trasnochado


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con trasnochado: trasnochador

trasnochado, a

1. adj. Que está pasado de moda ya está otra vez con sus ideas trasnochadas. demodé
2. Que tiene un aspecto demacrado o desmejorado le vi trasnochado y envejecido. ajado
3. Se aplica al alimento que se ha estropeado por ser del día anterior. pasado

trasnochado, -da

 
adj. Díc. de lo que, por haber pasado una noche, se echa a perder por ello.
fig.Desmejorado y macilento.
Falto de novedad.
Sinónimos

trasnochado

, trasnochada
Traducciones

trasnochado

stale

trasnochado

ADJ
1. (= obsoleto) → outmoded
2. (= ojeroso) → haggard, run-down
Ejemplos ?
Yo pienso que ello ha de estar motivado, precisamente, porque el postismo fue el único conato de ruptura (siquiera fuera más bien formal, antes que ideológica) surgido contra el trasnochado y uniforme estilo generalizado entre los poetas amparados por el régimen y acaparadores exclusivos de todas las publicaciones literarias permitidas por el "movimiento nacionalsindicalista imperial".
Hasta 1920, una parte importante del panorama teatral español continuaba anclado todavía en un romanticismo trasnochado, con Eduardo Marquina como mejor representante, autor de títulos tan rancios y sonoros como En Flandes se ha puesto el sol (1910) o Por los pecados del Rey (1913).
En el año 2010, tras un nuevo largo tiempo fuera de la televisión, regresó a la pantalla de Canal 13 con el programa Nico Trasnochado, donde vuelve a ser creador y productor general.
La Danza del Torito aparece en las festividades del Corpus Christi en la madrugada del Día de Corpus, ya que en la noche anterior, la víspera, los pobladores han trasnochado y al acercarse los albores del nuevo día se va en busca del Torito, danzando por todo el pueblo.
A su primer libro, Poesías (1892), de retórica decimonónica y trasnochado Romanticismo, sucedió Joyeles bizantinos (1902) -aunque el libro sea menos decadente que su título- Retratos antiguos, del mismo año, Paisajes (1903), su más clara incursión en el simbolismo, en cuanto que no se tiende a pintar marmóreamente lo exterior, sino el alma; y Noches blancas y Leyenda de 1905 y 1906, donde se acentúa una veta de exaltación del pasado histórico de España que será desde entonces habitual en su obra.
La anterior se estrenó en 1972 con el título de La duda, dirigida por Rafael Gil y protagonizada por Fernando Fernán Gómez. El honor trasnochado y un sentido del deber que va más allá del sentido común son los auténticos protagonistas de esta historia.
Entonces, aparece el Mayor General, trasnochado debido a la culpa, y los piratas se esconden también, mientras el Mayor General escucha suspiro de la brisa.
El nuevo director fue el escritor, dramaturgo y poeta Joaquín Dicenta, quien le puso entonces el subtítulo de «Diario republicano socialista revolucionario» y lo convirtió durante un año en portavoz del grupo que publicaba la revista Germinal, momento en el que será considerado como el periódico «más abierto a la juventud y a las nuevas tendencias estéticas» aunque sus competidores republicanos y socialistas lo acusan de difundir «un socialismo sentimental trasnochado», como recuerda María Cruz Seoane.
Los recuerdos latentes que su memoria decidió suprimir regresan a su cabeza – un violento pasado, un hermano mayor desaparecido, un padre que los abandonó, una madre cruelmente asesinada – y sus mayores pesadillas comienzan a acecharlo mientras está despierto. Un malogrado intento de terror psicológico con ráfagas de un sadomasoquismo trasnochado y con algunas partes meritorias.
En este manifiesto llamaban a la ciudadanía a la creación de un nuevo partido político que se preocupara de los problemas reales de la ciudadanía, de buscar soluciones a éstos y olvidase un problema identitario catalán, que consideraban ficticio y trasnochado, al cual se comprometían impulsar.
La biografía de esa especie de artista trasnochado tomará derroteros cada vez más audaces e inverosímiles gracias a la desbocada imaginación de Gregorio, al tiempo que irá cobrando realidad, hasta el punto de que Faroni acaba fagocitando a su propio creador y trastocando radicalmente las vidas de Gil y de Gregorio.
A su vuelta de París, presentó a las Exposiciones de Madrid (1917) y Barcelona (1918, 1919) dos obras de claro estilo épico y de un simbolismo trasnochado Cor i Ales y A la Victoria de Samotracia (MNAC).