tiento


También se encuentra en: Sinónimos.

tiento

1. s. m. Acción y resultado de tentar, palpar o ejercitar el sentido del tacto. tanteo
2. Cuidado o habilidad con que se actúa para no producir un efecto perjudicial trata a los profesores con mucho tiento. diplomacia, tacto
3. Seguridad y firmeza de la mano para realizar trabajos delicados tiene mucho tiento y hace los trazos rectos. pulso
4. coloquial Golpe que se da a una persona o cosa le recibieron con un par de tientos y se fue llorando. porrazo, torta
5. MÚSICA Ejecución de unas cuantas notas para comprobar si está bien afinado un instrumento.
6. Palo que usan los ciegos para guiarse. bastón
7. Cuerda o palo delgado que va desde el peón de la noria hasta la cabeza del animal y le obliga a seguir la pista.
8. Vara larga que usan los equilibristas para no perder el equilibrio. contrapeso
9. PINTURA Vara o palo pequeño que usan los pintores apoyándolo sobre el lienzo con la mano izquierda, de manera que sirva de soporte y guía a la derecha.
10. CONSTRUCCIÓN Pellada de yeso con que se afirman las miras y reglones.
11. ZOOLOGÍA Tentáculo de algunos animales, que actúa como órgano táctil o de prensión.
12. MÚSICA Composición instrumental con series de exposiciones sobre diversos temas.
13. s. m. pl. MÚSICA Canto popular andaluz con letra de tres versos octosílabos.
14. DANZA Baile que se ejecuta al compás de este canto.
15. s. m. Argent., Chile, Urug. Tira delgada de cuero sin curtir, empleada para hacer látigos, sogas y otros instrumentos.
16. a tiento loc. adv. Usando el sentido del tacto.
17. dar un tiento a una cosa coloquial 1. Reconocer una cosa y examinarla con prevención y advertencia. 2. Beber un trago del vino o licor contenido en un recipiente: cogió la bota y le dio un tiento.3. Comer un bocado de un alimento sólido: a gusto le daría un tiento a ese bocadillo.
18. de tiento en tiento loc. adv. De una en otra tentativa.
19. perder el tiento a una cosa coloquial Dejar de tener destreza o habilidad en ella hace tiempo que no conduzco y le he perdido el tiento .
20. tomar el tiento a una cosa coloquial Examinarla o verificarla.

tiento

 
m. Ejercicio del sentido del tacto.
Pulso (seguridad).
Miramiento y cordura en lo que se emprende.
Balancín (palo).
fig.Golpe (encuentro repentino).
A tiento. loc. adv. Por el tacto.
fig.Dudosamente.
Con tiento. Con cuidado, despacio, con tacto.
Dar un tiento al jarro o la bota.fig. Echar un trago.
Tomar el tiento. Tantear.

tiento

('tjento)
sustantivo masculino
1. cuidado con que se comporta una persona en situaciones delicadas Este problema hay que tratarlo con tiento.
2. ejercicio del sentido del tacto Buscaba a tiento las llaves en la oscuridad.
3. bastón usado por ciegos para ayudarse en el andar el tiento del hombre ciego
4. tira delgada de cuero sin curtir una soga de tiento
Sinónimos

tiento

sustantivo masculino
1 tacto.
El tiento es propiamente el ejercicio del sentido del tacto.
3 miramiento, prudencia, cautela, cuidado, circunspección.
Por ejemplo: tratar con tiento.
Traducciones

tiento

feel, feeler, stick

tiento

SM
1. (= diplomacia) → tact; (= prudencia) → care; (= cautela) → wariness, circumspection
ir con tientoto go carefully
2. (= toque) → feel(ing), touch
a tiento (= por el tacto) → by touch; (= con inseguridad) → uncertainly
perder el tientoto lose one's touch
a 40 dólares nadie le echó un tientoat 40 dollars nobody was biting, at 40 dollars he didn't get a tickle
3. (= propuesta) → pass
echar un tiento a una chicato make a pass at a girl, try it on with a girl
4. (= buen pulso) → steadiness of hand, steady hand
5. (= trago) → swig
dar un tientoto take a swig (a from)
6. (Zool) → feeler, tentacle
7. (= palo) (Circo) → balancing pole; [de ciego] → blind man's stick
8. (= puñetazo) → blow, punch
dar tientos a algnto hit sb
9. (Cono Sur) (= tira) → thong of raw leather, rawhide strap
Ejemplos ?
Y conducidle con tiento »Que pues su buena fortuna »Le trajo á mi amparamiento, »Si tuvo mal nacimiento »Tendrá al menos buena cuna, »¡Sus, y á caballo!
“No diréis, tío, que os lo bebo yo -decía-, pues no le quitáis de la mano.” Tantas vueltas y tiento dio al jarro...
Mas no por mucho está, que tras la rama rumor siente que el sueño le molesta: se alza con tiento, y junto a la ribera ve un caballero armado llegar fuera.
Lo peor es la comida (Dios ponga tiento en mi boca): ella es puerca y ella es poca, mal guisada y bien vendida; aquí toda ella es podrida y ¡vive Dios!
Cerróse en tanto lóbrega la noche; a poco, y a la hora acostumbrada, volvió García de la imprenta, y como suele, con tiento penetró en la estancia.
Cuarenta y tantas carretas toldadas con negruzco y pelado cuero se escalonaban irregularmente a lo largo de la playa y algunos jinetes con el poncho calado y el lazo prendido al tiento cruzaban por entre ellas al tranco o reclinados sobre el pescuezo de los caballos echaban ojo indolente sobre uno de aquellos animados grupos, al paso que más arriba, en el aire, un enjambre de gaviotas blanquiazules que habían vuelto de la emigración al olor de carne, revoloteaban cubriendo con su disonante graznido todos lo ruidos y voces del matadero y proyectando una sombra clara sobre aquel campo de horrible carnicería.
Usted mismo lo ha dicho. Yo no sé qué viene usted buscando por estos lados; pero no está de más que le repita: váyase con tiento.
DOÑA JUSEPA Eso sí; fulmina enojos y di malicias después. DOÑA BERNARDA Llevas sin tiento los pies por tropezar con los ojos. ¡De tres corchos de chapín caes!
¡Y cuando bailaba!... ¡Cuando su cuerpo entero se estremecía a los sones del tiento! Felicidades amorosas enlucían sus ojos y plegaban sus labios, las coplas eran mordidas suavemente por sus, dientecillos; el pelo se descolgaba en rizos por sus sienes y por su nuca; temblamientos gozadores agitaban su pecho; sus caderas oscilaban en poderío bravucón y sus pies iban escribiendo sobre el suelo un poema de sensualidad.
Oye el rumor, mira la horrible prueba de aquella cruel y atroz carnicería. Mas baste así: regrese a darme un tiento, quien quiera escuchar más el bello cuento.
Y como la antiquísima arca, por ser de tantos años, la hallase sin fuerza y corazón, antes muy blanda y carcomida, luego se me rindió, y consintió en su costado por mi remedio un buen agujero. Esto hecho, abro muy paso la llagada arca y, al tiento, del pan que halle partido hice según deyuso está escrito.
Quejábaseme el mal ciego, porque al tiento luego conocía y sentía que no era blanca entera, y decía: “¿Qué diablo es esto, que después que conmigo estás no me dan sino medias blancas, y de antes una blanca y un maravedí hartas veces me pagaban?