teñir

(redireccionado de tiñe)
También se encuentra en: Sinónimos.

teñir

(Del lat. tingere.)
1. v. tr. y prnl. Dar a una cosa un color distinto del que tenía he teñido el vestido blanco de negro; se tiñe el pelo de color caoba. tintar
2. v. tr. Dar un tono, un aspecto o un carácter que no es el fundamental a una cosa tiñe sus escritos de una cierta melancolía. pintar
3. PINTURA Apagar un color con otro más oscuro.
NOTA: Se conjuga como: ceñir

teñir

 
tr.-prnl. Dar [a una cosa] un color diferente de su color natural o del que pueda tener accidentalmente.
tr. fig.Imbuir [a alguno] de una opinión o afecto.
pint. Rebajar un [color] con otro.
V. conjugación (cuadro) [9] como reír. Partic. reg.: teñido; irreg.: tinto.

teñir

(te'ɲiɾ)
verbo transitivo
1. dar un color distinto del que tiene a una cosa teñir una tela
2. dar a una cosa un determinado carácter o matiz Una honda nostalgia teñía sus palabras.
Sinónimos

teñir

transitivo
entintar, tintar, colorear.
Tintar y entintar se utilizan si se trata de teñir colores artificiales; pero tratándose del color que naturalmente adquieren las cosas no puede usarse más que teñir: entintar, tintar o teñir un traje; a fines de primavera los sembrados se tiñen (no tintan ni entintan) de amarillo.
Traducciones

teñir

dye, tint, to dye

teñir

tingieren, färben

teñir

teindre

teñir

barvit

teñir

farve

teñir

βάφω

teñir

värjätä

teñir

bojati

teñir

染める

teñir

염색하다

teñir

verven

teñir

farge

teñir

tingir

teñir

färga

teñir

ย้อม

teñir

boyamak

teñir

nhuộm

teñir

teñir

A. VT
1. [+ pelo, ropa] → to dye
teñir una prenda de azulto dye a garment blue
el jersey ha teñido los pañuelosthe colour of the jersey has come out on the handkerchiefs
2. (= manchar) → to stain
teñido de sangrestained with blood
3. (= matizar) → to tinge (de with) un poema teñido de añoranzaa poem tinged with longing
4. (Arte) [+ color] → to darken
B. (teñirse) VPR
1. teñirse el peloto dye one's hair
2. el mar se tiñó de negrothe sea darkened
Ejemplos ?
¿Le he dicho yo a usté alguna vez si tiée u no tiée usté emprestá la dentaúra; si se tiñe u no se tifle usté los tirabuzones, o si tiée usté más jiba u menos jiba que un camello?
La tierra que sostiene el cerco, es roja: de sangre tiñe el verde una melaza; y donde flores eran todo y tallos, yacen muertos soldados y caballos.
Su tez de un moreno pálido, había adquirido ese tinte sonrosado que tiñe suavemente las mejillas de las mujeres, cuando viven cerca de los trópicos, en los países meridionales.
los frívolos azares de la vana fortuna, los pesares ceñudos que anticipan la vejez; de oculto oprobio el torcedor, la espina que punza a la conciencia delincuente, la honda fiebre del alma, que la frente tiñe con enfermiza palidez.
A los primeros acordes del himno libertador se tiñe de sangre el suelo que besó Colón antes de entregársele a Castilla; la propiedad se estremece y el pabellón nacional se abate, no sé si herido por la metralla o corrido de vergüenza.
En toda la noche no ha dormido. No se ha desayunado. La bilis le tiñe de amarillo el rostro. Llega a la oficina. Los compañeros están de broma; se preparan a festejar una alegre Nochebuena, si les cae al otro día el premio -vamos, aunque no sea el mayor se contentarán-.
Camphausen sentía todo lo incómodo que era esa situación, y la debilidad de su ministerio derivaba precisamente de ese sentimiento y de las circunstancias que le habían dado vida. Una especie de rubor tiñe por esta razón los actos más desvergonzados de su Gobierno.
El aura respirad de la montaña, que vuelve al cuerpo laso el perdido vigor, que a la enojosa vejez retarda el paso, y el rostro a la beldad tiñe de rosa.
caz y tan nociva como cualquier otra categoría. En el espíritu de los escépticos naturales tiñe todos los demás conceptos e intuiciones.
El marido viene golpeando la puerta, rodeado de hombres borrachos, en la noche cerrada y lluviosa del país. La mujer mece al niño con una herida en los pies, con una herida que tiñe de sangre las cruelísimas maromas de los barcos.
Ya resuena la mística orgía, Que otro tiempo las cumbres hería Del heleno, feraz Citerón. La Bacante su peplo desciñe Que dos veces en púrpura tiñe La fenicia opulenta Sidón.
El modo andaluz de la nana tiñe el bajo Levante, hasta algún vou-vei-vou balear, y por Cádiz llega hasta Canarias, cuyo delicioso arroró es de indudable acento bético.