tomar el pulso

Búsquedas relacionadas con tomar el pulso: primeros auxilios
Traducciones

tomar el pulso

sentire il polso
Ejemplos ?
Melone vuelve sobre sus pasos y se refugia en el estilo marcado por sus predecesores, tomando algunas ideas de grabados de Durero. En la siguiente década, parece que volvió a tomar el pulso del arte más avanzado en su momento.
Había 11 lugares donde se podía tomar el pulso y se distinguían por lo menos cincuenta y un tipos de pulso, sin embargo, no era de menor importancia el examen de rostro y lengua.
Al año siguiente, en 1918, Weizmann se traslada a tierras palestinas, recién conquistadas por las tropas británicas, como parte de una comisión sionista encargada de entrevistarse con varios dirigentes árabes, tanto palestinos como de otros lugares, para tomar el pulso de la situación e intentar tranquilizarles respecto a las intenciones sionistas.
Justo a la altura de la rodilla, en su parte trasera, crea un hueco en la inserción de los gemelos, llamado hueco o cavidad poplítea, en la que es muy fácil tomar el pulso y realizar la inserción de vías para la administración de fármacos o alimentación parenteral.
La muestra se obtiene con jeringa heparinizada mediante punción perpenticular al vaso arterial, preferentemente en la arteria radial (justo donde se suele tomar el pulso arterial, a nivel del carpo) o en la arteria femoral (en la ingle).
se halla el puerto rigurosamente bloqueado; y estoy seguro que el valor del enemigo en las últimas veinticuatro horas ha bajado, cuando menos, 45 grados. Desearía tomar el pulso del Mercurio por algunos minutos».
En esta arteria es posible tomar el pulso sanguíneo (conocido en este lugar como pulso carotídeo) presionando ligeramente con los dedos índice y medio en la parte frontal del cuello, bajo el ángulo del mentón.
Hay lecciones que solo se dan de presente. No puede el médico señalar por carta el tiempo de comer y el de bañarse; o cuando hay que tomar el pulso.
Me acuerdo de un médico que nos visitaba en el lugar, siendo yo niño, el cual no la abandonaba jamas; iba embozado en ella y no se desembozaba ni aun para tomar el pulso, tomándole por cima del embozo.
Por lo mismo que no tengo hijos, y que te corresponderá, hoy o mañana (a don Máximo no le gustaba pronunciar «a mi muerte»), la casa de la Olmeda, enterita, que no es moco de pavo, maldita la falta que te hace dedicarte a subir escaleras y tomar el pulso.
Los abogadillos en ciernes inundan los pueblos, y al verles, los autos agitan alegres sus macilentas hojas. Los mediquillos de veintiún años salen a tomar el pulso a la vida, con gran regocijo de la muerte.
Éste cae, bañado en sangre. Cuando Nina le va a tomar el pulso, él se levanta y la lleva hasta la bañera, en donde la ata y enciende al agua.