tepaneca

(redireccionado de tepanecas)

tepaneca

adj./ s. m. y f. HISTORIA De un pueblo amerindio mexicano, del grupo nahua y de lengua uto-azteca.

tepaneca

 
adj.-com. etnog. Díc. del individuo perteneciente a un pueblo amerindio del grupo nahua, de la familia lingüística yuto-azteca, hoy extinguido. En el s. XIII, los tepanecas se establecieron en el altiplano central de México.
Ejemplos ?
Y los AZTECAS-MESHICAS eran tan insignificantes para ellos, sobre todo para los engreídos TEPANECAS adoradores de TEZCATLIPOCA, que tuvieron que padecer mucho aún, antes de encontrar el sitio anhelado.
En efecto, muchos pueblos se mantuvieron fieles a la milenaria tradición tolteca; los mayas, purépechas, tepanecas, tlaxcaltecas, zapotecas, mixtecas y mixes por solo mencionar a algunos pueblos que se mantuvieron independientes, rechazando la ideología y religión Azteca.
En efecto, mientras los aztecas desarrollaban su ideología imperialista-militar-materialista, representada en la dualidad Tláloc-Huitzilopochtli, muchos otros pueblos como los mayas, purépechas, tepanecas entre otros mantenían la antigua dualidad Tláloc-Quetzalcóatl, que aún se manifestaba en algunos de los pueblos de la llamada triple alianza, ya que los texcocanos por influencia de Netzahualcóyotl se mantuvieron fieles a la antigua doctrina tolteca.
Cuando los AZTECAS hicieron lo ordenado, los pueblos que los acompañaban, los de HUEJOTZINGO, los de CHALCO, los de XOCHIMILCO, los de TLAHUAC, los de MALINALCO, los CHICHIMECAS, los TEPANECAS y los MATLATZINCAS les preguntaron: -¿Y ahora a dónde nos dirigiremos?
Y entre ellos había muchas rivalidades, sobre todo entre los TEPANECAS que habían fundado en la orilla poniente del gran lago su señorío llamado AZCAPUTZALCO y que había crecido tanto y tanta era su población que parecía un hormiguero; y los chichimecas ACOLHUAS, cuya ciudad, a la orilla oriente del lago, parecía un espejo de sabiduría, y la llamaban TEXCOCO.
Y en honor a su guía, los bárbaros CHICHIMECAS fundaron el pueblo de XOLOC; después se establecieron en TENAYUCA, donde junto con los TEPANECAS, pobladores de aquellos lugares, levantaron una hermosa y enorme pirámide: Su TEOCALLI.
A donde quiera que llegaban, los TEPANECAS los perseguían y los miraban como intrusos. Los habían ya expulsado de CHAPULTEPEC. Habían vagado por una zona pedregosa y llena de alimañas a los pies del gran cerro del Ajusco.
De qué manera vencer tántos ataques, como aquel de COPIL qué había enardecido los ánimos de los TEPANECAS, de los XOCHIMILCAS, de los CHALCAS, para que se vengaran del engaño que les habían hecho cuando les dijeron que avanzaran, que los AZTECAS no proseguirían.
Tenían que combatirlo, antes de que prosiguiera convirtiendo a su pueblo TEZCOCANO en el primero de ANAHUAC. Al menos eso pensaba TEZOZOMOC, el señor de los TEPANECAS, el guía de los que poblaban AZCAPUTZALCO.
Un día los ejércitos invasores llegaron terroríficos y arrasaron sin misericordia todo. IXTLILXOCHITL tuvo que huir con NEZAHUALCOYOTL, perseguido salvajemente por los TEPANECAS.
Y miró también cómo bárbaramente los TEPANECAS, en gran número, se arrojaban contra el señor de TEZCOCO, sin respeto alguno para la civilización hasta entonces construida.
Tres de ellos lo llenaron de tiernas caricias ante su orfandad y lo reconfortaron. Eran tres forzudos guerreros que prometieron acompañarlo y protegerlo en contra de las acechanzas de los TEPANECAS.