tremendismo

tremendismo

1. s. m. ARTE, LITERATURA Corriente estética española del siglo xx que tiende a exagerar los aspectos más crudos y morbosos de la realidad en la expresión plástica y literaria.
2. Tendencia a contar noticias alarmantes una de las características de ese periódico es su tremendismo. alarmismo

tremendismo

 
m. Corriente estética desarrollada en España durante el s. XX entre escritores y artistas plásticos, caracterizada por un realismo exagerado.

tremendismo

(tɾemen'dizmo)
sustantivo masculino
corriente estética española del siglo XX El tremendismo se caracterizó por exagerar la crudeza de la realidad.
Traducciones

tremendismo

tremendismo

tremendismo

tremendismo

tremendismo

tremendismo

tremendismo

tremendismo

tremendismo

SM
1. [de noticia] → stark reality
2. (Arte) → use of realism to shock
Ejemplos ?
La familia de Pascual Duarte, novela que se desarrolla en la Extremadura rural de antes de la Guerra Civil y durante ella y en la que su protagonista cuenta la historia de su vida, en la que se presenta la violencia más cruda como única respuesta que conoce a los sinsabores de su existencia. Este libro inauguró un nuevo estilo en la narrativa española, conocido con el término «tremendismo».
Sus cuentos son reconocidos por la profundidad de su análisis psicológico y por tener un estilo sobrio y brillante. Su estilo general se asocia con el expresionismo tremendista o tremendismo que posteriormente se desarrollaría en España.
En cuanto a su narrativa, de tema muy semejante, contiene una obra, Cintas rojas (1916), que el crítico Miguel García Posada ha considerado el antecesor directo de La familia de Pascual Duarte y del tremendismo de Camilo José Cela.
En los primeros se observa una acentuada tendencia al tremendismo y la animalización de los personajes, unida siempre a una ideología reformista e incluso regeneracionista.
Trabajó en westerns (Los doce malditos, 1972), reconstrucciones históricas (Aquellos años, 1972) al lado de Irma Serrano; en cintas de escatología y tremendismo (La isla de los hombres solos, 1973); en segundas versiones (Los desarraigados, 1975, sobre la película homónima de Gilberto Gazcón de 1958).
El tremendismo es una técnica literaria narrativa que se desarrolló, fundamentalmente, en la novela española de los años 1940. Se caracteriza por una especial crudeza en la presentación de la trama (recurrencia a situaciones violentas), el tratamiento de los personajes (habitualmente, seres marginados, con defectos físicos o psíquicos, prostitutas, criminales, etc.) y en el lenguaje, desgarrado y duro.
Del mismo período de Bermúdez es necesario destacar a Antonio Isaza (1910) cuyo estilo recuerda mucho al desarrollado por el Tremendismo.
A lo largo de todos esos años, ha visto pasar a su lado la fiebre vanguardista de los veinte, la poesía «entre pureza y revolución» de los treinta, la oposición entre el garcilasismo y el tremendismo de los cuarenta, el socialrealismo y las estéticas que se abren hacia el medio siglo, los culturalismos y esteticismos marginales, las poéticas del 68, la poesía figurativa y la poesía minimalista a partir de los ochenta..., y así hasta el cansancio.
El Toro de Radice, cultor del "tremendismo granata" como se conoció al estilo de juego de aquel equipo, vuelve a ser campeón, 27 años después de la tragedia de Superga.
De ahí que arremetiera contra el tremendismo y los literatos de la España «negra», que defendiera en cambio el estilo noble o grand style frente a la retórica hueca y de mesa camilla.
Derivaciones ulteriores de este expresionismo, mezcladas con un cierto naturalismo, se encuentran luego en la posguerra en el movimiento denominado tremendismo, a partir de una de las obras maestras de Camilo José Cela, La familia de Pascual Duarte (1942).
Hay contrastes entre personajes como un Señor Etcétera, contable a punto de jubilarse, que ha vivido toda su vida en un despacho haciendo números y enamorado de su casera, a la que nunca se ha declarado, y escenas que presagian el más puro tremendismo celiano, pues los personajes vencidos, el tiempo sintético formado a partir de elipsis, la organización conductista, el uso frecuente del diálogo y la descripción del paisaje y paisanaje madrileños son otros rasgos compartidos por Camilo José Cela y Carranque.