tenia


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con tenia: tenis

tenia

(Del gr. tainia.)
s. f. MEDICINA, ZOOLOGÍA Gusano cestodo plano y segmentado, que vive parásito en el intestino del hombre y se transmite a través del cerdo. solitaria
NOTA: Nombre científico: (Taenia solium.)

tenia

 
f. zool. Nombre común de diversos platelmintos de la clase cestodos, del género Taenia y afines. Son gusanos parásitos que viven en el intestino de los vertebrados.
anat. Grupo de gusanos parásitos, productores del quiste hidatídico o hidatidosis. (V. hidatidosis.)
arq. Listel o filete.

tenia

('tenja)
sustantivo femenino
gusano parásito del cuerpo blanco largo y aplanado La tenia se adhiere al intestino del hombre.
Sinónimos

tenia

sustantivo femenino
2 (art.) filete.
Traducciones

tenia

tenia

tenia

SFtapeworm

te·ni·a

f. flatworm of the class Cestoda that in the adult stage lives in the intestines of vertebrates;
pop. tapeworm.

tenia

f Taenia, tapeworm
Ejemplos ?
Atena ::Yo fui, yo le aparte de una alegría que ya no tenia remedio, yo que sumí en el desconcierto sus ojos y le volví contra el rebaño, las bestias del botín que todavía no se habían repartido y que tus boyeros guardaban mezcladas.
El recién nacido tenia casi el total de las señales que distinguirían al señor tolteca, en cuyo tiempo y gobierno, se destruiría definitivamente la grande TOLLAN.
Yo no acostumbro á ocuparme de estos pobres espíritus, que abandonan caritativamente sus negocios por ocuparse de los agenos; pero á los desocupados como á los gaceteros, les recordaré á mi vez con Cervantes el cuento de aquel loco de Sevilla, que hinchaba los perros con un cañuto, y dándoles una palmadita en la barriga cuando ya los tenia hinchados, preguntaba á los necios que le miraban: «¿Pensarán vuestras mercedes ahora que es poco trabajo hinchar un perro?» ¿Pensarán Vms, digo yo á mis preguntadores,que así se escriben poema como se hilvanan los chismográficos cuentecitos de sus gacetillas?
Dieron cautelosamente Dos golpecitos por fuera, Mas doña Luz cautamente A oir aguardó prudente La voz del de la escalera. «Luz!»---dijeron, mas tan quedo Que no pudo conocer El acento y tuvo miedo; Porque tenia en Toledo Mucha traicion que temer.
Aprovecho la oportunidad para decir que aun cuando la Constitución de la República fue modificada por el Consejo de Ministros para que el requisito de la edad no fuese un obstáculo a los hombres jóvenes para aspirar a la Presidencia de la República, debo decir que conmigo no se contó para esa modificación, que a mi ni siquiera se me consultó; que fue un derecho del Consejo de Ministros, en el que yo no tenia ningún interés.
Ellos se fueron por un alto y reconociendo la gente que tenia dispuesta para el ataque se desviaron del camino, sin embargo los esperé en otra trinchera que tenía cerca de la entrada de la ciudad y ahí les di dos cargas(embestidas) y se mató a uno.
Habia allí muchas firmas De persona de gran cuenta De Luis XIV de Francia, De Ricardo de Inglaterra, Del emperador don Cárlos De Alemania, y en pos de esta La del cardenal Cisneros y Cárlos XII de Suecia. Parecia que aquel hombre Sabia todas las lenguas, Pues notas tenia escritas De su mano en todas ellas.
Por esta causa nosotros entramos a una bahía(La Herradura) no lejos al sur de la ciudad de Cyppo( La Serena ) habitada por los españoles, en 29°30 minutos, donde tuvimos certeza segura de nuestros hombres, en el numero de catorce, para buscar que conveniencia tenia el lugar y que nos ofrecía para quedarnos ahí, pero fuimos inmediatamente detectados por los españoles de la ciudad de Cyppo (La Serena era denominada "ciudad de Coquimbo") anteriormente mencionada, quienes rápidamente llegaron a ser trescientos soldados, y al menos cien de ellos eran españoles, cada uno bien montado sobre sus caballos, el resto eran nativos, corriendo como perros tras nosotros, todos desnudos en su más miserable servidumbre.
Plaze a sus altezas si pertenece al dicho officio de almirante segunt que lo tenia el dicho almirante don alonso enriquez, quondam, y los otros sus antecessores en sus districtos y siendo justo.
Amooor, pronunciaba el sabio obeso, con el pulgar de la diestra metido en la bolsa del chaleco, y tamborileando sobre su potente abdomen con los dedos ágiles y regordetes, y continuó: —Puedo confesar francamente que no tenia predilección por ninguna, y que Luz, Josefina y Amelia ocupaban en mi corazón el mismo lugar.
Pero casi luego comenzó á llorar una criatura, al parecer recien nacida, a cuyo lloro quedó don Juan confuso y suspenso, sin saber que hacerse ni que corte dar en aquel caso; porque, en volver á llamar á la puerta, le pareció que podia correr peligro aquella cuya era la criatura, y en dejarla allí, la criatura misma; pues el llevarla á su casa, no tenia en ella quien la remediase...
Contóle esta hermosa con la mas ingenua y tierna expresion los perjuicios que le hacia un tio que no tenia, con que artificio la habia privado de un caudal que nunca habia poseido, y los temores que le causaban sus arrebatos.