tinto

(redireccionado de tintas)

tinto, a

(Del lat. tinctus .)
1. adj. De color rojo oscuro o cárdeno.
2. adj./ s. m. ENOLOGÍA Se aplica al vino de color oscuro, casi tirando a negro tomaremos un tinto con el asado.
3. adj. ENOLOGÍA Se refiere a la uva que tiene negro el zumo y sirve para dar color a ciertos mostos.

tinto, -ta

 
adj. V. uva tinta, vino tinto.

Tinto

 
Río del SO de España, en la prov. de Huelva. Nace en la sierra de Aracena y desemboca en el Atlántico por un estuario (al E de Huelva) que comparte con el Odiel; 98 km.

tinto, -ta

('tinto, -ta)
abreviación
1. vino que es de color rojo oscuro La cepa de este vino es tinta.
2. que está machado o teñido tela tinta

tinto


sustantivo masculino
vino que es de color rojo oscuro probamos un tinto de la región
Traducciones

tinto

rouge

tinto

A. ADJ
1. [vino] → red
2. (= teñido) → dyed; (= manchado) → stained
tinto en sangrestained with blood, bloodstained
B. SM
1. (= vino) → red wine
un tintoa (glass of) red wine
2. (Colombia) (= café) → black coffee
Ejemplos ?
-Pero vamos a ver, martirio -decíale, con acento vibrante de pasión, quince días después de la escena que acabamos de narrar, el Niño de la Tumbaga a la bellísima unigénita del Talabartero, que sentada tras la reja, bañada en sol y compitiendo triunfalmente en tintas y en perfumes y en gallardías con las flores que lucían en las macetas, contemplaba a aquél con melancólica expresión-; vamos a ver, por qué ese empeño de que yo, en la flor de mi edá, me vista la mortaja; porque si usté se va de la vera mía, sin darme su consentimiento, no voy a encontrar médico que me cure la puñalá que me voy a meter en el sitio que más me duela.
Este tomó asilo en la celda de un fraile; y durante los catorce meses que duró su escondite pintó los catorce cuadros que embellecen los claustros agustinos. Entre ellos merece especial mención, por el diestro manejo de las tintas, el titulado Milagro del peso de las ceras.
Los cascos y coseletes de la indómita Cantabria, de los fieles castellanos las dobles cueras y calzas; las fulgentes armaduras, de los infanzones gala, del ligero valenciano los zaragüelles y mantas; de chistosos andaluces los sombrerones y capas, y las chupas con hombreras y con caireles de plata; los turbantes granadinos, jubas, albornoces, fajas; los terciopelos y sedas de vestes napolitanas; de la Bélgica los sayos con sus encajes y randas; los milaneses justillos con las chambergas casacas, y las esplendentes plumas teñidas de tintas varias, con los arcos y las flechas que el cacique indiano gasta, forman un todo indeciso que cubre la extensa plaza de movibles resplandores, de confusión bigarrada.
Porque esto no pasó en un solo partido, esto atravesó a todos los partidos, sería injusto que yo recargara las tintas sobre uno solo.
Era esa hora misteriosa y trémula cuyos minutos, de la luz escala, reciben de la luz todas las tintas, desde la más oscura a la más diáfana.
Es lo que decía antes: aquí no podemos andarnos con medias tintas, o se respetan las reglas o no se respetan, y si el Presidente hace las cosas que tú describías antes, bueno, sencillamente no hay democracia.
Fiesta de la nobleza, la burguesía, del clero, del comercio, del artesano, del soldado…, de todos cuantos por guía tienen la cruz y forman pueblo cristiano, trae algo que difunde paz, alegría, esperanza, consuelo, luz y alborozo, y en el alma creyente como en la impía cambia esta noche una hora la noche en día, el duelo en esperanza y el ansia en gozo: fiesta cristiana a la que España tintas da de pagana.
Ni los colores que han de dar vida al cuadro de las costumbres de un pueblo o de una época pudieran por otra parte tomarse en un cálculo determinado y reducido; la mezcla atinada de todas las gradaciones diversas es la que puede únicamente formar el todo, y es forzoso ir a buscar en distintos puntos las tintas fuertes y las medias tintas, el claro y oscuro, sin los cuales no habría cuadro.
Sobre los hechos, la esponja había pasado, desvaneciendo las tintas más vivas, borrando y confundiendo la serie de las reminiscencias, llevándose lo vivaz, lo ardoroso..., pero dejando lo que está más adentro de la superficie, lo que ya se ha incorporado al alma, a su substancia inmortal.
Verás que la zagala gentil que te embelesa, es una mocetona de alborotada greña, de libras y boyante, que tosca faldamenta, sin cintas ni guirnaldas, con lodo y almadreñas; verás que si, ofuscado, audaz la galanteas, no la colora el rostro, como tus trovas cuentan, las tintas sonrosadas de púdica vergüenza; sino que, ardiendo en ira, como fornido atleta, a bofetada limpia te salta un par de muelas.
O nos decidimos a hacer las cosas hasta lo último, pero no nos quedemos nunca en los titubeos, las medias tintas nunca han servido para nada.
Las flores que no sirven para la venta las desprecia; las que crecen silvestres, matizando con vivas tintas los rubios bancales de trigo, las aborrece como diosas ladronas que roban al surco una, parte del vigor destinado a dar al pan su fuerza nutritiva.