tilín

tilín

(Voz onomatopéyica.)
1. s. m. Sonido de una campanilla u otra cosa parecida.
2. hacer tilín coloquial Gustar o resultar atractiva una persona o cosa el primer día que te vi ya me hiciste tilín.
3. tener tilín coloquial Tener gracia o atractivo gusta a todos porque tiene tilín.

tilín

 
m. Sonido de la campanilla.
Hacer o tener tilín.fig. Caer en gracia; tenerla.
Traducciones

tilín

Ding

tilín

Ding

tilín

Ding

tilín

ding

tilín

Ding

tilín

Ding

tilín

tilín

tilín

Ding

tilín

Ding

tilín

דינג

tilín

tilín

Ding

tilín

SM [de campanilla] → tinkle, ting-a-ling
hacer tilín a algn me hace tilín [persona] → I fancy him; [cosa] → I like it, I go for it
no me hace tilín [cosa] → it doesn't do anything for me
en un tilín (Andes, Caribe, Cono Sur) → in a flash
tener algo al tilín (Caribe) → to have sth at one's fingertips
Ejemplos ?
Con ascendencia artística por parte de padre (Tilín, el fotógrafo de la voz), y madre (sobrino nieto del actor Daniel “Chino” Herrera), Alejandro Filio da continuidad a una dinastía de artistas mexicanos tratando de poner en alto el género de la trova.
Con Todo El Corazón Felipe Peláez Y Su Son Guajira (2002) Te Falta Mucho Más Quiéreme Ahora Te Voy A Querer No Puedo Vivir Sin Ti Tilín Tilín Te Vas Vuelve Quiero Ser Cariñito Dónde Estás Todo De Mi Todo Por tu amor (2003) Entre amigos (2005) (todas de autoría de Felipe Peláez) Me Gustas Se te Hizo Tarde feat.
Salvador se esconde una noche en el convento de las monjas dominicas de Solsona para evitar ser descubierto por los apostólicos. Esa noche, el convento es incendiado de forma intencionada por un antiguo sacristán, Tilín.
Dejemos a don Casto colgado del cordón de la campanilla, jadeante, anhelando comunicar a sus queridas esposa e hija su resolución temeraria. -¡Tilín, tilín, tilín!...
"¡Cuidado, patitas, si el suelo me embarran ¡Que quiten el polvo, que frieguen, que barran ¡Las flores, la mesa, la sopa!... ¡Tilín!
En que el lector hace conocimiento con una hembra del coco, de rechupete y tilín Leonorcica Michel era lo que hoy llamaríamos una limeña de rompe y rasga, lo que en los tiempos del virrey Amat se conocía por una mocita de tecum y de las que amarran la liga encima de la rodilla.
Y se cree, ¡je!, ¡je!, que ya entonces prefería Matilde a Alberto, que gustaba más del menor... y que a él, por su parte, le hacía Matilde tilín...
Resume ella en tres palabras; protesta Juancho; se afirman las patronas; dase por vencida doña Débora. -¡Esta no es conmigo!... -vocifera doña Pacha, corriendo al teléfono. ¡Tilín!... ¡Tilín!... -¡Central!...
Dávalos no hubiese paseado a gusto sin llevar a su lado al marqués, el cual adquirió sobre el ricacho gran ascendiente. Regresaban una tarde, casi anochecido, de su vuelta por las Rondas, cuando les sonó en los oídos el tilín de una campanilla.
¡Rector del Seminario!... ¡Tilín!... ¡Tilín!... Y principian. No oye, no entiende; se enreda, se involucra, se tupe, da la bocina a Juancho y escucha temblorosa.
Nos hace tilín una muchacha, la camelamos y decimos envido y truco, nos contesta ella quiero y retruco, nos arreglamos con la suegra y el resto le toca a la curia y al párroco.
Silencio tú, gran zamarro, que al buen callar le llaman Sancho, y al bueno bueno, Sancho Martínez. Déjame pasar, arrapiezo, y no me vengas con tilín tilín, como el asno de San Antolín, que cada día era más ruin.