Ejemplos ?
Obra Reciente. Galería Mateo Sariel, Ciudad Panamá, Panamá. 2004 Testigo Ocular. Galería Botello, Puerto Rico. Contra el poder o el final del placer.
“Un escritor anónimo, el continuador del catálogo del señor Maldonado, nos ha dejado, como testigo ocular, la descripción de aquella admirable obra.
Aparece la policía que acusa al viejo Peter del homicidio, éste delata a Crown pero, a pesar de esto, la policía lo detiene como testigo ocular.
Un conocido cronista de la época, el padre Perereca, testigo ocular de la llegada, al mismo tiempo que se lamentaba con las noticias de la invasión de la metrópoli, ya intuyó lo que significaba que la corte estuviera en suelo brasileño: Con la corte llegó lo esencial del aparado de un Estado soberano: la alta jerarquía civil, religiosa y militar, aristócratas y profesionales liberales, artesanos cualificados, funcionarios.
El Emperador hizo pasar allí á Elcano; porque, como testigo ocular de la verdadera situación de aquellas islas, podría su voto ser de mucho peso y autoridad en las conferencias; y así se vió que la superior habilidad de los de Castilla sofocó la razón de los Lusitanos, y sentenciaron en 1524 á favor del Emperador.
Magnífico y sorprendente era el espectáculo que este ejército presentaba, según me dijo el testigo ocular que lo presenció todo desde un escondrijo inmediato, el cual testigo ocular era un viejísimo Flos sanctorum, forrado en pergamino, que en el propio estante se hallaba a la sazón.
Y habiendo sido testigo ocular de estas cosas, las he dejado escritas para que todos crean en Jesucristo crucificado, nuestro Señor, y no sirvan ya a la ley de Moisés, sino que den crédito a los prodigios y portentos obrados por Él, de manera que, creyendo, sean herederos de la vida eterna y podamos encontrarnos todos en el reino de los cielos; porque a Él le conviene gloria, fuerza, alabanza y majestad por los siglos de los siglos.
Mi objeto era referir simplemente un hecho de que no ha muchos meses fui testigo ocular; pero como yo no presencié, digámoslo así, más que el desenlace, mis lectores me perdonarán si tomo mi relación ab ovo.
Del templo que edificaron por decreto del Senado a la Concordia en el lugar donde las sediciones y muertes tuvieron lugar Y mediante un elegante decreto del Senado, edificaron un templo a la Concordia en el mismo lugar donde se dio aquel funesto y sangriento tumulto, en el que murieron tantos ciudadanos de todas clases y condiciones, para que, como testigo ocular del merecido castigo de los Gracos, diese en los ojos de los que oraban y hacían sus arengas al pueblo y les escarmentase la memoria de tan lamentable catástrofe.
Cuando los cazadores de Morales dispersaron la vanguardia de Bolívar, éste, según un testigo ocular, perdió "toda presencia de ánimo y sin pronunciar palabra, en un santiamén volvió grupas y huyó a rienda suelta hacia Ocumare, atravesó el pueblo a toda carrera, llegó a la bahía cercana, saltó del caballo, se introdujo en un bote y subió a bordo del « Diana», dando orden a toda la escuadra de que lo siguiera a la pequeña isla de Bonaire y dejando a todos sus compañeros privados del menor auxilio".
Más aun, en la pintura de Eleomar, hasta los enamorados, el hombre y la mujer ya no comunican, hacer el amor es hacer la guerra. Aparte del mar -que separa y no une, la ciudad constituye el segundo escenario de la secuencia Testigo ocular.
Compartimos totalmente el juicio de Ingrid Jiménez Martínez en su excelente ensayo del catálogo de la exposición Testigo ocular, al ubicar al pintor, como moderno en su concepto del arte y pos moderno en su modo de representación.