tempestuoso


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con tempestuoso: pareja, disgustado

tempestuoso, a

1. adj. METALURGIA Se aplica al tiempo, clima o lugar que tiene tempestades frecuentes no me gustaría vivir en un país tempestuoso. tormentoso
2. METEOROLOGÍA Se refiere a la nube o cielo que amenaza tempestad. borrascoso
3. Se aplica al ambiente que es tenso o violento me sentía incómoda en aquella reunión tempestuosa. cargado

tempestuoso, -sa

 
adj. Que causa o constituye una tempestad.
fig.Tenso, que amenaza una situación violenta; agitado, violento.

tempestuoso, -sa

(tempes'twoso, -sa)
abreviación
1. que produce o amenaza con producir una gran perturbación atmosférica una lluvia tempestuosa
2. tranquilo que está agitado, tenso y puede producir una situación violenta un tempestuoso proceso electoral
Sinónimos

tempestuoso

, tempestuosa
Traducciones

tempestuoso

stormy, gusty, impetuous

tempestuoso

عاصِف

tempestuoso

bouřlivý

tempestuoso

stormende

tempestuoso

stürmisch

tempestuoso

myrskyinen

tempestuoso

orageux

tempestuoso

olujni

tempestuoso

嵐の

tempestuoso

폭풍의

tempestuoso

stormachtig

tempestuoso

stormfull

tempestuoso

burzowy

tempestuoso

tempestuoso

tempestuoso

бурный

tempestuoso

stormig

tempestuoso

ราวกับพายุ

tempestuoso

fırtınalı

tempestuoso

bão táp

tempestuoso

暴風雨

tempestuoso

ADJstormy
Ejemplos ?
En cambio, el duendecillo ya no podía estarse quieto como antes, escuchando toda aquella erudición y sabihondura de la planta baja, sino que en cuanto veía brillar la luz en la buhardilla, era como si sus rayos fuesen unos potentes cables que lo remontaban a las alturas; tenía que subir a mirar por el ojo de la cerradura, y siempre se sentía rodeado de una grandiosidad como la que experimentamos en el mar tempestuoso, cuando Dios levanta sus olas; y rompía a llorar, sin saber él mismo por qué, pero las lágrimas le hacían un gran bien.
Estampó el nombre de su prometida, el suyo propio y el del buque, metió el papel en una botella vacía que encontró a mano y, tapándola fuertemente, la arrojó al mar tempestuoso.
Personajes: ALONSO, Rey de Napoles SEBASTIAN, su hermano PROSPERO, el legítimo Duque de Milán ANTONIO, su hermano, el usurpador del Ducado de Milán FERNANDO, hijo del Rey de Napoles GONZALO, un honesto consejero ADRIAN y FRANCISCO, caballeros CALIBAN, un salvaje y deformado esclavo TRINCULO, un bufón STEPHANO, un marinero borracho Capitan del barco Contramaestre Marineros MIRANDA, hija de Próspero ARIEL, un espíritu aereo IRIS, CERES, JUNO, NINFAS, espíritus ACTO I, escena 1 Un tempestuoso ruido de truenos y relámpagos se escucha: Entra un capitán de barco, y su contramaestre.
Por el estrecho tempestuoso, las tres carabelas avanzan, otra vela se iza en las espumas que abanican las piedras de la costa de Paria, las tres carabelas vienen pero del lado de los indios las veinte bocas las aguardan.
¡Oh secreto seguro deleitoso! roto casi el navío, a vuestro almo reposo huyo de aqueste mar tempestuoso. Un no rompido sueño, un día puro, alegre, libre quiero; no quiero ver el ceño vanamente severo de quien la sangre ensalza o el dinero.
Andamos suspensos y fluctuando, y unos chocamos en otros, y con suceder los naufragios algunas veces, son continuos los temores. A los que navegan en este tempestuoso mar expuesto a todas las tormentas, ningún otro puerto hay si no es el de la muerte.
El viento de los montes nos azotó tempestuoso, helado, bravío, y nuestros ponchos volaron flameantes, y las boinas, descubriendo las tostadas frentes, tendiéronse hacia atrás con algo de furia trágica y hermosa.
No la dulcificó el viejo marinero cuando la sardinera volvió a encararse con él; antes bien, cargó de nubes el ya tempestuoso cariz de su entrecejo, y por toda respuesta a tantas preguntas y declamaciones, largó a su vecina, a quemarropa, con la voz de un cañonazo, esta sola palabra: -¡Bribona!
La proximidad de la noche, lo tempestuoso del tiempo, y la distancia de sus habitaciones, cuadraba perfectamente a sus miras y le daban el derecho de esperar para sí y los suyos, una hospitalidad proporcionada al mérito contraído.
Si se hallara en el ponto, en peces abundante, ese hombre saltaría de la nave aunque el mar estuviera tempestuoso y podría saciar a muchas personas con las ostras que pescara.
El tiempo se mostraba tempestuoso, espesas nubes entoldaban el cielo y el viento norte, soplando con violencia en lo alto de la cabría, hacía gemir el maderamen sacudiendo los cables a lo largo de los niveles.
Por ello, lo que en griego se dice Pnoen, los nuestros lo interpretan algunas veces soplo, otras espíritu, otras inspiración o aspiración, y otras también alma; pero la palabra Pneuma siempre es espíritu, ya sea del hombre, como cuando dice el Apóstol: «¿Qué hombre puede saber lo que está encerrado en el pecho del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él?»; ya sea de las bestias, como se lee en el Eclesiastés: «¿Quién sabe si el espíritu del hombre sube al cielo, y si el espíritu de la bestia baja a la tierra, y perece juntamente con el cuerpo?»; ya sea este espíritu corpóreo, que también llamamos viento, porque este nombre se halla en el salmo, donde dice: «El fuego, el granizo, la nieve, la helada y el espíritu tempestuoso»...