terremoto


También se encuentra en: Sinónimos.

terremoto

(Del ital. terremoto < lat. terrae motus, movimiento de la tierra.)
1. s. m. GEOLOGÍA Sacudida de la superficie terrestre provocada por las ondas sísmicas originadas por los movimientos de las rocas a lo largo de los planos de falla sentimos los temblores del terremoto. sismo, seísmo, temblor
2. coloquial Persona muy movida e inquieta, en especial los niños.

terremoto

 
m. geol. Seísmo.

terremoto

(tere'moto)
sustantivo masculino
1. movimiento sísmico de gran intensidad con epicentro terrestre El terremoto derrumbó antiguos edificios de la ciudad.
2. cosa que ocasiona gran agitación y desconcierto La noticia del cierre de la empresa fue un terremoto para sus empleados.
3. figurativo persona que es nerviosa, impulsiva y produce agitación La joven era un verdadero terremoto para sus padres.
Sinónimos

terremoto

sustantivo masculino
Traducciones

terremoto

earthquake, seism

terremoto

terremoto, sismo

terremoto

zemětřesení

terremoto

jordskælv

terremoto

Erdbeben

terremoto

maanjäristys

terremoto

potres

terremoto

地震

terremoto

지진

terremoto

aardbeving

terremoto

jordskjelv

terremoto

jordbävning

terremoto

แผ่นดินไหว

terremoto

deprem

terremoto

động đất

terremoto

地震

terremoto

Земетресение

terremoto

地震

terremoto

SMearthquake

terremoto

m. earthquake.

terremoto

m earthquake
Ejemplos ?
Y aunque no quiera el derrumbe me van cayendo tan dentro que deshilando vocablos es terremoto de léxicos… 19 Me asalta la nostalgia esta mañana con sus enredos de gastadas lágrimas cuando el silencio me responde férreo que no habrá más tu calor en mis desvelos.
XCOMUNIÓN CONTRA EXCOMUNIÓN De acuerdo con el Obispo de Trujillo don Carlos Marcelo Corni, el padre fray Dionisio de Oré, guardián de San Fran- cisco, fray Juan de Zarate, prior de Santo Domingo, fray Lope Cueto, superior de San Agustín, y el comendador de la Mer- ced fray Juan Rodríguez, resolvieron sacar en procesión so- lemne la imagen de san Valentín el día 14 de Febrero de 1627, para que no se repitiese el terremoto que en igual día del año anterior aterrorizó al vecindario.
Si bien se hace la cuenta, los peruanos por ejemplo, resultaríamos á motín por barba. Siempre estamos listos para el barullo. Des- prevenidos nos cogerá un terremoto; pero un bochinche... ¡cuán- do!
Y por ellas seguiremos trabajando hasta reconstruir las 222 mil viviendas comprometidas. Hace tres años les pedí guardar un minuto de silencio por las víctimas del terremoto.
Por cometerse delito en el interior de la habitación por desorden escandaloso que exija pronto remedio, o por reclamación del interior de la casa; 3. En caso de incendio, terremoto, inundación, epidemia u otro análogo; 4.
En caso de incendio, terremoto, inundación, epidemia y otro análogo; y para verificar cualquier visita o inspección de carácter puramente sanitario con arreglo a la ley; 4.
VII San Antón, no soy tu devoto, si no le pones luego coto a este diabólico alboroto. ¡Motín semeja, o terremoto, o hinchado torrente que ha roto los diques, y todo lo inunda!
Dos días después, el 14 de enero, la revista The Economist inició su sección financiera con la siguiente información Tal como en 1985, cuando un terremoto real sacudió a México, el sismo financiero derivado de la devaluación del peso en diciembre ha lanzado a la economía al desorden.
La ciudad de México, ha sido la zona que más ha sufrido el impacto de este terremoto, 2 sismos en menos de 48 horas, la pérdida de muchas vidas, los que continúan atrapados, los damnificados, todos ellos nos preocupan y merecen toda nuestra atención; en la ciudad de México el Jefe del Departamento del Distrito Federal por instrucción del C.
La Exposición de vacas en Madison Garden, y Lechería El terremoto de Charleston La nevada La ocupación de Oklahoma Los anarquistas de Chicago Una elección de Presidente La inundación de Yorktown El linchamiento de los italianos en N.
Del terremoto de Haití. Bueno, entonces yo por eso quería hacer ese comentario, la situación de Venezuela hoy, la situación geopolítica, y no sólo de Venezuela, cuando estaban tumbando a Correa, cuatro o cinco llamadas y a Buenos Aires; y a esa misma noche salieron los cancilleres a Quito, aterrizaron… ¿Tú no fuiste?
Por más que el corazón le llamaba hacia las doctrinas tradicionales, al espiritualismo más puro, los libros de cubierta de color de azafrán, que entonces empezaban a correr por España anunciando, entre mil galicismos, que el pensamiento era una sección del cerebro, trastornaban el juicio del pobre Zurita. La duda entró en su alma como un terremoto, y sus entrañas padecieron mucho con aquellos estremecimientos de las creencias.