trágico

(redireccionado de trágica)
También se encuentra en: Sinónimos.

trágico, a

(Del gr. tragikos .)
1. adj. De la tragedia.
2. Que causa tristeza o lástima el trágico accidente se ha cobrado muchas vidas. desgraciado
3. adj./ s. LITERATURA Se aplica al autor que escribe tragedias.
4. TEATRO Se refiere al actor que representa tragedias.

trágico, -ca

 
adj. Relativo a la tragedia.
fig.Infausto, muy desgraciado.
adj.-s. Díc. del autor de tragedias.
teat. Díc. del actor que representa papeles trágicos.

trágico, -ca

('tɾaxiko, -ka)
abreviación
1. obra dramática que tiene un desenlace desgraciado o funesto un investigador del género trágico
2. situación que tiene consecuencias irreparables y que provoca gran sufrimiento El motín producido en la cárcel tuvo un desenlace trágico.
3. actor que representa tragedias Tuvo mucho éxito como actor trágico.
4. escritor que escribe tragedias Ibsen fue uno de los grandes escritores trágicos de la modernidad.

trágico, -ca


sustantivo masculino-femenino
escritor de tragedias Los tres grandes trágicos griegos fueron Esquilo, Sófocles y Eurípides.
Sinónimos
Traducciones

trágico

tragic, tragedian

trágico

tragisch

trágico

tragique

trágico

tragický

trágico

tragisk

trágico

traaginen

trágico

tragičan

trágico

悲惨な

trágico

비극적인

trágico

tragisch

trágico

tragisk

trágico

tragiczny

trágico

trágico

trágico

tragisk

trágico

น่าสลดใจ

trágico

trajik

trágico

bi thảm

trágico

悲剧的

trágico

A. ADJtragic(al)
lo trágico es quethe tragedy of it is that ..., the tragic thing about it is that ...
B. SMtragedian
Ejemplos ?
El tercer acto del drama se reservará a la resolución del conflicto europeo a través del problema español, que tal vez acabe en forma trágica.
Si a las leyes fundamentales de, que dan derecho a para la defensa, acompañase la prevención, la fuerza, y el poder, sin duda sería olvidarnos de nuestra obligación el no oponernos con el mayor vigor, pero considerando el presente estado de, exhaustos los erarios de la y, sin dinero los particulares (efectos de los grandes donativos que se han hecho al, y de los préstamos graciosos que y particulares han contribuido a las urgencias, de que todavía se están debiendo sumas increíbles) y, en fin, ocupada la mayor parte de este, de las armas enemigas, ¿no sería desdecir la piedad católica, en no procurar hacer menos lastimosa y trágica nuestra desgracia?
Y tú, siempre trágica y castigada maldad, aborto del infierno, parto de la mentira, mérito de condenación, desperdicio del alma, logrero de castigos, inducidor de discordia, cuya vida es más muerte, cuya duración es peor fin, descúbrete de manera en esta historia, que, leída, dé el escarmiento; al paso que te sobraren letores, te falten secuaces; que el intento ha sido, en los sucesos que no pude emendarte para el remedio, descubrirte para el ejemplo.
La lealtad puede decirse que es el camino más corto entre dos corazones, y yo ahora no hago sino dirigirme al fondo leal de los vuestros y preguntaros si allá, en ese fondo insobornable que no se deja desorientar nunca por completo, al comparar la época actual con la que queda del otro lado — por lo menos en el pleno dominio de la conciencia española —, del otro lado del 98, si no notáis que es característica de la actual la sospecha recia y trágica de que no ha sido sólo este o el otro Gobierno...
Por esta trágica convicción, señores, nos preocupa tanto afirmar la necesidad de anteponer el salvamento de nuestra vida étnica a toda jurídica delicadeza, porque estamos en el fondo convencidos de que tenemos muy poca vida, de que urge acudir a salvar esos últimos restos de potencialidad española.
Y yo os digo que de esa galería oscura de años inertes, de años trágicos, porque la inercia puede tomar en ocasiones el vuelo de una trágica condición, de aquel movimiento de generales que van y vienen y se suceden, de Comisiones que se reúnen y se desunen sin haber resuelto nada, de temas que se suscitan y a los cuales no piensa nadie dar cima ni llegar a la fórmula más elemental de su solución, de todo ese fondo no os quedarán, sin embargo, como lo más característico, flotando en la memoria, grandes crímenes constitucionales, ni, tal vez, demasiado grandes y súbitos descubrimientos de defraudaciones al Erario; pero lo que sí emana de todos esos años oscuros y terribles es una omnímoda, horrible, densísima incompetencia.
Y es claro que, bajo esta trágica convicción, el orden público, la paz jurídica no perderán el carácter de cosas respetables, pero francamente se convertirán en respetables nimiedades.
Son los mismos que criticaron sin reserva ni medida la campaña de Luis Donaldo Colosio durante enero y febrero de 1994. Son los que quisieron imponer a su candidato, para asumir el relevo tras la muerte trágica y dolorosa de Luis Donaldo Colosio.
Fue solamente hasta ayer, hasta ayer, una vez que pasó la primera etapa, etapa más dolorosa de toda esta trágica situación cuando la comisión se volvió de repente sumamente importante y entonces nos reunimos con el Secretario de Gobernación, con el Secretario de la Defensa y con el señor Regente de la ciudad de México.
La ardiente Siberia yucateca tuvo un hermoso sacudimiento de energías rebeldes; sus vibraciones llenan todavía la trágica aridez de sus estepas.
Después de esto se realizaron numerosas reuniones por edificio y finalmente el 27 de agosto una nueva reunión con el Director General en la que se ofreció que a partir del 15 de septiembre obtendríamos respuestas concretas, para el 18 de septiembre no habíamos recibido respuesta alguna de FONHAPO, pero el día siguiente recibíamos la trágica respuesta de la naturaleza que todos conocemos.
Hasta el momento de su muerte hice ver con claridad y firmeza, en público y en privado, que para mí no hubo más candidato que Luis Donaldo Colosio; el partido nunca tuvo un relevo alternativo pues toda la concentración había estado en construir cuidadosamente su candidatura. Después de su trágica muerte, apoyé a quien supuse que el propio Luis Donaldo Colosio hubiera apoyado.