tiña


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con tiña: sarna

tiña

(Del lat. tinea, polilla, piojo.)
1. s. f. MEDICINA Cualquiera de las enfermedades producidas por parásitos de la piel del cráneo, que ocasionan la caída del cabello, ulceración o aparición de costras.
2. ZOOLOGÍA Arañuelo o gusanillo que ataca a las colmenas.
3. coloquial Miseria, escasez o pobreza en la que puede vivir una persona.
4. Mezquindad o racanería. tacañería
5. más viejo que la tiña loc. adj. coloquial Muy viejo o anticuado tira ese abrigo, es más viejo que la tiña.

tiña

 
f. Arañuelo que daña a las colmenas.
fig.Miseria, mezquindad.
pat. Enfermedad producida por hongos que puede afectar, según los tipos, a la piel, al pelo o a las uñas.
Sinónimos

tiña

sustantivo femenino
Traducciones

tiña

ringworm

tiña

ringworm

tiña

tiña

tiña

Ringorm

tiña

白癬

tiña

백선

tiña

ringorm

tiña

กลาก

tiña

SF
1. (Med) → ringworm
2. (= pobreza) → poverty
3. (= tacañería) → meanness

tiña

f tinea; — del cuero cabelludo or de la cabeza tinea capitis (form), ringworm of the scalp; — corporal or del cuerpo tinea corporis (form), ringworm; — inguinal tinea cruris (form), jock itch (fam o vulg); — versicolor tenia o pityriasis versicolor
Ejemplos ?
Para el que aspira a volver a la Naturaleza, a la realidad de que le ha separado el sucio charco de tinta, el almacén de signos muertos que los dómines amontonan; para el que busca las fuentes fecundas del mundo y de su propia conciencia, lo urgente es raspar la tiña contagiada en los bancos de escuela, olvidar los libracos elementales, pedantes y embusteros como ellos solos, enderezar la razón enviciada, sometida a una docilidad ignominiosa, cauterizar las llagas de pereza y deshonestidad intelectual adquiridas en clase, galvanizar la médula yerta y erguir el espinazo, resucitar la admiración y la curiosidad aletargadas al canturreo de las lecciones.
¡Tiña!; lo que yo te decía siempre: «Caza firme y trincha bien: viento duro por la popa, y hala por avante.» -¡Pero si no tiene ya un hueso en el cuerpo que no le haiga yo carenao a golpes!
-¡Después que se le había podrío la maera, tiña! -¡Me valga Dios, qué pícara!... ¿Qué va a ser de estas criaturas el día que la suerte me saque de casa?...; porque el demonio no tiene por ónde desechar a esta mujer.
Si se le replicaba que precisamente para mejorar las condiciones del oficio era para lo que se le quería atraer al partido, añadía hecho un veneno: -Pamemas, tiña; que si tan bueno fuera lo que tenéis a la mano, no vos acordarais de ofrecérmelo a mí; sus lo guardarais para vusotros, retiña...
Y cuando tiña el horizonte oscuro, Del porvenir la llamarada inmensa Y se desplome el carcomido muro, Que tiembla como el álamo inseguro Ante las nubes que el dolor condensa, Entonces los proscriptos, los hermanos, Irán ante tu fosa, reverentes, A orar a Dios, con suplicantes manos, Para saber domar a los tiranos, O morir como mueren los valientes.
La pelotilla de oro se volvía bocha magnífica. Y en torno de don Onofre se pelaba la tierra, como atacaba de una tiña pertinaz. A propósito: se me olvidaba decir que don Onofre padecía de lepra.
Si la culta fuere vieja, como suele suceder, para no decir á la criada que la afeite, macízame de pegotes de solíman estas quixadas; y por los carcabuesos de las arrugas, dirá: jordaname esas Navidades cóncavas; y si hubiere de mandarla que la tiña la greña de canas, la dirá: pélame esos siglos cándidos, obscuréceme esas albas .
-Pos de allí vengo yo, de ca der Requesones; pero como no estaba allí Joseíto y como a mí me gusta tanto tomar el sol y oler a nardos..., pos velay tisté. -¡Pos pa tomar er sol..., la escollera, y pa goler a nardos, el güerto de la Tiña!
-Y ciento diez, ciento y trece justos... hasta doscientos que debían de ser, ¡tiña!, mira si me falta dinero... Y no te canses, Bolina, que cuando yo digo una cosa, ¡tiña!...
Yo ya sé que si quiero comer tengo que jalar del remo y jugarme la vida en la mar seis veces a la semana... ¡Allí sus quisiera yo ver, tiña!
No desnudes, por mi amor, Ese tu seno hechicero Y deja que tu señor Vaya a desnudar su acero. Que tiña en sangre su filo, Que levante en sus furores Pirámides junto al Nilo De cabezas de traidores.
XXIII A FÍDILE Sencilla Fídile, si en la luna creciente elevas al cielo las manos suplicantes y ofreces a tus Lares el incienso, los granos recién cogidos y el sacrificio de una ávida puerca, ni la fecunda vid padecerá el rigor del Ábrego pestilente, ni tus mieses el anublo que las hace estériles, ni las tiernas crías de tus ganados la influencia maligna del otoño rebosante de frutos. Tiña la segur de los pontítíces con su sangre la víctima que entre carrascas y encinas pace en las faldas del Álgido, cubierto de nieve, o crece con las hierbas de los prados de Alba.