terceto

(redireccionado de tercetos)
También se encuentra en: Sinónimos.

terceto

(Del ital. terzetto.)
1. s. m. POESÍA Estrofa formada por tres versos de arte mayor, por lo general endecasílabos.
2. MÚSICA Composición musical para tres voces o instrumentos.
3. MÚSICA Conjunto de tres voces o de tres instrumentos.
4. POESÍA Tercerilla, composición métrica de tres versos de arte menor.
5. terceto encadenado POESÍA Estrofa de tres versos en la que el primer verso rima con el tercero y el segundo rima con el primero y el tercero de la siguiente estrofa de tres versos.

terceto

 
m. métr. Combinación métrica de tres endecasílabos; riman el primero con el tercero, quedando el segundo libre.
terceto encadenado Aquel cuyo segundo verso rima con el primero y el tercero del terceto siguiente.
mús. Composición para tres voces o instrumentos.
Trío.
Sinónimos

terceto

sustantivo masculino
(art.) trío.
Uno y otro son términos propios de la música.
Traducciones

terceto

triplet

terceto

Triplet

terceto

الثلاثي

terceto

Triplet

terceto

SM
1. (Mús) → trio
2. (Literat) → tercet, triplet
Ejemplos ?
Escribió algunos libros de poesía (Lágrimas panegíricas, 1639; Elegía, 1645, a la muerte de doña Isabel de Borbón y tercetos en la muerte de Juan Pérez de Montalbán) y participó en la Academia de Madrid, ya que Jerónimo de Cáncer le escribió un vejamen en 1649 donde menciona que escribió con él y otro amigo, acaso Sebastián Rodríguez de Villaviciosa, la comedia San Isidro.
Cada canto fue compuesto por estrofas de tres versos endecasílabos o terza rima, que se dice él mismo inventó (tercetos) El poema se ordena en función del simbolismo del número tres, que evoca la Trinidad Sagrada, el Padre, el Hijo y Espíritu Santo, el equilibrio y la estabilidad, y el triángulo, las tres proposiciones que componen el silogismo, se sumaba al cuatro, que representaba los cuatro elementos: Tierra, aire, fuego y agua, dando como resultado el número siete, como siete son los pecados capitales.
En siete partes: 600 sonetos 12 poemas em outava rythma, silvas e sextinas canciones, odas, madrigales, sextinas y tercetos 20 églogas redondillas, glosas, cantos, décimas, novelas y epigramas "Musa nueva" con sonetos, octavas, tercetos, cantos, etc.
En primer lugar, es un soneto de arte mayor compuesto por catorce versos endecasílabos repartidos entre cuatro estrofas que a su vez se dividen en dos cuartetos y dos tercetos.
Tascando frenos áureos bajo las riendas frágiles Cruzaron los tercetos, como corceles ágiles; Abriéndose ancho paso por entre aquella grey Vestido de oro y púrpura llegó el soneto rey, Y allí cantaron todos...
Se volvió charlador, se dio un baño de alegría, compró levita nueva, y comenzó un poema en tercetos titulados, pues es claro: El pájaro azul.
En los tercetos En loor de la poesía hay lo que puede 11a- juaisc derroche de ilustración y gran conocimiento de los clá- sicos griegos y latinos, cuyo estudio, en 1607, apenas si se iniciaba en la Universidad de San Marcos, á cuyas aulas no era aún lícito penetrar á la mujer.
No fué una sabia, no fué un portento de erudición como la pseudo-autora de los tercetos; fué sen- cillamente una poetisa que transparentó siempre, en sus ver- sos, femeniles exquisiteces.— Si México posee una hija mimada de Apolo, el Perú la tuvo antes, se dijeron nuestros antepasa- dos: y por esta razón de pueril vanidad patriótica no hubo, en los tiempos de la colonia, quien, sin prejuicios y con áni- mo sereno, acometiera la investigación.
EL FOETA DE LAS ADIVINANZAS 2(i EI resto del libro lo forman quinttllas, acrosticos, mas 6 menos caprichosos, sonetos, redondillas, tercetos, versos de pie quebrado, ecos y cuanta estravagancia ritmica puede ocurrrisele al humano cerebro.
Indudablemente, el autor de la composición En loor de la poesía era buen poeta y hombre de vastísima ilustración, que se propuso halagar á su amigo Diego Mexía, el sevillano, en- viándole, para proemio de su Parnaso antartico, los magníficos tercetos.
Hay entonación robusta en los tercetos, de caprichosa estructura, con que dedica el libro: A la memoria de mi madre santa— jamás las peripecias del combate que el ardimiento nubil agiganta, te anuncien que mi espíritu se abate.
Las décimas son buenas para quejas; el soneto está bien en los que aguardan; las relaciones piden los romances, aunque en octavas lucen por extremo. Son los tercetos para cosas graves, y para las de amor, las redondillas.