Ejemplos ?
El impacto también que ha tenido la vacunación antigripal en la Argentina, que ha sido muy importante porque hemos reducido prácticamente el problema. La vacuna contra la tos convulsa.
Argentina es el primer país de Latinoamérica en disponer la vacunación universal de las embarazadas contra la tos convulsa. Ustedes dirán por qué las embarazadas.
Cuando tenés un embarazo de mucha fragilidad y tosés mucho tenés grandes probabilidades de abortar y que también el chico tenga tos convulsa.
En el año 2012 esta estrategia permitió reducir en un 57 por ciento la mortalidad de neolactantes por la tos convulsa en el país.
También la tos convulsa, en el año 2011, la Argentina fue el primer país en Latinoamérica en disponer las vacunación universal de las embarazadas, contra la tos convulsa, a través de la vacuna triple bacteriana acelular.
También la introducción, continúa también el descenso en la mortalidad de niños lactantes para tos convulsa. En el año 2000 tuvimos 76 casos; en el año 2014 solamente 6.
Un collar de piola, medido sobre el pescuezo del perro de la casa y puesto en el cuello del niño enfermo de tos convulsa, fácil es que no lo cure, pero tampoco le puede hacer mucho mal.
Sí, primer país en Latinoamérica para que nuestras embarazadas tenga esa vacunación obligatoria. ¿Saben cuánto nos permitió reducir la mortalidad infantil esta estrategia de vacunar a las embarazadas contra la tos convulsa?
Porque ustedes saben que la tos convulsa puede producir el aborto espontáneo, un 92 por ciento de la mortalidad de niños lactantes por tos convulsa en el país, esto es salud pública aplicada en vidas, en resultados concretos.
19. De pequeño sufrió tos convulsa y uno de sus ojos quedó estrábico. En aquella época los médicos recomendaban ―erróneamente― tapar dicho ojo para que sanara, por lo que Néstor llevó un parche durante casi dos años.
Como parte de su política de salud creó centros especializados en la lucha contra la diarrea estival y la tos convulsa, el Centro de Lucha Antituberculosa, postas de hidratación para evitar la diarrea infantil en los meses de verano; contrató un plantel muy extenso de médicos para la provincia, y los distribuyó entre los pueblos de la provincia, creando hospitales en la mayoría de los mismos; en particular, fueron de su iniciativa los de Chos Malal, Cutral Co y Zapala.
Se arriesgaba tanto en su trabajo que enfermó de tos convulsa en 1878, así que se marchó con su familia a Menton, donde el clima lo restableció totalmente.