Ejemplos ?
El microburil en sí mismo es un fragmento de lasca, o, más bien, de hoja, que muestra en su cara superior el arranque de una muesca a partir de la cual se inicia una flexión (cuya superficie sólo se ve desde la cara inferior) que, al ser oblicua termina en un vértice triédrico muy agudo.
El pico triédrico se fabricó en diversos tipos de roca de fractura concoidea y en toda clase de soportes (guijarros, bloques, placas, lascas...).
Image:Microburil 1.png Muesca en zona proximal de la hoja, justo antes de la flexión del microburil Image:Microburil 2.png Resultado de la flexión del microburil: un microburil proximal y un ápice triédrico Image:Microburil 3.png Creación de una segunda muesca distal por el mismo sistema ya descrito Image:Microburil 4.png El microburil es un «desecho característico» de esta técnica, de modo que no se le atribuye ninguna funcionalidad (aunque algunos no descartan su reaprovechamiento posterior, éste no se ha demostrado fehacientemente), en cambio el ápice triédrico es la base para la fabricación de los microlitos.
Pero, normalmente, la parte del ápice triédrico es otra vez sometida a la técnica hasta flexionarla de nuevo y obtener así otras dos piezas, a saber, el microburil distal (otro desecho característico) y la parte central que posee un doble ápice triédrico, con líneas de fractura convergentes, ambas opuestas una a otra.
Esta pieza, de «doble ápice triédrico» servirá, continuando el retoque abrupto de ambas flexiones, para fabricar microlitos geométricos (triángulos, trapecios o segmentos).
Después, por medio de pequeños golpes, o balanceando la pieza mientras se presiona su filo contra la arista del soporte, ir creando una muesca cada vez mayor, hasta que la hoja lítica se rompe con un golpe decidido pero delicado (flexión) Si la técnica se ha hecho bien, la fractura debe ser oblicua al eje de la hoja y cercana a la zona proximal de la misma, de modo que resultan dos piezas diferentes: la que denominamos propiamente microburil proximal, que es la más pequeña y que conserva el talón y el concoide de la pieza originaria, y la que denominamos ápice triédrico, que es la mayor parte de la hoja.
La flexión es también ligeramente curvada y oblicua a las caras de la hoja: el plano de fractura se alabea de modo que puede verse en la cara superior del ápice triédrico, así como, su negativo, en la cara inferior del microburil.
n pico triédrico o triedro es un utensilio, tallado en piedra, característico del Paleolítico Inferior y, ocasionalmente, de ciertas culturas epipaleolíticas (por ejemplo el Asturiense, periodo en el que se les denomina específicamente picos asturienses).
Lo cierto es que a medida que se ha ido conociendo más sobre el pico triédrico se ha apreciado que, en efecto, aparece en periodos muy antiguos, pero persiste a lo largo de toda la secuencia Achelense, por lo que, no debería ser considerado indicador crono-cultural.
Las áreas de más concentración de yacimientos del periodo Achelense son: alrededores de Mérida (río Guadiana), río Zújar, pantano de Valdecañas, río Alagón, Jerte y El Sartalejo. Los instrumentos más destacados de esta época son el bifaz, el hendedor y el pico triédrico.
Así, una talla bifacial periférica para obtener lascas, acabará indefectiblemente en el surgimiento de un núcleo discoide; si, en cambio, se pretende dar al canto tallado un filo más efectivo, seguro que obtendremos un bifaz, y si lo que se potencia es un ápice poligonal y muy agudo, tendremos un pico triédrico.
Las áreas de más concentración de yacimientos del periodo Achelense son: pantano de Valdecañas, río Alagón, Jerte y El Sartalejo. Los instrumentos más destacados de esta época son el bifaz, el hendedor y el pico triédrico.