Ejemplos ?
Y él, entregado a esa dicha suprema; al gozo de volver a ver la tierra natal, de aspirar su aire, y soñar para ello la realización de las ideas de mejora y progreso recogidas en sus lejanos viajes, se adormecía en una indolencia extraña en las circunstancias, y enteramente ajena a aquella activa naturaleza.
La literatura es un árbol que cuando se trasplanta degenera: es como el habitante de las montañas, que llora y se aniquila lejos de la tierra natal.
Con entereza, capacidad y dinamismo, ha laborado intensamente por los intereses públicos y ha servido lealmente a su tierra natal, como Concejal del Cantón durante seis años y Presidente del H.
Es la quiebra del oficio: da prez, fama y beneficio; y hoy, como en el tiempo viejo, un desliz trae el perjuicio de pagar con el pellejo. Sé bien lo que es fiesta tal: la más noble y peregrina, típica y original, única, propia y genuina de nuestra tierra natal.
Llegado a la gran ciudad, aplastadora recopilación de piedra, su primer visita fue para el Museo del Louvre, donde, según había oído decir, encontraría conocidos de su tierra natal.
Castelli osado, que las fuerzas mide con aquel monstruo que la cara esconde sobre las nubes y a los hombres huella; Moreno, que abogó con digno acento de los opresos pueblos la querella; y tú que de Suipacha en las llanuras diste a tu causa agüero de venturas, Balcarce; y tú, Belgrano, y otros ciento que la tierra natal de glorias rica hicisteis con la espada o con la pluma, si el justo galardón se os adjudica, no temeréis que el tiempo le consuma.
Arrastrándose o en camillas; pálidos, con la palidez mortecina de la anemia profunda; cárdenos los labios, apagados los ojos, los vencidos por el clima tenían aún fuerzas para sonreír a la tierra natal, al dulce sol peninsular que calienta y no consume, al aire oxigenado y fresco que no columpia gérmenes de infección en sus diáfanas ondas.
¡Dios me libre de querer arrebatar a mi tierra natal la menor parte de las riquezas que podrán un día acumularse en nuestros descendientes!
Que el emblema sagrado de Patria, tricolor cantonal, flote al viento, y nos una cordial sentimiento de dar honra a la tierra natal.
Yo tomé mi gaya ciencia como prenda de ventura, de amistad y paz futura con el mundo universal; y fiado en mi conciencia, hice un nudo en cada verso que un país del universo ligó a mi tierra natal.
Luego llegó con siembras de nuevas inquietudes de progreso y cariño a su Tierra Natal, hasta el Centro Social de mayor prestigio y tradición en Piñas, denominado Club Social "Unión y Progreso", que ha venido agrupando a la flor de las mentalidades progresistas, profesionales y de las diferentes actividades patrióticas y creadoras del Cantón.
Estos grupos, templados en la lucha por la vida y que se han mantenido leales a su tierra natal, representan una readquisición valiosa para el progreso del país.