tertulia


También se encuentra en: Sinónimos.

tertulia

1. s. f. Reunión habitual de personas para conversar sobre cualquier tema o pasar el tiempo acude a una tertulia literaria.
2. La conversación que se lleva a cabo en estas reuniones. charla
3. TEATRO Pasillo en la parte más alta de los antiguos teatros.
4. JUEGOS Lugar en los cafés destinado a las mesas de juegos jugaban al dominó en la tertulia del bar del pueblo.

tertulia

 
f. Conjunto de personas reunidas habitualmente para conversar o recrearse.
Lugar en los cafés destinados a mesas de juego.
Corredor en lo alto de los antiguos teatros.

tertulia

(teɾ'tulja)
sustantivo femenino
conjunto de personas que se reúnen habitualmente para conversar o debatir sobre algún tema En ese café hay todas las semanas una tertulia literaria.
Sinónimos
Traducciones

tertulia

Klönschnack

tertulia

cercle, rond, ronde

tertulia

tertúlia

tertulia

circle, social

tertulia

SF
1. (= reunión) → social gathering, regular informal gathering
la tertulia del Café Gijónthe Cafe Gijón circle, the in-crowd at the Cafe Gijón
estar de tertuliato talk, sit around talking
hacer tertuliato get together, meet informally and talk
hoy no hay tertuliathere's no meeting today, the group is not meeting today
tertulia literarialiterary circle, literary gathering
tertulia radiofónicaradio talk show
tertulia televisivatalk show
2. (= sala) → clubroom, games room
3. (Cono Sur) (= galería) → gallery (Caribe) (= palcos) → boxes
TERTULIA
The term tertulia is used for groups of people who meet informally on a regular basis to chat about current affairs, the Arts, etc and is also used to refer to the gathering itself. In early 20th Century Spain, tertulias literarias were much in vogue, and critics and writers would meet to discuss the literary issues of the day in places such as the famous Café Gijón. In more recent times, the term has been used to refer to the highly organized PR platforms in which writers of the moment engage in round-table discussions to promote their latest work.
Ejemplos ?
Pasaba don Manuel Joaquín por derrochador de agudezas de ingenio y cuentan que en 1815 casi anduvo á estocadas con el conde de Casa Dávalos, porque habiéndole llegado de Es- paña á un hermano suyo, que era todo un bobo de Coria, la cruz de Carlos III, le dijo á aquél el señor Cobos en plena tertulia de cabildantes: —Felicite usted de mi parte á su hermanito por la seme- janza que con Nuestro Señor Jesucristo le ha dado el rey nuestro señor.
De tapadillo, como se dice, aüsbé una noche la tertulia del Regente; recuerdo los azulejos del salón; los sillones de cuero de Córdoba tachonados de clavos de bronce; que allí el piso no era de gastados, pero muy limpios ladrillos, como en la casa del honrado don Melchor, sino de rica alfombra del Cuz- co; todo, en fin, como usted con magistral ligereza lo describe.
"Y nosotras lanzaremos, bengalas al por mayor; abriendo caminos al cielo, otorgando un sublime esplendor". Corean las otras naves, con regocijo y emoción; continuando esta tertulia, de suma connotación.
Que descanse, que descanse en el helado nicho... El conde pensó en su dulce casa, en las estufas, en la comida sana y sabrosa, en la tertulia al brasero.
Tratamos de averiguar la causa, y después de mil ruegos, hasta del señor Obispo que le quería mucho, pudimos arrancarle estas palabras: -«Señores, tenemos comediantes en la ciudad»; palabras que hicieron en la tertulia una impresión desagradabilísima, porque faltaban diez y siete días para la cuaresma, y el pueblo, con la guerra y con las ideas locas que se iban apoderando de la gente, más que comedias necesitaba sermones.
¿Pero usted cree que cuando el Intendente, lleno de júbilo, entró por la noche en la tertulia, hallábamos medio de hacerle tomar la parte que nos correspondía de los mil reales?
Comprendió que el señuelo era otro, y que si encuentra a Candela de mantón en la calle, o escoltada de mamá y hermanos en una tertulia, el efecto es exactamente el mismo.
-No hay más que La Iberia, que tenía antes don Pancracio. -Me la sé de memoria. -Aquí tiene usted, si no, La Tertulia última. - La Tertulia, un periodiquillo local.
Todas las noches había tertulia en su casa e iban a ellas los oficiales de la guarnición, los señoritos mejor educados de la ciudad y no pocos estudiantes forasteros de buena familia.
Formaban en cierta noche su tertulia un romántico, que se jactaba de ser por entonces el enamorado á quien ella tenía en candelero de plata; imo de esos que se llaman decadentes, la cual decadencia no es chicha ni limonada, y que esperaba tumo para reemplazar al anterior en el corazón voluble de la joven; .y un clásico, que hacía ya meses estaba borrado en el escalafón de los pretendientes, y que concurría á la casa sólo por divertirse con la rivalidad amatoria de sus otros dos cofrades en Apolo.
Su único solaz era una apacible tertulia por la tarde, al amor del brasero tachonado, enorme, en la tienda de la anticuaria conocida por «la Galana», donde se reunían otros aficionados, y hecha abstracción de la vida moderna y actual, se respiraba el polvo de varios siglos, más o menos remotos.
Una noche de tertulia, casa de uno de los caciques de más fuste, la instaron, de sobremesa, para que contara algo de lo bueno y divertido.