tijereta


También se encuentra en: Sinónimos.

tijereta

1. s. f. ZOOLOGÍA Insecto dermáptero provisto de dos apéndices en forma de pinza al final de su abdomen, y que se encuentra con frecuencia bajo las piedras y en las frutas. cortapicos
2. AGRICULTURA Cada uno de los zarcillos que por pares nacen a trechos en los sarmientos de las vides.
3. Amér. ZOOLOGÍA Ave migratoria, del tamaño de una golondrina, con una cola que se parece a las hojas de una tijera.
NOTA: Nombre científico: (Rynchops nigra.)

tijereta

 
f. Salto que se hace cruzando las piernas en el aire.
Tijeretas han de ser.fam. Sirve para dar a entender que uno porfía tenazmente.
zool. Nombre vulgar de los insectos dermápteros corredores de los géneros Forficula y Labia. Los apéndices con que termina el abdomen se parecen a unas tijeras.

tijereta

(tixe'ɾeta)
sustantivo femenino
1. insecto pequeño cuyo abdomen termina en un par de pinzas Las tijeretas se encuentran bajo las piedras.
2. pájaro migratorio de cola larga y ahorquillada Vimos tijeretas cerca de la costa.
3. movimiento que se ejecuta saltando y cruzando los pies las tijeretas de los bailarines clásicos
Sinónimos

tijereta

sustantivo femenino
1 cercillo, zarcillo.
En la vid.
2 (insecto) cortapicos.
Traducciones

tijereta

Ohrwurm

tijereta

earwig

tijereta

SF
1. (= insecto) → earwig
2. (Bot) → vine tendril
3. (Dep) → scissor(s) kick, overhead kick
Ejemplos ?
Fardela gris parda o petrel de las Galápagos (Pterodroma phaeopygia). Gaviota tijereta o gaviota de las Galápagos (Creagrus furcatus).
La tijereta sabanera (Tyrannus savana) es una especie de ave paseriforme de la familia Tyrannidae. La tijereta sabanera tiene las partes inferiores blancas, las superiores grises, las alas marrón oscuro, y el pico y la mitad superior de la cabeza negros.
Se reconocen las siguientes subespecies: Tyrannus savana circumdatus Tyrannus savana monachus Tyrannus savana sanctaemartae Tyrannus savana savana La especie más similar es la tijereta norteña (Tyrannus forficatus), en la que la cola es proporcionalmente más corta, negra en la parte superior, y blanca en la inferior.
Cuando las abejas reinas salen en su vuelo nupcial, es muy común que sean atrapadas por una tijereta, cuando coincide con el área de distribución de la especie.
-¡Uf! Está lejos, muy lejos, del otro lado de aquel foso -dijo una tijereta-. Tan lejos, que espero que a ninguno de mis hijos se le ocurrirá ir nunca hasta allí.
El vuelo de una ave, que él llama tijereta, despertó en Santiago la idea de que el hombre podía también enseñorearse del espacio, ayudado por un aparato que reuniese las condiciones que en su libro designa.
Entre las aves tenemos, Martin pescador grande, Cara cara, Vencejo Tijereta Chico...
Conocíale el pueblo por tocayo del buen ladrón a quien don Jesucristo dio pasaporte para entrar en la gloria; pues nombrábase don Dimas de la Tijereta, escribano de número de la Real Audiencia y hombre que, a fuerza de dar fe, se había quedado sin pizca de fe, porque en el oficio gastó en breve la poca que trajo al mundo.
Seda amarfilada envuelve aquella escultura en una bata Princesa: ciñe espalda y caderas; flota ampulosa en elegante cola; cae suelta, deshecha en encajes por delante; ancha cinta tornasolada en verde y rosa desteñidos se enlaza sobre el pecho y desciende cortada en forma de tijereta, como para besar aquellos pies menudos que pisaron siempre firmes la senda de la virtud.
Mala pascua me dé Dios, y sea la primera que viniere, o deme longevidad de elefante con salud de enfermo, si en el retrato, así físico como moral, de Tijereta, he tenido voluntad de jabonar la paciencia a miembro viviente de la respetable cofradía de ante mí y el certifico.
Como que me sirve nada menos que para informar al lector de que Tijereta dio a la vejez, época en que hombres y mujeres huelen, no a patchouli, sino a cera de bien morir, en la peor tontuna en que puede dar un viejo.
Una noche en que Tijereta quiso levantar el gallo a Visitación, o, lo que es lo mismo, meterse a bravo, ordenóle ella que pusiese pies en pared, porque estaba cansada de tener ante los ojos la estampa de la herejía, que a ella y no a otra se asemejaba don Dimas.