tirria


También se encuentra en: Sinónimos.

tirria

s. f. coloquial Manía que se tiene hacia una persona, un animal o una cosa le tengo tirria a los gatos. ojeriza

tirria

 
f. Odio, ojeriza.

tirria

('tirja)
sustantivo femenino
sentimiento de antipatía hacia una persona o cosa Su presencia me da tirria.
Sinónimos

tirria

sustantivo femenino
ojeriza, manía, inquina, animadversión, repulsión, odio, antipatía*. simpatía, predilección.
Tirria, ojeriza y manía se utilizan cuando es injustificada o irracional.
Traducciones

tirria

dislike

tirria

SFdislike
tener tirria a algnto dislike sb, have a grudge against sb
Ejemplos ?
No ha sío quién dengún alcalde servil para sacarme un real por contrebución que he sío el primero a pagar cuando han impezao los míos de nusotros; y por tirria a los tiranos, y no quisiendo que se beneficien ellos el sudor de los pobres, los de este pueblo y colindantes se han servío siempre en sales y tabacos de mano del letrado hijo mío, que se lo procuraban a medio precio, respetive al de los estancos y follimes.
Melindres aparte, yo diré a ustedes en confianza, que si la niña hacía fieros al cascado galán, era por tener sus dares y tomares con un buen mozo llamado D. Juan Manuel Ballesteros, por quien doña O experimentaba más tirria que el diablo por el agua bendita.
Los zapateros frecuentaban todos o la mayor parte de los sitios de recreo de los marinos, por lo mismo que éstos, donde quiera que los hallaban, los abrasaban a epigramas y los acribillaban a burlas de todos géneros. De aquí la tirria que se profesaban y los bofetones que se sacudían.
Si don Pascual Guerrero me hubiera dicho entonces lo que después he sabido sobre Chavarría, habrían tenido las Pantojas (que de eterna gloria gocen) sarna que rascar con el por aquellos días futuro ciudadano. ¡Qué inquina, tirria o mala voluntad la que les habría tomado a las pobrecitas!
Dice la tradición que el demonio fue allí por lana y salió trasquilado, porque se encontró con la horma de su zapato, esto es, con gente que sabía más que él y que le puso las peras a cuarto. Añaden las viejas que el Uñas largas guarda desde entonces tirria y murria por el Cerro de Pasco.
Fortuna que a mí nunca me han faltado buenos arrimos acá y allá, que si no, Dios sabe lo que hubiera sucedido; porque ha de saber usté que la tirria que me tomaron cuando yo cogí la vara, ha venido hasta hoy creciendo como la espuma.
— No ponga usted caso en eso, ño Prisciliano -contestó una de las monjas-, son cosas de muchacho inocente, que no sabe lo que habla. Se sulfuró al oír esto ño Prisciliano; como yo, tenía tirria y enemiga con los inocentones.
Sus armas no siempre son unas: Teofrasto, Labruyère, Larochefoucauld, Vauvenargues hinchen de amarga tirria las cláusulas con que retratan el corazón humano.
-¿Tirria? ¿Tirria yo? ¿Y a don Leovigildo? -Sí, no sé qué mal te ha hecho... -En primer lugar, hijo mío, no hace falta que le hayan hecho a uno mal alguno para tenerle tirria.
Cuando se le tiene a uno tirria, es fácil inventar ese mal, es decir, figurarse uno que se lo han hecho... Y yo no le tengo a don Leovigildo más tirria que a otro cualquiera.
Pero en eso allá tú, porque a mí no me gusta meterme en camisa de once varas, y más sabe el loco en su casa que el cuerdo en la ajena; pero que te coste a ti que a veces penas se lloran que pudieron haber sío alegrías, y, en fin, perdona si en algo te ofendí sin querer y no me tomes tirria, que yo te quiero a ti bien y me sabrían a retama tus rencores.
No será fijamente ese gachó el que a mí me quite los núos de las enaguas blancas ni el que me arruge la chapona. -Pero vamos a ver, ¿por qué le has tomao tú tantísima tirria a ese gachó, que yo me entere?