trinidad

trinidad

(Del lat. trinitatem.)
1. s. f. Trío o conjunto de tres personas, animales o cosas.
2. TEOLOGÍA Unión de tres personas distintas, que forman un solo Dios, en el cristianismo.
3. RELIGIÓN Fiesta en honor de este misterio.

trinidad

 
f. fig.Unión de tres personas en algún negocio.

Trinidad

 
C. del centro-N de Bolivia, cap. del departamento de Beni; 51 900 h.

Trinidad

 
C. del SO de Uruguay, cap. del departamento de Flores; 18 271 h.

Trinidad

 
Isla de las Antillas, en el extremo SE del Caribe, al SO de la isla de Tobago, con la que forma el estado de Trinidad y Tobago; 4 820 km2 y 1 172 800 h. Cap., Puerto España. (V. Trinidad y Tobago.)

trinidad

(tɾini'ðad)
sustantivo femenino
teología unión de tres personas distintas que para los cristianos forman un solo Dios el misterio y dogma de fe de la Trinidad
Traducciones

trinidad

Trinity

trinidad

trinità

Trinidad

SF
1. (Rel) → Trinity
2. (Geog) → Trinidad

trinidad

SFtrio, set of three
Ejemplos ?
SÉPTIMA VISITA Una limosna por el amor de Dios. Una limosna por la Virgen Santísima. Una limosna por la Santísima Trinidad. Oye, no son esos los que lanzaron del edificio.
Y Francisco Solano de Morales, pidió solar para sí y para María Gutiérrez, su madre, Juana Gutiérrez; y para Diego de Morales y María del Rosario; y para Antonio Méndez y Antonio de Silva; y para Guaçica de Saavedra; y para Gertrudis de Palma; y para Nicolás de Vera; y para Agustín de Vera y para Juan de Vera, y para Catalina Rodríguez Plaza, y para Jacinto de Plaza; y para Isabel de Castro; y Manuela de la Trinidad...
¿Y usted cree que yo, después de ser la predilecta de Bolívar, y con la seguridad de poseer su corazón, prefiriera ser la mujer de otro, ni del Padre, ni del Hijo, ni del Espíritu Santo, ó sea de la Santísima Trinidad?
En su parte Norte se presenta la isla Trinidad, perteneciente al Brasil, y las islas Gough, Tristán da Cunha, Santa Elena y Ascensión, pertenecientes a Gran Bretaña.
María Josefa González, difuntos: estando enfermo de la (enfermedad) que Dios Nuestro Señor se ha servido darme, pero por su infinita misericordia en mi sano juicio, temeroso de la infalible muerte a toda criatura e incertidumbre de su hora, para que no me asalte sin tener arregladas las cosas concernientes al descargo de mi conciencia y bien de mi alma, he dispuesto ordenar este mi testamento, creyendo ante todas las cosas como firmemente creo en el alto misterio de la Santísima Trinidad, Padre Hijo y Espiritu Santo, tres personas distintas y un solo Dios verdadero.
Mas, la buena suerte quiso que viniese a manos de un christiano cautivo español, que las guardó; que si vinieran a poder de los turcos, por lo menos había de dar por mi rescate lo que rezaba la cédula, que ellos averiguaran cúya era. »Trujéronnos a Argel, donde hallé que estaban rescatando los padres de la santísima Trinidad.
Avistóse con los padres del muchacho, arreglóle el ajuar; comulgó con él en una misa que habían mandado a la Santísima Trinidad para el buen éxito de la empresa; dióle los últimos perfiles y consejos, y una mañana muy fría de enero viose salir a San Antoñito de panceburro nuevo, caballero en la mulita vieja de señó Arciniegas, casi perdido entre los zamarros del Mayordomo de Fábrica, escoltado por un rescatante que le llevaba la maleta y a quien venía consignado.
Yo, Simón Bolívar, Libertador de la República de Colombia, natural de la ciudad de Caracas en el Departamento de Venezuela, hijo legitimo de los señores Juan Vicente Bolívar y María Concepción Palacios, difuntos, vecinos que fueron de dicha ciudad, hallándome gravemente enfermo, pero en mi entero y cabal juicio, memoria y entendimiento natural, creyendo y confesando como firmemente creo y confieso el alto y soberano misterio de la Beatísima y Santísima Trinidad...
Por eso, sin duda, y emulando las hazañas de su digno camarada, en la misma sesión, filósofos, sabios de la talla de García Ruiz, se levantaron incontinente a decir, por su parte, que el misterio de la Santísima Trinidad era una monserga .
En cuyo testimonio lo otorgo así ante el infrascrito escribano público del número de esta ciudad de la Santísima Trinidad, puerto de Santa María de Buenos Aires, a veinticinco de mayo de mil ochocientos veinte.
No hará menos, por cierto, el viejo Cayetano, que, hoy más que nunca, se siente orgulloso de abrigar puras en su pecho las creencias que adquirió en la cuna, y así, sin miedo a los farsantes de la política, ni a los ilusos del racionalismo, ni a los sabios de la revolución, declara con la frente erguida que cree en Dios omnipotente, en el misterio augusto de la Santísima Trinidad, en la divinidad de Jesucristo, en la pureza de María, siempre virgen, y en cuanto cree y confiesa la Iglesia, en cuya fe tura vivir y a cuya defensa ofrece toda su sangre .
EN EL NOMBRE DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD. Deseando el Gobierno de la Confederacion Arjentina y el de lа República del Paraguay estrechar, íntima y sinceramente las buenas relaciones tan necesarias para el desarrollo y progreso de una y otra naeion sobre las justas bases de comun interés; y de una reciprocidad perfecta, por un tratado de amistad, comercio y navegacion: S.