trenzado

trenzado, a

1. adj. INDUMENTARIA Y MODA Modo de estar recogido el cabello o los hilos formando una trenza.
2. s. m. Acción y resultado de trenzar se le deshizo el trenzado por el viento.
3. DANZA Movimiento de danza que consiste en dar un salto ligero entrecruzando repetidamente los pies.
4. EQUITACIÓN Paso que hace el caballo piafando.
5. s. m. pl. INDUMENTARIA Y MODA Ornamentación consistente en fajas, junquillos o filetes en forma de trenza.
6. al trenzado loc. adv. De forma descuidada, con poco cuidado.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

trenzado

 
m. Trenza.
Al trenzado. loc. adv. Con desaliño, sin cuidado.
dep. En equitación, paso que hace el caballo piafando.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

trenzado

(tɾen'θaðo)
sustantivo masculino
acción y efecto de trenzar el trenzado de un tejido
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Traducciones

trenzado

twisted

trenzado

الملتوية

trenzado

Twisted

trenzado

усукани

trenzado

ツイスト

trenzado

트위스트

trenzado

twisted

trenzado

เป๋

trenzado

A. ADJ [pelo] → plaited, braided (EEUU) (Cos) → braided; (= entrelazado) → intertwined, twisted together
B. SM
1. [de pelo] → plaiting, braiding (EEUU); [de pajas, cintas] → plaiting
2. (Ballet) → entrechat
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Yo te juro por este dulce trenzado de tus cabellos, con el cual ligaste mi corazón, que a ninguna de este mundo quiero más que a mi Fotis.
El pelo era uno negro, otro dorado, otro de plata o gris, y hecho rebujo; parte trenzado, parte recogido, mucho a la espada, al pecho otro esparcido.
La luz parecía anidar en el oro de aquellos cabellos, y como si estos pugnaran por soltarse de su trenzado y esparcirse al aire fresco y claro.
uese porque a los cachimbos o guardias nacionales de la era colonial les brotaran humos de echarla de militaras en forma, o porque razones de alta política que yo no atino a explicarme influyeran en el virrey Abascal, ello es que en los tiempos de éste nació la costumbre de que en las corridas de toros saliese al redondel una compañía de soldados con uniforme de parada a hacer evoluciones, en las que había casi siempre mucho de baile de cuadrillas, con trenzado, balancín y cambio de parejas.
No lo dixo á sordos, que se quemó de oirlo el escribano, y le dixo: para mí no son menester tantas arengas, que sé donde me aprieta el zapato; y lo que apuntó la señora, lo tengo al cabo del trenzado: pero las razoncitas yo las guardaré como oro en paño.
El conde le respondiera, como aquel que era osado: -Eso que decís, buen rey, véolo mal aliñado: vos venís en gruesa mula, yo en un ligero caballo; vos traéis sayo de seda, yo traigo un arnés trenzado; vos traéis alfanje de oro, yo traigo lanza en mi mano vos traéis cetro de rey, yo un venablo acerado; vos con guantes olorosos, yo con los de acero claro; vos con la gorra de fiesta, yo con un casco afinado; vos traéis ciento de mula, yo trescientos de a caballo.
Allí se hubiera podido aprender cuánto el adorno realza la hermosura, porque Cloe, bien vestida, graciosamente peinado y trenzado el cabello, y recién lavada la cara, parecía más bella que nunca, tanto, que el propio Dafnis apenas la reconocía.
¿Qué sería de su hija cuando él faltara? No ofrecía escape la invisible maraña que alrededor de ellos se había trenzado. Derrumbó la cabeza sobre la mesa y se abandonó al llanto ante el sentimiento de su propia impotencia.
Pero lo hermoso de las casas hindús era la fantasía de los adornos, que son como un trenzado que nunca se acaba, de flores y de plumas.
Acomoda con cuidado los bastos; desliza en ellos la cincha ancha de cuero crudo, la encimera con los estribos de suela y el lazo trenzado, que cae, adorno típico y original, en la grupa: las junta con los correones.
Un lazo trenzado es, hoy, objeto de lujo que se conserva con cuidado; y un maneador de tres dedos de ancho y de algunos metros de largo en manos de un peón, hace sospechar que lo ha de haber comprado en noche obscura y sin pedir certificado.
El sacerdote principia la ceremonia para consagrar aquel "Ramo Bendito" que ha de venerarse trenzado y en cruz sobre las ventanas de tanto hogar, para librarlos siempre de una "mala hora"; para ahuyentar con su humo santo tempestades, terremotos, malas intenciones, asechanzas del demonio.