tirana

tirana

s. f. MÚSICA Canción popular española, de aire lento y ritmo sincopado en compás ternario.

tirana

 
f. mús. Canción popular española, de aire lento y ritmo sincopado en compás ternario.

Tirana (Tiranë)

 
C. cap. de Albania, del distrito homónimo (1 238 km2 y 374 843 h), y de la región de Tirana-Durrës, en el centro-O del país; 888 000 h. Principal centro demográfico, comercial e industrial del país. Carbón. Universidad. Aeropuerto internacional.
Traducciones
Ejemplos ?
510 que esa tirana que lleva, es doña Leonor de Castro, mi prima." Sacó mi amante el acero, y alentado, apenas con una punta llegó al pecho del contrario, cuando diciendo: "¡Ay de mí!" dio en tierra, y viendo el fracaso dio voces el compañero, a cuyo estruendo llegaron..
Esta imagen, amable y dulce idea Que hoy me recrea Sera mañana Furia tirana Que me destroce Mientras no goce Del bello original que vi primero, Del bello original que solo quiero.
Vuestra tirana exención y ese vuestro cuello erguido estoy cierto que Cupido pondrá en dura sujeción. Vivid esquiva y exenta; que a mi cuenta vos serviréis al amor cuando de vuestro dolor ninguno quiera hacer cuenta.
el pecho con dolor palpita, herido ya de consunción tirana, y cual tú al esplendor de la mañana, palidece mi rostro y se marchita.
Estaba la Blasfemia insolente y tirana, llena de sangre, ladrando por cien bocas y vertiendo veneno por todas con los ojos armados de llamas ardientes.
230 Sanad vos los reinos de aqueste reçelo, o prínçipe bueno, o novel Agusto, o lumbre de España, o rey mucho justo, pues rey de la tierra vos fizo él del çielo; e los que vos sirven con malvado zelo, con fambre tirana, con non buena ley, fazed que deprendan temer a su rey, por que justiçia non ande por suelo.
¡Ah, mi conciencia tirana que no me deja ser falso, que no me suelta sonrisas ante las pestes del mando, que no me arrebata besos devoradores de callos todopoderosos y altos ¡Ah, mi conciencia que grita ante el negocio del hambre, ante rebaños de partos, ante blancuras panzonas que luego de hoteles caros van al mundo persignando!
al corazón doliente; ablanda, diosa mía, tu condición tirana; mira cuál a tus pies ruego amoroso; di una sola palabra, y soy dichoso.
Quintillas Tirana la idolatría a su imperio mal regido, ignorante presidía en cuyo engaño el olvido muertas las almas tenía. Y entre ciegos pensamientos de adoraciones inciertas, los cuerpos como violentos, trayendo las almas muertas, eran vivos monumentos.
Que llore el poeta, digiste, por eso »Sublimes cantares le inspira un desdén, »Por eso á las damas es dulce embeleso, »Por eso el guerrero le aplaude también». ¡Tirana!
–mas ¡ay de mí, que aun a respirar no acierto!– Vuélvete, don Juan. DON JUAN Tirana, no entiendo tus fingimientos; y vive Dios, que has de oír toda la razón que tengo, y que has de ver...
Pues mi amante a breve tiempo le fue precisa la ausencia de Granada, por llamarle a forzosas dependencias sus deudos, y aunque un alivio en este caso pudiera tener, pues vino a Sevilla, poco o nada se remedia 77 con hallarle, pues mi padre casarme en Cádiz intenta, a pesar de mi albedrío. ¡Ah tirana ley severa del honor!