Ejemplos ?
—Por eso precisamente he venido aquí esta noche, por si al cabo empacho tienes en dejarme hacer de día lo que de noche no entiende ninguno en el barrio. —Hidalgo, si eso trae, errado viene; todos han de tomar agua, o nadie absolutamente.
Ya no colgaban de los árboles de sus sotos, en vez de frutos, racimos de hombres; las muchachas del pueblo no temían al salir con su cántaro a la cabeza a tomar agua de la fuente del camino, ni los pastores llevaban sus rebaños al Segre por sendas impracticables y ocultas, temblando encontrar a cada revuelta de la trocha a los ballesteros de su muy amado señor.
Eran más de cien o más de mil. Comían peces, bichos que iban a tomar agua al río, pero sobre todo peces. Dormían la siesta en la arena de la orilla, y a veces jugaban sobre el agua cuando había noches de luna.
Acontinuada esta vida, el jueves siguiente, que era día de fiesta, se pusieron los dos en el mismo lugar que el domingo antes avían estado, y, llegadas, las dexaron tomar agua para no dar nota dándosela.
Sin perjuicio de la obligación de cumplir con las disposiciones de la Convención de Mannheim o del Convenio, que podrá sustituirlo, y de las estipulaciones del presente Tratado, Francia tendrá en todo el curso del Rin, incluido entre los dos puntos extremos de las fronteras francesas: (a) el derecho a tomar agua del Rin para alimentar a la navegación y canales de riego (construidos o por construir)...
Y la multitud, al ver lo que había pasado, adoró al niño, diciendo: Verdaderamente, el espíritu de Dios reside en ti. XI 1.Y, cuando tenía seis años, su madre le dio un cántaro, y lo envió a tomar agua, para llevarla a casa.
Ensillaron tres de los caballos que hasta ese día habían tenido encerrados en el reducto de las casas y dando una gran vuelta para no asustar los animales y dejarles tomar agua a su gusto, se les acercaron despacio, bastante para ver que las vacas que hacían de punteras eran las que quedaban de las mismas primeras que había comprado Loritegui en el Azul, y que entre los tres habían traído hasta la laguna.
Y como en tiempo de sequía las tropas en camino tienen que buscar las aguadas donde las haya y a cualquier precio, empezó a sacar del pozo buenos pesos con el balde volcador. No había día que no pasase algún arreo por su campo y no pagase para tomar agua en sus bebederos.
Sin comer, sin tomar agua, sin hacer más movimiento que el de cambiar de cuando en cuando la pata en que descansa, enfrenado, ensillado con el pesado recado, bajo los rayos ardientes del sol, las ráfagas de viento y de tierra o los torrentes de lluvia, ahí queda, sufrido, paciente, triste.
De su arado nacieron miles de arados; su sembrado se extendió a leguas enteras; los caballos supieron lo que era comer maíz; las haciendas pudieron tomar agua a discreción y también mantenerse gordas hasta el invierno; tanto trabajo hubo para todos, que acabó de ser la principal ocupación de los peones el mate y el cigarro, y como trabajaban más, consiguieron sueldos mejores, pudiendo llegar a ser gente los que en ello nunca habían soñado.
Aquella noche donde yvan a tomar agua nos flecharon un christiano, y quiso dios que no lo hirieron : otro dia nos partimos de alli sin que indio ninguno de los naturales paresciese, porque todos avian huydo : mas yendo nuestro camino parescieron indios : los quales venian de guerra : y aun que nosotros los llamamos no quisieron bolver ni esperar, mas antes se retiraron siguiendonos por el mismo camino que llevavamos.
Pero la Virgen le contestó: Cálmate, porque muy pronto Dios te librará de ella, te hará justicia, y te vengará. Y, en efecto, como a los pocos días, Azrami, fuese a tomar agua del pozo, sus pies se enredaron en la cuerda, y cayó al fondo.