Ejemplos ?
Humilde y divino Antonio, ruega por los pecadores. Y tornó fray Mateo Chuecas: Todos los frailes en cueros y el guardián buenos calzones...
Al fin vino mi amo a la puerta de la calle, y ábrela esforzándome, que bien era menester, según el miedo y alteración, y me tornó a encaminar.
Volvió a reír don Juan, volvió a sus ojos La viva luz del gozo y la esperanza, Volvió la soledad a darle enojos Y su opulencia le tornó a la holganza.
Dolores, que no tenía seguramente mal corazón, tornó a ocultar el pie bajo la falda, y continuó: -Pos sí, esta noche hay una miajita de argo en ca de la Tururú en celebración de su empalme con Joseíto el Azúcar.
De allí su pie a salvo con mucha alabanza tornó, sus errabundas plantas rigiendo con tenue hilo, para que, de las laberínteas curvas al salir, no lo engañara de ese techo su inobservable extravío.
Cuando el místico se dio cuenta que cerraban el templo, se arrodilló apasio-nadamente, como en señal de gracias; persignóse con beatitud; enfático tornó a incorporarse y adoptó la postura de los sacrificados con las manos unidas en toda su extensión a la altura del pecho y después en forma de cruz.
Retúvose y tornó en sí la virtud para ostentarse en lo más difícil; porque no es necesario tan valeroso ánimo para intentar la muerte como para volver a emprenderla.
Rompió en sollozos la gente Y humillada y temerosa Dobló la faz vergonzosa Con la tierra hasta tocar; Y entendiendo don Garcia Todo el valor de su duelo, Los ojos puso en el cielo Gimió... y los tornó á bajar.
nte el trono de Dios el cielo abierto, suspendido el dolor en el abismo, la absorta creación con ojo incierto se tornó a contemplar en el desierto el sublime misterio del BAUTISMO.
Tornóle el padre a sus brazos y perdonó en conclusión, que al cabo los hijos son de las entrañas pedazos. Tornó a ser, pues, lo que era; y quedaron finalmente el padre tan indulgente y el hijo tan calavera.
Que es este niño olvidado »Infante de origen tal »Que puede á quien le sirviere »Sobre gigantes alzar.» Y aqui volviendo á la caja El pergamino, leal Don Godofredo á lo escrito Tornó el cajon á cerrar Diciendo:«Pobre inocente (60) »Sin padre no quedarás.
añadió luego, sin duda que de puerta se equivocan; número tiene la casa, conque que busque la otra.» Y al sueño tornó a aprestarse envolviéndose en la ropa.