tentáculo

(redireccionado de tentáculos)
También se encuentra en: Sinónimos.

tentáculo

(Derivado del lat. temptare, palpar.)
1. s. m. ZOOLOGÍA Apéndice móvil y blando que tienen muchos moluscos, crustáceos y otros animales invertebrados y que les sirven para tocar y agarrar el pulpo se agarró a la roca con sus tentáculos.
2. Medios que tiene una persona para extender su influencia y su dominio extendió sus tentáculos y su poder por toda la empresa .

tentáculo

 
m. Cada uno de los apéndices largos, flexibles y móviles que tienen ciertos animales invertebrados y que les sirven como órganos del tacto y para la prensión.

tentáculo

(ten'takulo)
sustantivo masculino
1. zoología cada uno de los miembros largos y flexibles de ciertos invertebrados los tentáculos de un pulpo
2. figurativo poder que tiene una persona o cosa para extender su influencia Extendió sus tentáculos para apoderarse de la empresa.
Sinónimos

tentáculo

sustantivo masculino
Traducciones

tentáculo

Tentakel

tentáculo

tentacle, feeler

tentáculo

tentacule

tentáculo

tentáculo

tentáculo

tentakel

tentáculo

Fangarm

tentáculo

Lonkero

tentáculo

SMtentacle
la mafia va extendiendo sus tentáculosthe Mafia is gradually spreading its tentacles
Ejemplos ?
Entretanto huían las horas, y bajo las arcadas de cal y ladrillo la máquina inmóvil dejaba reposar sus miembros de hierro en la penumbra de los vastos departamentos; los cables, como los tentáculos de un pulpo, surgían estremecientes del pique hondísimo y enroscaban en la bobina sus flexibles y viscosos brazos; la maza humana apretada y compacta palpitaba y gemía como una res desangrada y moribunda, y arriba, por sobre la campiña inmensa, el sol, traspuesto ya el meridiano, continuaba lanzando los haces centelleantes de sus rayos tibios y una calma y serenidad celestes se desprendían del cóncavo espejo del cielo, azul y diáfano, que no empañaba una nube.
Al ver que se disponía a acertarme un golpe con uno de sus tentáculos, cerré los ojos y exclamé gorgoriteante en el agua: ¡Fuerte soy!
Entonces cuando uno ha vivido esas situaciones, y dice, bueno, qué soledad, a uno lo invade entonces Bolívar, desde la distancia, cuando dijo por allá: “Qué puede un pobre hombre contra el mundo.” Entonces, ahora, señores candidatos y candidatas de hoy, ustedes son los candidatos del pueblo, no de la burguesía local, de allá de oriente, o de occidente, o de donde sea pues, no se dejen atrapar, porque estoy seguro que ya los tentáculos burgueses se mueven, ufff, la burguesía...
Embebed bien vuestras raíces, porque el sol ha dispersado las nubes e inundará hoy los campos con una lluvia de fuego. Y las plantas, obedientes al consejo, alargaron por debajo de la tierra sus tentáculos y absorbieron con ansia la fresca linfa.
Tras el éxito de la revuelta, muchos políticos y periodistas europeos hablaron, con un aire de iniciados, sobre la brillante organización de los "jóvenes turcos" que, se decía, habían extendido sus tentáculos por todas partes.
Al carao en que los zopilotes se refugian, los años han ido, despiadados, despojándole de todas sus hojas, hasta dejarlo mondo. Y es así que sus ramas se extienden retorcidas, atormentadas, coronando el tronco rugoso, como los ocho tentáculos de un pulpo.
La victoria de Junio hizo que toda la Francia burguesa saludase por un momento en Cavaignac a su redentor, y cuando, poco después de las jornadas de Junio, el partido antirrepublicano volvió a cobrar su personalidad independiente, la dictadura militar y el estado de sitio en París sólo le permitieron extender los tentáculos con mucha timidez y gran cautela.
¿No me heristes hoy, con tu frialdad de ignorante curiosa? Ahora sé mi presa dolorida, así luego te serán más caritativos mis brazos, sorbentes como tentáculos.
El cuarto daba a una enramada cubierta de parrales, entre cuyas hojas pendían maduros los racimos ubérrimos. Los sarmientos acariciaban los muros con sus retorcidos tentáculos.
Varias veces el pescador ha creído sentir en sus desnudas piernas el contacto frío y viscoso de aquellos brazos que, como tentáculos de un pulpo, se tienden hacia él con una avidez implacable.
Habíase pasado debajo de los brazos de Valentín un cordel del cual los de arriba tiraban con furia; pero, la arena no soltaba la presa, la retenía con tentáculos invisibles que se adherían al cuerpo de la víctima y la sujetaban con su húmedo y terrible abrazo.
A la bulla de los loros montaraces y a la algazara de los hombres encaminados otra vez con seguridad sobre u pista, el negro trashumante corrió de los podridos troncos de bucare, entre los que se disimuló por un momento, a guarecerse entre las altas raíces de un matapalo, que sobresalían de la tierra y a flor de tierra se desparramaban como los tentáculos de un pulpo.