tero


También se encuentra en: Sinónimos.

tero

s. m. Argent. ZOOLOGÍA Teruteru, ave zancuda de plumaje blanco mezclado de negro y pardo.
Traducciones

tero

čejka jihoamerická, čejka jižní

tero

sydvibe

tero

Bronzekiebitz

tero

southern lapwing

tero

eteläamerikanhyyppä

tero

vanneau téro

tero

pavoncella del Cile

tero

ナンベイゲリ

tero

chileense kievit

tero

czajka miedziana

tero

chiqueira, espanta-boiada, gaivota-preta, quero-quero, quer-quer, tetéu, téu-téu
Ejemplos ?
Así mismo, suena a lo lejos, el grito del tero-tero; chirría, enojada, la lechuza gritona, y hasta se oye el bullicioso y pesado remonte del chajá, en una sonora llamada.
Teru-Tero había crecido también, pero era siempre el mismo ser disforme, de largas piernas escuálidas, brazos de chimpancé y enorme cabeza hundida entre los hombros, que se elevaban a manera de dos montículos.
El estilo oficinesco ha de ser llano, sobrio o ajeno a ampulosidades, aus­ tero o rebelde al empleo de imágenes, y de él debe desterrarse la fraseología de convención, que no es más que paja picada.
La majada dispara en el corral por todos lados, la dumba tañe apurada; los perros han acudido y ladran desesperadamente hacia el corral, excitados por el: «chúmale» del amo; los tero-teros se deshacen en gritos, y un rato después que un perro ha echado un quejido lastimero, herido seguramente por la cuchilla muda, crujen las ramas del sauco; y el patrón, y el capataz, ahora, tiran derecho a matar, si pueden, mientras las ramas siguen crujiendo, y retumban los tiros, siniestros en la noche, con un rápido relampagueo; y el silbido largo, rabioso, de las balas, que corren, ciegas, en el aire, apuradas, una tras de otra, allá lejos, se va perdiendo.
El overo del piquete, atado a soga, cerca de las casas, pacía filosóficamente, sin imaginarse que en ese momento, su frente blanquecina, se habla maquillado, ofreciendo una coloración verdirroja. De cuando en cuando, en su atolondramiento de bohemio, gritaba un tero.
Los cencerros de la tropilla, el continuo cliqueteo de las pezuñas, un balido, un relinche, la crepitación de un fósforo, el grito lento de los peones: «¡Vaaca!» interrumpen, por un rato, el canto de las ranas o el gruñido sordo de la vizcacha, dando lugar al clamoreo vibrante del tero, a la protesta enojada, diez veces repetida, con tono agrio, de la lechuza quisquillosa.
Y le dio el trozo de carne, gordo, bien asado, apetitoso. Teru-tero se incorporó y lo tomó con ambas manos. Tenía hambre, pero no se atrevía a comer.
Ni al zorro, entonces, le lucían sus vivezas, ni al tero, sus gritos, ni al avestruz, sus dengues, ni al venado, su ligereza; ni con su desliz silencioso, ni con sus erguimientos enojados se salvaba la víbora, ni la perdiz, con su más completo arrasamiento.
En vano, protestaron todos los bichos y pájaros que ya poblaban la Pampa; no había más remedio que sufrir y aguantar, lo que, renegando, hicieron, consiguiendo apenas, a gritos, una que otra pinceladita colorada, azul, verde o amarilla, algunos privilegiados, como el churrinche, que quedó con la cabeza y el pecho punzó, el flamenco que logró media mano de rosado, el tero que pudo teñirse las espuelas de colorado, y así algunos otros.
Don Ciriaco –después de muerta su mujer– llevó a Aceguá, en calidad de concubina, a una de sus agregadas: y casi todos los veranos iba, con ella y su hija Camila, a pasar un par de meses en la estancia del río Negro, que era muy alegre, y tenía, a seiscientos metros, un bañadero espléndido. Durante estas cortas estadías, la diversión favorita de Camila era Teru-tero.
13=) INCISO XIII = AREA DE INFLUENCIA: "GENERAL PINEDO" LIMITE OESTE: CH.1,16,30, 31, 44, 45, 58, 59, 70, 81, 91, 92 / PARC.7, 10, 11 DE LA CIRC. II QUE LIMITA CON SANTIAGO DEL ES-/ TERO.
AL OESTE: De esta afluencia, la Quebrada Trapazola, aguas arriba, hasta sus orígenes; de estos orígenes, la línea de cumbre hacia el Norte y en corto trecho hasta alcanzar las nacientes de la Quebrada Cotrina, aguas abajo, hasta, su confluencia con la Quebrada Las Lajas; la Quebrada Las Lajas, aguas abajo, hasta su confluencia con la Quebrada Palmales, formadoras del Río Zarumilla; el Río Zarumilla, aguas abajo, hasta la altura latitudinal de los Hitos de Frontera denominado dos Bocas; del Río Zarumilla, el Canal Internacional, y la Quebrada Aguas Verdes, aguas abajo, hasta su desembocadura en el Estero de Hualtaco; el Estero de Hualtaco...