Ejemplos ?
El motor económico magdaleno ha sido históricamente la agricultura, y al ser una tierra de secano los productos a cultivar han ido variando.
Predominio de pastizales de ladera, matorral boscoso de transición, vegetación mediterránea y algunos retazos de tierra de secano, bosque mixto, pinaráceas, matorrales templados oceánicos y frutales.
Originariamente la mayor parte del término municipal era tierra de secano a excepción de una zona situada al sudeste de la población, regada por las aguas de la Acequia Real de Moncada.
Fue tal el éxito de estos artesanos que permitieron un gran proliferación de los molinos, perfeccionando su técnica con el pasar de los años para dotar de agua a los hogares y rebaños en una tierra de secano.
En cuanto a la producción agrícola, en el término, hay regadío para hortalizas y tierra de secano, además de los plantíos de viñedo y olivar, que lo están sin orden los primeros, y a marco los segundos.
La tierra de secano, presenta más del 90% de la superficie cultivada y dentro de ella la zona dedicada a cereal ocupa casi la mitad y sólo se obtiene una cosecha anual.
Los Reyes Católicos concedieron en 1496 una merced a Don Álvaro de Luna de a la torre y cortijo de Huétor, además de 400 fanegas de tierra de secano y regadío.
Es un pequeño cánido de pelaje grisáceo y poseedor de una gruesa cola, Hue: lugar. Lugar de Chillas (zorros) El Rulo Rulo: Tierra de secano o sin riego.
Tras ellas encontramos las pendientes cubiertas de bosques. Es en la tierra de secano, que periódicamente se queda en barbecho, donde pasta el ganado.
De esta extensión total cultivada, 6 fanegas y 12 celemines eran tierra de huerto de primera calidad, dedicada exclusiva e ininterrumpidamente (sin barbecho alguno) a la producción de cebada, el resto era tierra de secano, que producía cada tres años una cosecha de dos tercios de trigo y uno de cebada y semillas.
Cada una de estas cuatro piezas constaban de 3 aranzadas de tierra de primera calidad dedicadas a hortalizas; 1,5 aranzadas de segunda calidad, poblada de arboleda frutal y moreras; y la media aranzada restante en tierra de secano de segunda calidad, que producía cada dos años una cosecha de dos partes de trigo y una de cebada.
De éstas, 337 fanegas y 5 celemines figuran como tierra de secano de primera calidad, 300 de segunda y 123 de tercera, que producían cada tres años una cosecha de dos tercios de trigo y uno de cebada y semillas (garbanzos, alberjones o yeros); 12 fanegas y 7 celemines eran de tierra de huerto de primera calidad, dedicado exclusivamente e ininterrumpidamente a cebada; 15 fanegas se hallaban dedicadas a pastos y las 29 restantes eran fructíferas por naturaleza.