tradicionalismo


También se encuentra en: Sinónimos.

tradicionalismo

1. s. m. Actitud de apego a las costumbres, ideas o normas del pasado. conservadurismo
2. POLÍTICA Tendencia política que defiende el mantenimiento o restablecimiento de las instituciones antiguas en la organización del estado y de la sociedad.
3. FILOSOFÍA Doctrina filosófica que establece el origen de las ideas en la revelación divina y, de forma sucesiva, en la enseñanza que el hombre recibe de la sociedad.

tradicionalismo

 
m. polít. Sistema político surgido en Europa en el s. XIX, como reacción a la Revolución Francesa y que consiste en mantener el Antiguo Régimen.

tradicionalismo

(tɾaðiθjona'lizmo)
sustantivo masculino
actitud de respeto por la tradición de un lugar o grupo el tradicionalismo de los mayores
Sinónimos

tradicionalismo

sustantivo masculino
Traducciones

tradicionalismo

traditionalism

tradicionalismo

passatismo, tradizionalismo

tradicionalismo

Traditionalismus

tradicionalismo

traditionalism

tradicionalismo

SMtraditionalism
Ejemplos ?
Na Praça Cônego Pedro Wagner está localizada a Igreja Matriz São Vicente de Paulo, que semanalmente recebe milhares de fieis, especialmente em ocasiões festivas. Tradicionalismo A mais popular das tradições do povo gaúcho tem em Cachoeirinha um confortável e bonito Centro de Tradições.
Habiendo abandonado su anterior tradicionalismo de provincias, el joven Kérenski decidió no buscar empleo en la administración imperial, sino entrar a trabajar en una organización privada que ofrecía ayuda legal.
Sus simpatizantes aspiran por un lado a un tradicionalismo cultural y social, pero por otro se muestran abiertos a la modernización técnica y económica.
De Almendro, y llegó a sitiar el cuartel del Carme, donde la tropa residía. La gente de orden, por su parte, dio fuerte apoyo al tradicionalismo representado por el círculo carlista.
Algunas de sus principales publicaciones, que incluyen libros, artículos científicos y filosóficos, son las siguientes: 1907 - La misión del profesor y la enseñanza 1909 - La filosofía social de Lester Ward 1909 - La ciencia y el tradicionalismo 1909 - El pragmatismo de William James 1912 - La cultura y la educación general 1913 - Filosofía americana (París, colección de ensayos) 1914 - Educación contemporánea 1917 - Las democracias americanas y sus deberes 1920 - Por las dos Américas 1921 - De California a Harvard (estudio sobre las universidades norteamericanas y algunos problemas nuestros) 1935 - La revolución rusa y bolchevista 1935 - Proyecciones de la intuición 1940 - Páginas de un diario 1941 - Peregrinaje de un universitario.
Sugiere además que «este principio goza de un fuerte y explícito apoyo, aún de los estereotipos culturales más primarios del más estricto tradicionalismo» y que «es una sólida posición que merece el consenso general, instaurado tras una larga lucha entre gente de buena voluntad de ambos magisterios».
El tradicionalismo católico, ejemplificado en el siglo XIX por Joseph de Maistre, que enfatizaba la fe en la tradición como el medio de la revelación divina.
El Sionismo revisionista cree en el asentamiento de la tierra y se opone al Sionismo socialista. Los revisionistas buscan mantener el tradicionalismo judío firme, como orgullo de la nación.
El trabajo de Enrique Molina en Talca fue difícil, debido al conservadurismo y tradicionalismo de aquella ciudad: Paralelamente a su estancia en Talca, en 1911 viajó nuevamente a Alemania y Francia, esta vez por razones de índole político-cultural, siendo enviado por el gobierno en reconocimiento a su labor académica.
Pero la participación de estas fuerzas paramilitares civiles fue aparcada por el momento porque el principal dirigente carlista Manuel Fal Conde quería proporcionar un protagonismo al "tradicionalismo" en el golpe, llegando a contactar directamente con el general Sanjurjo, algo que los militares no estaban dispuestos a consentir, y porque el líder de Falange José Antonio Primo de Rivera, preso en Alicante, que en principio se manifestó dispuesto a colaborar, exigió su parcela de poder, lo que tampoco fue admitido por los generales conjurados.
El panorama general en el Chile de 1931 favorecía a los sectores izquierdistas revolucionarios y jóvenes anarquistas, que nunca tuvieron importancia política y aprovechaban de ser una férrea oposición al tradicionalismo civil, mientras que la política tradicional, ampliamente conservadora e intelectual se desprestigiaba rápidamente por las malas prácticas del presidente Carlos Ibáñez del Campo, su dictatorial predecesor, que sin embargo aún mantenía peso político como caudillo nacional.
Otros partidos de posturas extremas tuvieron componentes más tradicionales (conservadurismo, clericalismo, monarquismo o tradicionalismo): el Partido Nacionalista Español de José María Albiñana, Tradición y Renovación Española y el Bloque Nacional de José Calvo Sotelo.