terrenal

(redireccionado de terrenales)
También se encuentra en: Sinónimos.

terrenal

adj. De la tierra cree que tras la vida terrenal hay otro tipo de vida. celestial

terrenal

 
adj. Relativo a la tierra, en contraposición de lo que pertenece al cielo.

terrenal

(tere'nal)
abreviación
relativo a las cosas materiales en oposición a las espirituales Sólo le interesan los bienes terrenales.
Sinónimos

terrenal

adjetivo
terreno, terrestre*, carnal.
Carnal se refiere al cuerpo o a los instintos, y no a otras cosas más elevadas o espirituales.

terrenal:

tangibletemporal, material,
Traducciones

terrenal

terreno

terrenal

ADJworldly
la vida terrenalworldly life, earthly life
V tb paraíso 1
Ejemplos ?
El del Aguardiente guiñó los ojuelos, rezongando: -A ver luego si nos ha caído una grande herencia de muchos intereses, señor abad. -Mejor es que una herencia; mejor que cuantos bienes terrenales les cayesen, ¿se hacen cargo?
verdadera hacedora de paraísos terrenales, elemento primordial de la riqueza pastoril, que los que no la tienen reclaman a gritos, y que tantos otros desperdician inconscientemente; pues dejar de aprovecharla hasta la última gota cuando se tiene poca, o todo lo que de ella se necesite, cuando abunda; o permitir que perjudique en demasía, cuando, el drenaje, se puede hacer de campos, al parecer inservibles, emporios de riqueza, es todo uno y demuestra ignorancia, rutina y dejadez.
Atraídos, finalmente, por la codicia de los bienes terrenales, que es la raíz de todos los males, y que, apeteciéndola, muchos erraron en la fe, impugnan el derecho de propiedad sancionado por la ley natural, y por un enorme atentado, dándose aire de atender a las necesidades y proveer a los deseos de todos los hombres, trabajan por arrebatar y hacer común cuanto se ha adquirido a título de legítima herencia, o con el trabajo del ingenio y de las manos, o con la sobriedad de la vida.
Ese mismo sol..., ese mismo cielo..., presenciaron la horrible desdicha...» El jesuita calló un momento, y luego exclamó: «-¡Pasad, vapores terrenales, que venís a enturbiar el oriente de mis eternos días!...» Carlos V se acariciaba las barbas con visible impaciencia, como temeroso de llorar.
Ya lo veis, trabajadores, todo está de la mejor manera posible: tenemos la nobleza, monumento constante del heroísmo de nuestros antepasados y de nuestras glorias patrias; el sacerdocio, arca santa donde se conserva la revelación de las sagradas escrituras, que nos anuncia la felicidad que disfrutaremos en el cielo gozando para siempre de la presencia del padre eterno, si abandonamos los bienes terrenales para que los disfruten ellos...
Las mujeres llevaban un velo transparente sobre los perfumados cabellos; los hombres llevaban la cabeza enteramente afeitada y reluciente, representaban los astros terrenales de la gran religión, y sus siatros de cobre, plata y aun oro, embelesaban con melodioso tintileo.
¿Dónde estaban sus horas de soberbia mundanal? »Se habían ido para siempre, llevándose mis ilusiones terrenales. »Todos los que me acompañaban huyeron ante el espectáculo horrible de vuestra esposa y ante la fetidez que despedía.
Tales sabandijas que, si bien, según Goethe, han debido contribuir al gran Todo, suelen con frecuencia cambiar nuestro paraíso terrestre en un infierno (el simbolismo se desprende aquí también de las experiencias terrenales), debieron igualmente en otra época, según la realista concepción de Bosch, llenar de incomodidades el cielo, y la servidumbre celeste tendría que echarlos de allí un sábado de limpieza general.
Si la raza o el pueblo, si el Estado o una forma determinada del mismo, si los representantes del poder estatal u otros elementos fundamentales de la sociedad humana tienen en el orden natural un puesto esencial y digno de respeto, con todo, quien los arranca de esta escala de valores terrenales elevándolos a suprema norma de todo, aun de los valores religiosos, y, divinizándolos con culto idolátrico, pervierte y falsifica el orden creado e impuesto por Dios, está lejos de la verdadera fe y de una concepción de la vida conforme a esta.
Como el platonismo, en punto a terrenales afectos, no es eterno, llegó un día en que el galán, cansado de conversar con las estrellas en la soledad de sus noches, se espontaneó con la madre, y ésta, que había aprendido a estimar al español, le dijo: -Mi Carmen te llevará en dote una riqueza digna de la descendiente de emperadores.
Allí acaban la fuerza y el talento, allí acaban los goces y los males allí acaban la fe y el sentimiento: allí acaban los lazos terrenales, y mezclados el sabio y el idiota, se hunden en la región de los iguales.
Además, ésta aspira á la beatitud y a desatarse de los lazos terrenales; y como el ser que se libra es distinto de la cadena que lo abrazaba, el alma es distinta de la naturaleza cuyos lazos desea y tiende a romper.