trapicheo

trapicheo

s. m. coloquial Trato o actividad irregular, ilícita o poco clara siempre anda con trapicheos para conseguir lo que quiere . enredo

trapicheo

 
m. fam.Acción y ejercicio de trapichear.
Traducciones

trapicheo

SMfiddle, shady deal trapicheos (= trampas) → fiddles, shady dealing sing; (= intrigas) → plots, schemes, tricks
Ejemplos ?
Durante los seis primeros años de existencia la plaza no tuvo nombre oficial, por lo que popularmente se la conoció como plaza del tripi, en referencia al monumento surrealista que la preside, obra de Leandre Cristòfol, y al trapicheo habitual en la zona.
La realidad no tarda en hacerse patente: el miedo, la tristeza, el aburrimiento y el trapicheo tienen poco que ver con los coloridos personajes que esperaba encontrar.
En Avilés lo conocen por El Minero por su trabajo en la mina, del que se jubiló en 2002 alegando esquizofrenia. Vive del trapicheo y es confidente de la policía.
El tutor del Zurdo (Cuervo) José Maldonado El yonqui tutor del Zurdo es un drogodependiente que asegura haber dejado las drogas excepto por un "poquito" que, a veces, se toma, pero para sobrellevarlo. Fue el que invito al Mateo a su primer porro El Almeja Manuel Aragón Timador empedernido y rey del trapicheo del barrio.
Bebitos como bidones: Publicada en Garibolo y posteriormente en álbum. Odisea en el Cairo: Esta historieta no es más que trapicheo en el Cairo con diferente nombre y varias viñetas cambiadas.
En Alemania se publicaron con el nombre de Die Chaos Kids, siendo, irónicamente, el único país donde se publicarían en álbum todas las historietas de la serie. Éstas fueron: Trapicheo en Cairo: Publicada incompleta en la revista Mortadelo.
Un arrogante y guapo mozo se instaló en la casa, y al hablar de él, las hermanas dijeron «nuestro sobrino», pero la maledicencia sugirió «¡su hijo!». ¿Hijo de cuál de las tres? A ninguna se le había conocido trapicheo, desliz, resbalón... ¡Bah!
Desde que te cogió en el otro trapicheo, en el de la de los Lunares, encomenzó ella a jecharle agua al vino y a darse contra vapor y a mirar hacia la puerta de la calle, y como ya ha llovío tantas veces sobre mojao, ¡pos velay tú!
El señor marqués de Valdelirios niega el trapicheo con las domésticas; sostiene que su mujer, si bien antes de casarse rengueaba ligeramente, después de la bendición echó a un lado el disimulo y dio en cojear de un modo horripilante; manifiéstase celoso de un caballero de capa colorada, que siempre se aparecía con oportunidad para dar la mano a la marquesa al bajar o subir al carruaje; y concluye exponiendo que él, aunque la iglesia lo mande, no puede hacer vida común con mujer que chupa cigarro de Cartagena de Indias.
No tenía el señor Leterio ni mujer, ni hermanos, ni por dónde le viniesen críos; pasábase la vida en su mezquino comercio, lidiando con la miseria, fiando a réditos y leyendo los periódicos locales, de la cruz a la fecha -como leería los del Japón, pues nunca bajaba a la ciudad ni salía de su cubil, que guardaba hasta el domingo, por miedo a ser robado-. No se podía sospechar, en su existencia de molusco, desliz sentimental, aventura o trapicheo.
Luis Enríquez de Guzmán, sin ser por ello un libertino, tenía su trapicheo con una aristocrática dama; y cuando dadas las diez no había ya en Lima quien se aventurase a andar por las aceras, el virrey salía de tapadillo por una puerta excusada que cae a la calle de los Desamparados, muy rebujado en el embozo, y en compañía de su mayordomo encaminábase a visitar a la hermosa que le tenía el alma en cautiverio.
Verdad es también que, por motivo de faldas, no dio nunca el más ligero escándalo, y que no se le conoció ningún arreglillo o trapicheo.