traidor

(redireccionado de traidores)
También se encuentra en: Sinónimos.

traidor, a

(Del lat. traditor .)
1. adj./ s. Que traiciona sé que ninguno de mis empleados es el traidor. desleal leal
2. adj. Se aplica al animal que, teniendo una apariencia inofensiva, daña tienes un perro traidor. innoble
3. Que muestra traición, falsedad o hipocresía se acercó a nosotros con una sonrisa traidora. falso, innoble
4. coloquial Se aplica a las cosas que parecen inofensivas pero resultan dañinas algunas bebidas alcohólicas son traidoras. engañoso
5. coloquial Se aplica a la cosa que traiciona o descubre lo que se pretende ocultar empiezan a salirle unas canas traidoras. revelador

traidor, -ra

 
adj.-s. Que comete traición.
adj. Díc. de los animales taimados y falsos.
Que implica o denota traición.

traidor, -ra

(tɾaj'ðoɾ, -ɾa)
abreviación
1. persona que falta a la lealtad o la fidelidad debidas un soldado traidor
2. que implica o denota traición Tenía una mirada traidora e intrigante.

traidor, -ra


sustantivo masculino-femenino
persona que falta a la lealtad o la fidelidad debidas Los traidores serán juzgados con todo el rigor de la ley marcial.
Sinónimos

traidor

, traidora
adjetivo y sustantivo
2 taimado, falso, resabiado.
Se trata de animales.
Traducciones

traidor

Verräter

traidor

verrader

traidor

traidor

traidor

خائن

traidor

zrádce

traidor

forræder

traidor

בוגד

traidor

배신자

traidor

förrädare

traidor

A. ADJ [persona] → treacherous; [acto] → treasonable
B. SM/Ftraitor/traitress (Teat) → villain
Ejemplos ?
Ya que no por ti, hazlo por el Rey que tanto necesita servidores leales como tú. Estamos rodeados de traidores, Bradomín. Doña Margarita calló un momento.
Me han apresado otra vez en la lámpara. Traidores ogros hipócritas, pero ya me las pagarán cuando alguien ambicioso me vuelva a liberar.
Es verdad que siempre hay traidores que, gratis, son capaces de vender hasta a su propio hermano, de acusar y delatar a su propio hermano.
- La lucha duró de sol a sol y toda la parte exterior de nuestras trincheras quedó cubierta de cadáveres de traidores y de esclavos del imperio, mientras que la sangre generosa de los defensores de la independencia nacional, regó nuestras calles y salpicó la frente de nosotros que aun vivimos para vengarlos y para llevar la muerte y el exterminio ya sea a ese imbécil imperio brasileño, ya sea a los traidores adonde quiera que se encuentren.
Desde el día 6 la lucha siguió hasta hoy con más ó menos violencia por la marina brasilera, que arrojaba sobre esta ciudad sus granadas y balas como el asesino mata alevosamente, contando con la impunidad de su crimen, como el cobarde que hiere a traición; pero la salida que hicieron hoy parte do las fuerzas de la Defensa, encomendada por mí al valiente Coronel Piriz, dio un término glorioso a esta situación, arrojando a balazos y bayonetazos lejos de Paysandú a más de 600 traidores y cobardes brasileros, que aún se conservaban a nuestro frente.
Diez años hacia ya de la conquista brutal. Los traidores pagaban también con sangre la ayuda que habían prestado a los victimarios.
Si fueran lógicos, deberían tratarlos como a mí de traidores, pero en su país no piensan lo mismo, y a uno de ellos lo han designado Vicepresidente del Senado.
Heme aquí que pensaba con este pobre y triste remedio remediar y pasar mi lacería, y estaba ya cuanto que alegre y de buena ventura; mas no quiso mi desdicha, despertando a este lacerado de mi amo y poniéndole más diligencia de la que él de suyo se tenía (pues los míseros por la mayor parte nunca de aquella carecen), agora, cerrando los agujeros del arca, ciérrase la puerta a mi consuelo y la abriese a mis trabajos.” Así lamentaba yo, en tanto que mi solícito carpintero con muchos clavos y tablillas dio fin a sus obras, diciendo: “Agora, donos traidores ratones...
Los hombres que fueron expatriados en tiempos del Gobierno del General Ibañez y desde el extranjero lo combatieron con la palabra y la acción y que fueron denigrados como traidores, fueron después dirigentes estimados en su tierra.
El Dante sigue contraria opinión, y pone a Casio y a Bruto con Judas, no sólo condenándolos por traidores, sino por pésimos traidores.
Y en su desnudez volátil afrontaba valeroso los peligros, sin desmayar en el vértigo de su lid a cuestas... Y en pie, inmaculado de rencor, levantaba el rostro indemne, victorioso de perdón sobre los precipicios traidores...
Los hombres pueden ser traidores a los reyes, las mujeres hacen que los reyes sean traidores a sí mismos, y justifican contra sus vidas las traiciones.