por un frontón que culmina en pináculos laterales y cruz de piedra central.
Para ganar, el jugador debe introducir la bola 8 en la tronera que designe, una vez designada la tronera si el jugador no llegara a introducir la bola se cambia de turno y los jugadores deben introducir la bola 8 en la tronera previamente señalada si la bola se introduce en otra que no le corresponda se pierde automático.
El M13 también iba armado con tres o cuatro ametralladoras Breda 38: una coaxial al cañón y dos en la tronera hemisférica delantera.
El contrario emboca ilegalmente la bola 8 (por ejemplo antes de terminar con las siete bolas objetivas coloreadas que le corresponden, en el mismo tiro en que emboca la última de ellas o en una tronera diferente a la que anunció) El contrario emboca la bola blanca, o la saca fuera de la mesa, en el mismo tiro en que emboca la negra.
Tras el tiro, ni la bola blanca ni cualquiera de las bolas objetivo o la bola 8 toca una banda o se introduce en una tronera (a estos efectos, si la bola a la que se tira está tocando una banda, ésta no contará y alguna de las bolas deberá tocar otra banda o ser entronerada).
Esta variación es comúnmente denominada "Chapolín" o "Chapolina", para diferenciarla del uso estricto de las normas de Bola 8. Las variaciones más comunes son: Se elimina la necesidad de anunciar bola y tronera.
Sólo se produjeron 4 unidades, puesto que la captura masiva de T-26 y BA-6 compensó esta deficiencia, además de tener una dudosa efectividad, ya que para la puntería se le tuvo que practicar una gran tronera para poder apuntar el cañón.
Escribió también numerosas comedias, la mejor de las cuales es Crisálida y mariposa (1872), una comedia de enredo sobre el despertar de un muchacho al amor, y numerosas zarzuelas, como El robo de las Sabinas, La tabernera de Londres, La espada de Bernardo, El grumete, El capitán negrero, Cegar por ver, Galán de noche y las mejores de todas, La cacería real, ambientada en la época de Felipe V y donde un labrador da lecciones de patriotismo al mismo monarca, y Llamada y tropa, con un fondo de pensiones y estudiantes salmantinos y donde una muchacha cita a la misma hora a sus cuatro pretendientes para escoger uno y termina perdiéndolos a todos. También destaca su sainete picaresco "Los hijos del Tío Tronera", escrito imitando el habla andaluza.