Ejemplos ?
E entonçe se alço don Juan Nunnez fijo de Nunno en Aluarraçin, e llebo los fijos del infante don Fernando, a don Alfonso e a don Fernando, al rey de Aragon don Pedro su tio.
Muchol peso de coraçón a ese Nuño Salido: «Estas aves nos lo muestran: tornemos nos, mios fijos»... «...dos días ha que nos atiende nuestro tio don Rodrigo»...
(102) DON GODOFREDO: ¡Dame los brazos sobrino! DON FAVILA: Tio, matarle no basta, Fuerza es que á toda su casta Llegue su fatal destino.
Que hombres de nuestra progenie, Por un contrario de mas Batalla escusar no pueden. ---No tio, ¡viven los cielos! Pero algo ha de concederse A quien como noble lidia, Y abriga sangre de reyes.
E estonce el infante Sancho ouo su acuerdo con el infante don Manuel su tio e con sus hermanos el infante don Pedro, el infante don Juan e el infante don Jaimes e con don Lope Diaz de Vizcaya e con su hermano don Diego e con otros muchos del reyno e con don Alfonso obispo de Palençia e con don fray Bernardo obispo de Burgos e con don Suero obispo de Çamora e con otros obispos del reyno e con otros perlados que fueron ayuntados todos e homes buenos de las villas en Valladolid, e consejaronle e pidieronle merced que gelo embiasse mostrar al rey su padre que lo non fiziesse e que lo emendasse sino que tomasse el infante la su voz de los pueblos e que le siguirian todos e le catarien por sennor.
Un tio Sacerdote que tenia en Salamanca le dió la educación que merecían sus excelentes disposiciones; y el estudio desplegando los talentos que le adornaban, le abrió la gran carrera en que se aventajó después con tanta gloría.
Muerto Felipe III, y elevado al trono Felipe IV su hijo, el Conde, que era Gentilhombre de Cámara suyo, se mantuvo á su lado en calidad solo de un íntimo confidente; pero sin embargo de que por entónces y hasta la muerte de su tio D.
Cuando Oniox, en su pequeña nave que contro-laba mentalmente, había descendido por vez primera, le invadió una intensa alegría. Era el si-tio imaginado.
Mas dió el rey en sospechar, Y doña Luz dió en finjir; Ella empezó á no salir Y el rey en la cuenta á dar. Cerró la infanta su puerta A sus damas y á su tio, Achacando este desvio A una enfermedad incierta.
«Fijo, Ruy Gonçalez, cuerpo muy entendido, de las vuestras buenas mañas un rey seria conplido, muy leal a señor e verdadero amigo, mejor cavallero de armas que nunca omne vido. ¡Malas bodas vos guiso vuestro tio don Rodrigo: a vos fizo des cabeçar e a mi metio en cativo!.
(23) Ya por la noche fatal, Ya porque el mal la acosaba Nunca para hablar estaba, E iba adelante su mal. Si el tio no satisfecho, Llegaba hasta la cortina De la alcoba, á su sobrina Hallaba siempre en su lecho.
El señor José Miguel Riesco y Droguett, tio de don Jerman Riesco, fué el verdadero organizador del servicio de correos y telégrafos de la República; introdujo el uso de las estampillas postales y fundó el ramo del jiro postal, tan útil al pais en jeneral.