tintorero

tintorero, a

s. OFICIOS Y PROFESIONES Persona cuyo oficio es teñir.

tintorero, -ra

 
m. f. art. y of. Persona que tiene por oficio teñir o dar tintes.
f. zool. Pez condroíctio del orden escualiformes (Prionace glauca), de color gris apizarrado en la región superior del cuerpo y blanca en la inferior y cuerpo fuerte y esbelto.

tintorero, -ra

(tinto'ɾeɾo, -ɾa)
sustantivo masculino-femenino
persona que tiñe, plancha o limpia ropa como oficio El tintorero del pueblo es chino.
Traducciones

tintorero

tintore

tintorero

Dyer

tintorero

Dyer

tintorero

Dyer

tintorero

다이어

tintorero

Dyer

tintorero

/a SM/F (= que tiñe) → dyer; (= que limpia en seco) → dry cleaner
V tb tintorera
Ejemplos ?
Sylvia Molloy piensa que el uso de máscaras como un leitmotif (igual que los espejos, laberintos, etc.) en la obra borgeana cumple una función de lo que llama (en una discusión de «El tintorero enmascarado Hákim de Merv») «theatrical distancing», es decir, como una forma de performance e incluso de decepción.
'tinctorum: epíteto latíno, referido a tintorero (genitivo plural de tintor).;Citología: Número de cromosomas de Rubia tinctorum (Fam.
Es una representación del código de color 66A de la RHS, que ha sido equiparado con el "rojo de Tiro", un término frecuentemente usado como sinónimo de "púrpura de Tiro". Colorante índigo Púrpura Pigmento Murex brandaris Tintorero
Fue nombrado mariscal de campo. José Presas afirma que era tintorero en la fábrica de Gaspar Remisa y que la incendió por un injusto resentimiento.
Regresa Remedios, la esposa del tintorero, y Queti —haciéndose pasar por Sexi— termina en la cama con el padre de esta, muy a pesar de las quejas de Susana.
Pero quitar a uno que ganaba un sueldo miserable de 60, de 65, o de 70 pesos, que estaba empeñado con el bodeguero, con el garrotero, con el dueño de la casa, con el tintorero, y con todo el mundo, a ese infeliz que no tiene la culpa de la dictadura, ni de los crímenes de los Ventura y de los Batista y de toda esa gente, yo estimo que no era justo quitarlo para poner otro.
Cuando Salem el tintorero volvió, y vio todos aquellos trajes deteriorados, se puso a gritar con voz estentórea, y, agarrando a Jesús, le dijo: ¿Qué me has hecho, hijo de María?
Y no me basta más que oír que aquí, mientras yo hablaba del bodeguero, del tintorero, todo el mundo me decía: “El garrotero, el garrotero, el garrotero.” Es que es el mal más generalizado que hay.
Y este tintorero tenía, en su taller, muchos trajes que pertenecían a las gentes de la población, y que se proponía teñir. 2. Y, habiendo entrado en el taller del tintorero, tomó todos aquellos trajes, y los echó en una tina de índigo.
Allí estableció provisionalmente su equipo a la puerta de un hombre llamado Israel, tintorero de profesión, y que había monopolizado en su taller todo lo que había que teñir en la villa.
Pero, al terminar el tercer año, sus padres le retiraron del colegio para hacerle estudiar medicina, convencidos de que podía por sí solo terminar el bachillerato. Su madre le buscó una habitación en un cuarto piso, que daba a l'Eau‑de‑Robec, en casa de un tintorero conocido.
(APLAUSOS.) La cantidad de dinero que se libera, dinero que, por supuesto, nadie lo va a guardar en el banco, porque todo el que ha vivido aquí en una casita de alquiler, y tiene que pagar a fin de mes el alquiler, la luz, el teléfono, el refrigerador a plazos, los muebles a plazos, el gas, el bodeguero, el carnicero, el tintorero, el limpiabotas —porque hay quien le pide fiado al limpiabotas también—, y algo que oigo aquí mucho: el garrotero (RISAS).