tiranía

(redireccionado de tiranías)
También se encuentra en: Sinónimos.

tiranía

1. s. f. POLÍTICA Gobierno ejercido por un tirano.
2. Abuso de poder, fuerza o superioridad los esclavos soportaban la tiranía de sus señores. opresión
3. Dominio excesivo ejercido por una idea o sentimiento sobre una persona sufre la tiranía de la envidia. obsesión

tiranía

 
f. polít. Gobierno ejercido por un tirano.
fig.Abuso de poder o fuerza.
fig.Dominio excesivo de una pasión sobre la voluntad.
hist. Sistema de gobierno dirigido por un tirano, así llamado porque gobierna ilegítimamente. En la Grecia clásica predominaron en los ss. VII y VI a C y aparecieron en ciudades con un cierto desarrollo comercial.

tiranía

(tiɾa'nia)
sustantivo femenino
1. política forma de gobierno en la que el gobernante tiene poder absoluto y abusa de él Calígula practicó la tiranía en Roma.
2. abuso de cualquier poder, fuerza o superioridad Me rebelé a la tiranía de mis padres.
3. dominio que una persona o cosa ejerce sobre otras No vivo bajo la tiranía de la moda y me visto con ropa cómoda.
Traducciones

tiranía

tyranny

tiranía

Tyrannei

tiranía

tyrannie

tiranía

tirannie

tiranía

tirania

tiranía

暴政

tiranía

暴政

tiranía

tyranie

tiranía

tyranni

tiranía

폭정

tiranía

SFtyranny
Ejemplos ?
Nosotros, señor Presidente, no somos cobardes. Somos descendientes de los bravos que aniquilaron las tiranías en este suelo sagrado.
El ejército está constituído para defender las leyes y las instituciones, no para servir de pedestal a las tiranías; y por eso el ejército, que es argentino, y por lo tanto patriota, al ser hollados los fundamentos de la nacionalidad, al contemplar menospreciadas las libertades y suspendidas todas las garantías, al ver mancillado cuanto más noble y más digno y más santo conservan los códigos del país, al vislumbrar la ruina moral y económica de la República, precipitada por un hombre y una camarilla dueña y señora de vidas y haciendas, se levantó en cumplimiento de su deber y fué a la lucha a pelear ya morir por la causa del pueblo, que eran su causa: por la ley y por la libertad !
Quién sabe por qué, pero ni una mínima nota reseñó al científico homenajeado. XVI Y acabarán las tiranías ególatras... Y se ahogarán los beneficios egoístas...
Las repúblicas han purgado en las tiranías su incapacidad para conocer los elementos verdaderos del país, derivar de ellos la forma de gobierno y gobernar con ellos.
Hasta el último instante se había resistido a separarse de su amita, agarrándose a las faldas, y fue preciso que el guarda la arrastrase suavemente, mientras la marquesa, a pique de deshacerse en llanto, huía, sin querer volver la cara atrás. El estómago tiene tiranías, y Gipsy, en medio de su aflicción y desamparo, olfateó emanaciones...
Rodeo del Camino de Zaraguro CAPITULO IV ABUSOS Y CRUELDADES. QUEJAS Y SOLUCIONES: Vejaciones a los Indios de Cañaribamba. Tiranías de un Minero.
Por su parte Juan Bautista Alberdi, también exiliado en nuestra patria, escribía: “No más tiranos ni tiranías, argentina o extranjera, toda tiranía es infernal y sacrílega: ¿Si el argentino es tirano y tiene ideas retardatarias?
Todo esto mientras el pueblo se siente profundamente humillado por los pactos de Munich, que representan una claudicación más de las democracias ante el avasallador dictado de las tiranías fachistas; pactos que significan el quebranto flagrante de un solemne tratado con Checoeslovaquia, repetidas veces reiterado, poco antes de ser preterido; pactos que entrañan, por último, no el afianzamiento de la paz -su único fin-, sino el fermento de la próxima conflagración, harto más fatídica que la última y que las grandes potencias occidentales tendrán que aceptar y emprender, en condiciones más desventajosas.
Conocer es resolver. Conocer el país, y gobernarlo conforme al conocimiento, es el único modo de librarlo de tiranías. La universidad europea ha de ceder a la universidad americana.
Asesina al personal de la Cruz Roja, violando los más ele-mentales principios internacionales y se desplaza como una lava de intransigencias y tiranías en franco atropello a las normas y requerimientos más sagrados de la América Latina.
El reparto de la tierra tal cual actualmente existe es absurdo, no sólo porque la tierra no es del que la trabaja, sino por la desproporción irritante de las castas privilegiadas que pondera en el ánimo de las clases técnicas como un recuerdo de las tiranías medievales.
Dejadme tornar a vivir sin tornar a nacer, que no me hallo bien en barrigas de mujeres, que me han costado mucho, y veréis si digo más, ladrones vivos. Pues si yo viera vuestras maldades, vuestras tiranías, vuestras insolencias, vuestros robos, ¿no dijera más?