trocófora

(redireccionado de trocóforas)

trocófora

s. f. ZOOLOGÍA Larva en forma de trompo invertido, característica de los anélidos y moluscos.

trocófora

 
f. Tipo larvario de muchos invertebrados marinos en forma de peonza o pera, con dos filas de cilios y una mancha ocular apical. Generalmente es planctónica.
Ejemplos ?
Los huevos fertilizados tienen un diámetro de unos 100.0 μm; en 12 horas se convierten en larvas trocóforas libres, y el segundo día, la larva se convierte en velígera y tiene una concha de unos 160.0 μm, desarrollando un pie en unos 8 a 10 días, lo que la convierte en pedivelígera, para facultar su asentamiento.
La fertilización es externa, expulsan primero el esperma y después los huevos, para evitar la autofertilización. Los huevos fertilizados entran rápidamente en un estado larvario nadador, y se denominan trocóforas.
El otro grupo importante que tiene una relación definida con los anélidos son los moluscos, el cual comparte con ellos la presencia de larvas trocóforas.
Esta larva carece de ano y presenta algunas semejanzas con la larva planctónica de ciertos políclados (Turbellaria), así como con las larvas trocóforas.
Los moluscos, anélidos, sipuncúlidos y nemertinos producen larvas trocóforas, que tienen dos bandas de cilios alrededor de la zona medial.
Con anterioridad fueron tratados juntos como trocozoos (Trochozoa), junto con los artrópodos, que no tienen este tipo de larva, pero que fueron considerados parientes próximos de los anélidos (que sí tienen larvas trocóforas) porque ambos están segmentados.
El desarrollo es directo. Los huevos fecundados se desarrollan en larvas llamadas trocóforas, que llegarán a forman parte del plancton.
Las larvas trocóforas llevan órganos sensoriales larvarios, por ejemplo ocelos, un par de protonefridios larvarios y penachos de sedas móviles, que le sirven como medio de defensa contra depredadores, y, en algunas ocasiones, para ayudar a retrasar la caída al fondo.