trastienda


También se encuentra en: Sinónimos.

trastienda

1. s. f. COMERCIO Cuarto situado detrás de una tienda iré a la trastienda a ver si me queda alguno. rebotica
2. coloquial Astucia o disimulo en la forma de actuar tuvo mucha trastienda para resolver el asunto. cautela, prudencia

trastienda

 
f. Aposento, cuarto o pieza que está detrás de la tienda.
fig. y fam.Cautela, astucia.
Sinónimos

trastienda

sustantivo femenino
Traducciones

trastienda

retrobottega

trastienda

SF
1. [de tienda] → back room
obtener algo por la trastiendato get sth under the counter
2. (= astucia) → cunning
tiene mucha trastiendahe's a sly one
3. (Cono Sur, Méx) (= culo) → backside
Ejemplos ?
rase una vez un estudiante, un estudiante de verdad, que vivía en una buhardilla y nada poseía; y érase también un tendero, un tendero de verdad, que habitaba en la trastienda y era dueño de toda la casa; y en su habitación moraba un duendecillo, al que todos los años, por Nochebuena, obsequiaba aquél con un tazón de papas y un buen trozo de mantequilla dentro.
Deslealtad que anidó en otros mares, lejos del hogar, del ser querido; el viaje es largo dando pie, a devaneos sin sentido. Trastienda que allá en alta mar, el silencio transmuta en olvido; la ausencia no permite respetar, la lealtad que requiere un cariño.
Ibu Abucab barruntó que tendría que tratar un asunto grave, y se excusó: -Permíteme que cierre mi tienda, y estaré contigo. Y acompañó a su visitante a la trastienda.
Y el respetable expendedor de carne dio media vuelta y se metió en la trastienda murmurando: -Vaya una siestecita la de hoy..., y ese borricote es mu capaz de tomar el vapor, si no consiento, y de dirse a Chile u a el Perú u al Congo o a la puñalá que me peguen.
Cuando Rahutia, en compañía de Ibu Abucab, pasó a la trastienda del comercio, comprendió que no tendría que examinar ningún collar.
Descolgó su espada al pasar por la trastienda y, sólo cuando sintió en su mano ardiente el frío de la empuñadura de cobre, se detuvo un instante para caminar con pies de plomo hacia la puerta, cuya llave llevaba en la otra mano.
Tenía él, en la trastienda...
Los catalanes de Bodegones se hacían llevar con un criado el desayuno a la trastienda del almacén, e iban ya a sentarse a la mesa cuando un lujoso carruaje se detuvo a la puerta.
La censura del boticario subía de punto cuando trataba de plegarias que iban acompañadas de promesas. Según es costumbre en los lugares, en la trastienda de nuestro boticario filósofo había tertulia diaria.
Si su infancia hubiera transcurrido en la trastienda de un barrio comercial, quizás se habría abierto entonces a las invasiones líricas de la naturaleza que, ordinariamente, no nos llegan más que por la traducción de los escritores.
El escritorio y depósito de papel de su comercio eran tres habitaciones que alquilaba a un judío peletero, y dividido de la hedionda trastienda del hebreo por un corredor siempre lleno de chiquilines pelirrojos y mugrientos.
En la trastienda guardaba los tricornios y los comepavo, vulgo fraques, con que el domingo salían los alumnos hasta la portería, y de cuyas prendas se despojaban en la vecindad cambiándolas por el sombrero redondo y la levita.