Ejemplos ?
Lejos de ultrajar a la naturaleza, convenzámonos bien, por el contrario, de que el sodomita y la tríbada están a su servicio, negándose obstinadamente a una conjunción de la que sólo resulta una progenitura fastidiosa para ella.
En el tercer tomo de Reisebilder (1830), editado poco después, en el último capítulo titulado «Bäder von Lukka» («Baños de Lukka»), Heine ajustaba cuentas con el «poeta y amigo entendido» Platen y no ahorra en comentarios despectivos, a menudo refiriéndose a la homosexualidad de Platen: Platen, al que «nunca ha tocado una mujer», sería «más hombre de culo que hombre de cabeza», una «tríbada masculina»; el conde es alabado por su «cortesía para con los más jóvenes, frente a los que es la modestia misma, al pedir con la más amable humildad su permiso, para de vez en cuando subir a su habitación».
La mujer que practicaba la homosexualidad femenina en la antigua Grecia era denominada tríbada, del griego τρίβω (tríbō, frotar).
Aunque en menor cantidad también hay registros de lesbianismo, por ejemplo en la literatura de Safo o en los ritos de las bacantes. La mujer que practicaba la homosexualidad femenina se denominaba tríbada, del griego «tribo» ('frotar').
En España, algunos de los pilares de esta modalidad son Carmen Martín Gaite (El cuarto de atrás, 1970), Luis Goytisolo (Los verdes de mayo hasta el mar, 1976), Gonzalo Torrente Ballester (Fragmentos de apocalipsis, 1977), Miguel Espinosa (La tríbada falsaria, 1980), Juan Goytisolo (Juan sin tierra, 1975), José María Merino (Novela de Andrés Choz, 1976), Camilo José Cela (Mazurca para dos muertos, 1983), Antonio Muñoz Molina (Beatus Ille, 1986), Juan José Millás (El desorden de tu nombre, 1986), Manuel Vázquez Montalbán (El premio, 1996), Javier Cercas (Soldados de Salamina, 2001), etc.
Si una noche de invierno un viajero, 1979 ECO, U. El nombre de la rosa, 1980 ESPINOSA, M. La tríbada falsaria, 1980 PIGLIA, R. Respiración artificial, 1980 KUNDERA, M.
Sin embargo, el vocablo que se utilizaba en la antigua Grecia para referirse a las lesbianas era tríbada, del griego tribo (frotar).