tibio

(redireccionado de tibias)
También se encuentra en: Sinónimos.

tibio, a

(Del lat. tepidus.)
1. adj. Que no está ni frío ni caliente el agua del baño ha de estar tibia. templado
2. Que es poco afectuoso o apasionado. indiferente
3. ponerse una persona tibia coloquial 1. Darse un hartazgo, de comida o de bebida: pilló el ponche y se puso tibio.2. Mancharse o ensuciarse mucho: el niño se ha puesto tibio jugando con el barro.
4. poner tibia a una persona coloquial Insultarla o hablar muy de ella en cuanto se fue, la pusieron tibia. poner verde a una persona

tibio, -bia

 
adj. Templado, entre caliente y frío.
fig.Flojo, descuidado, poco fervoroso.

tibio, -bia

('tiβjo, -βja)
abreviación
1. que no está frío ni caliente La sopa está tibia.
2. persona que se comporta de manera indiferente Nuestro jefe es una persona tibia y no sabe tomar decisiones a tiempo.
Sinónimos

tibio

, tibia
adjetivo
2 indiferente, apático, insensible, desapasionado, frío.
Se aplican a las personas, así como a sus comportamientos, actitudes, ideas, etc.

tibio:

indiferentetemplado,
Traducciones

tibio

lauwarm

tibio

tiède

tibio

tiepido

tibio

vlažný

tibio

lunken

tibio

haalea

tibio

mlak

tibio

なまぬるい

tibio

미지근한

tibio

lauw

tibio

lunken

tibio

letni

tibio

morno

tibio

ljummen

tibio

อุ่น

tibio

ılık

tibio

âm ấm

tibio

ADJ
1. [comida, líquido] → lukewarm, tepid
2. [creencia] → half-hearted; [persona] → lukewarm; [recibimiento] → cool, unenthusiastic
estar tibio con algnto be cool to sb, behave distantly towards sb
poner tibio a algn (= insultar) → to hurl abuse at sb, give sb a verbal battering; (por detrás) → to say dreadful things about sb
3. (CAm, Caribe) (= enfadado) → cross, angry

tibio-a

a. tepid, lukewarm.

tibio -bia

adj lukewarm, slightly warm
Ejemplos ?
- IV - De entonces que al tornar las tibias brisas, cuando en Oriente el sol rojo fulgura, mi corazón opreso ve en las luces del alba sus sonrisas, y el soplo del abril se me figura su codiciado beso.
Poco después que Arndt había cantado la formación de la patria jermánica, tibias aún las cenizas de Koerner, Heine lleva el descaro hasta celebrar en los Dos Granaderos l'apoteosis de Napoleón Bonaparte, el hombre de Jena i Tilsitt.
En medio de las altas rocas había un apacible lago circundado de hiedra y juncos. Muchas doncellas bañaban sus hermosos miembros en las tibias ondas.
Maroto, antes de resolverse á emigrar, había enviado po- der al canónigo Aristegui, después obispK) in par tibias, para que recobrase la hacienda de Concón y demás bienes confiscados.
DOÑA ANA Teneos, no así el crïado os divierta; 91 decidme, ¿qué hemos de hacer de aquellas tibias pavesas, de la incauta mariposa, de la enemiga ribera, del cocodrilo?
Si no le hay, véla este esqueleto, que has de llevar siempre contigo, sobre la espalda, pegado a tus carnes bajo el sayal de lana. Te ceñirás tibias y peronés a la cintura, como un cilicio; cúbitos y radios, al cuello, como un cordel.
En las hermosas tardes de verano, a la hora en que las calles tibias están vacías, cuando las criadas juegan al volante7 en el umbral de las puertas, abría la ventana y se asomaba.
Como se ve gruñir perro de casa, mirando al que se entró de fuera enfrente, estando en medio de los dos el hueso, que ninguno por él, de miedo, pasa, parando finalmente las iras del canículo suceso en que ninguno de los dos le come, obligando a que tome un palo algún criado, que los desparte airado y deja divididos, quedando el hueso en paz y ellos mordidos así feroz gruñía Zapaquilda envidiosa, efecto de celosa, aunque al gallardo Mizifuf quería: que hay mujeres de modo, que aunque no han de querer, lo quieren todo porque otras no lo quieran, y luego que rindieron lo que esperan, vuelven a estar más tibias y olvidadas.
Después el sacerdote recitó el Mirereatur, y el Indulgentiam, mojó su pulgar derecho en el óleo y comenzó las unciones, primeramente en los ojos que tanto habían codiciado todas las pompas terrestres; después en las ventanas de la nariz, ansiosas de tibias brisas y de olores amorosos; después en la boca, que se había abierto para la mentira, que había gemido de orgullo y gritado de lujuria; después en las manos, que se deleitaban en los contactos suaves y, finalmente en la planta de los pies, tan rápidos en otro tiempo cuando corría a saciar sus deseos, y que ahora ya no caminarían más.
ahora duermes tal vez, y el sueño agita sus tibias alas en tu calma frente, mientras que blandamente sólo por mí tu corazón palpita.
Ya no pensaba el señor doctoral ni en refocilarse con unas gotitas de anís, ni en arrimarse a un buen fuego de leña, ni en volverse a sus tibias sábanas.
Nueve años antes, casi niños ella y yo, una tarde deliciosa, una tarde del trópico, de esas que convidan a soñar y a amar con el aroma de las brisas tibias y la frescura que cae del cielo, sonrosado por el crepúsculo, volvíamos por un camino estrecho, sombreado de corpulentos árboles y encerrado por la maleza, al pueblecillo donde salía a veranear su familia.