Ejemplos ?
¡Su cómputo arranca, después de los cuarteles de invierno, en el instante que vuelve a tronar el cañón y la cosa termina como y cuando Dios quiere!
Aquí vive un cura loco por un lindo adolescente. Y aquí pena arrepentido, oyendo siempre tronar, y viendo serpentear el rayo que lo ha fundido.
Perdimos el poder, los tenebrosos se apoderaron de todos los reinos del mundo y con sus teorías desprovistas de toda espiritualidad y de todo sello de grandeza solar, nos han conducido por el camino del desastre hasta el pavoroso estado de crisis mundial en que nos encontramos. Nuestra hora ha llegado, la Logia Blanca está iniciando la nueva Era Acuaria entre el augusto tronar del pensamiento.
-preguntóle Dolores con voz tan llena de retintines, que el señor Cristóbal enarcó las cejas, y ya disponíase a tronar contra la ya adivinada astucia de su hija, cuando ésta, ciñéndole al cuello ambos brazos y besándolo repetidamente en las rugosas mejillas, díjole con acento zalamero: -¿Y por qué si el Clavicordio no es güeno pa mí, va a ser güeno pa mi prima, pa esa probetica güérfana que no tiée en er mundo más padre que usté ni más amparo que usté, ni más consuelo que er mío?
---Pues bien, tomad esas dos, Y si os vale su asombroso Poder regenerador Cien años os doy de vida Para que alabeis á Dios. En esto se oyó en los aires Tronar la gigante voz Que dijo al Judío: ¡Marcha!
-Lo que le digo a usté, señora, que acabo de tronar con Joseíto por mo de estos pícaros trapos, y manque no fuera na más que por darle en la cabeza, ahora mismito le decía yo que sí a don Salvador el Carlujo.
Visitó Ceuta, el Peñón, Melilla, Chafarinas..., y a los cincuenta de su edad, cansado de tourismos, y con buen golpe de onzas entre los pliegues de la faja, acogiose con la Deslumbres, su mujer, y cuatro chorreles de ella habidos, a la faraónica Cava, resucito a vivir en paz absoluta, primero con la Guardia civil: después, por lo que pudiese tronar allí arriba, con Dios.
Aquéllos, los republicanos federales, quieren ahogar nuestras justas aspiraciones entre el tronar de los obuses y el estrépito de las bombas.
Componían su terrible estrépito estallidos diferentes, seco tronar de pistoletazos, sonoro retumbo de carabinas y estampidos de trabucos y tercerolas.
Ahora sólo gemir podrá la triste ausencia de todo lo que amó, y enfurecido tronar contra los viles y tiranos que ajan de nuestra patria desolada el seno virginal.
Se alegra el monstruo del feliz suceso, y raudo baja al infernal Cocito. Retumba todo el hórrido Aqueronte al tronar de su voz; hienden sus silbos toda el aura letal; llama a la muerte.
Además de las peregrinaciones de que ya hemos hablado, las dejan para irse al casino, donde se pasan las horas muertas. Razón le sobraba al gran Donoso al tronar tanto contra el casino, en su elocuente libro Sobre el Catolicismo.