terror

(redireccionado de terrores)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con terrores: terrores nocturnos

terror

(Del lat. terror.)
1. s. m. Miedo intenso sentí terror al entrar en aquella lúgubre casa. pavor
2. Cosa o persona que produce miedo intenso la banda callejera es el terror del barrio. pánico
3. CINE, LITERATURA Género literario o cinematográfico cuyo objetivo es provocar en el lector o espectador este sentimiento de miedo si veo películas de terror después tengo pesadillas.
4. POLÍTICA Conjunto de métodos expeditivos de justicia revolucionaria y contrarrevolucionaria las víctimas de la dictadura vivieron en las cárceles el terror.
5. HISTORIA Época de la revolución francesa en que estos métodos eran frecuentes.

terror

 
m. Miedo extremo, pavor.
Persona o cosa que lo infunde.
terror pánico Miedo invencible e inesperado que acomete esp. a las multitudes ante un peligro real o imaginario.

Terror

 
hist. Período de la Revolución Francesa que se inició el 5 de septiembre de 1793 caracterizado por la hegemonía de los sans-culottes radicales y la represión contra los enemigos de la revolución. Acabó con la caída y muerte de Robespierre el 27 y 28 de julio de 1794.

terror

(te'roɾ)
sustantivo masculino
1. sensación de angustia ante un peligro real o imaginario muy intensa Sintió terror cuando entraron a robar a su casa.
2. persona o cosa que provoca esa sensación Las brujas fueron el terror de su infancia.
Sinónimos

terror

sustantivo masculino
pavor, pánico, horror*, espanto, miedo, fobia.
Terror, pavor y pánico aluden a un miedo muy intenso; espanto se utiliza cuando el miedo se asocia con un susto.
Traducciones

terror

terror, dread

terror

Terror

terror

terreur

terror

terreur

terror

terror

terror

الارهاب

terror

terror

terror

恐怖

terror

恐怖

terror

Teror

terror

terror

terror

טרור

terror

terror

terror

SMterror
película de terrorhorror film
me da terror pensar que tengo que hablar con élthe thought of having to speak to him terrifies me, it terrifies me to think I have to speak to him
terrores nocturnosnightmares

terror

m. terror; panic.
Ejemplos ?
Mi mujer y mi madre han festejado el fausto acontecimiento de un modo particular: contándome, punto por punto, todos los terrores que han sufrido sin hacérmelo ver.
Sus terrores crepusculares avanzaron en forma de monstruos que se arrastraban hasta la cama y trepaban dificultosamente por la colcha.
Muchas noches, justamente a las doce, cuando el mundo entero dormía, surgió de mi pecho, ahondando con su espantoso eco los terrores que me enloquecían.
Desechando las últimas esperanzas de que los astrónomos se hubieran equivocado, los hombres sintieron la certidumbre del mal. Todo lo quimérico de sus terrores había desaparecido.
Corría, corría aguijoneada por dos estímulos, por dos terrores: el de perder su ropa, su sombrero, sus galas -la tercera parte por lo menos de su belleza-, y el de ser vista en grotesca situación, hecha una birria, envuelta en trapos mojados y con unas plumas desteñidas soltando manchurrones...
y, lo que es peor, abanderando un enfermizo y dudoso afán moralizante, sin información científica, retrógrado y aún esclavo de terrores inquisitoriales, se humilla, en vez de estimular apropiada y positivamente a quienes están a la búsqueda de originalidad, lucha por situar su yo en el mundo externo.
Los humores, inclinándose a ciertas partes, causan en ellas irritaciones, y nos dan el aspecto de la enfermedad más bien que el de la salud, porque a este estado acompañan la ansiedad, el olvido, el extravío y los terrores súbitos.
Por cierto que un hecho confirma mis palabras: te odian los Dioses, y á causa de tu madre, eres castigado con tus furores y con tus terrores.
19 El rico dormirá, mas no será recogido: Abrirá sus ojos, mas él no será. 20 Asirán de él terrores como aguas: Torbellino lo arrebatará de noche.
Ya comenzaban por todas partes la viperina Aleto, la atroz Megera, la letífera Tesífone a esparcir terrores bélicos, a exasperar truculentos ánimos.
Estas palabras fueron repetidas a la princesa por un fiel servidor, que las escuchó casualmente, llenando de dolor y de terrores el alma de la bondadosa Rosalía.
Nadie osaba tocarle; pero corrían mil fábulas acerca de aquel abandonado objeto, causa incesante de hablillas y terrores para los que le miraban llamear durante el día, herido por la luz del sol, o creían percibir en las altas horas de la noche el metálico son de sus piezas, que chocaban entre si cuando las movía el viento, con un gemido prolongado y triste.