temeroso

(redireccionado de temerosos)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con temerosos: distendido

temeroso, a

1. adj. Que causa temor el monstruo temeroso se esconde en esa cueva. temible
2. Que tiene o siente temor no le gustan los deportes de riesgo porque es muy temeroso. miedoso
3. Que recela algún daño. valiente

temeroso, -sa

 
adj. Que acusa temor.
Medroso, irresoluto.
Que recela un daño.

temeroso, -sa

(teme'ɾoso, -sa)
abreviación
1. persona que siente miedo de sufrir un daño La mujer caminaba temerosa por las calles desiertas.
2. valiente que es propio de la persona que tiene miedo Con pasos temerosos se acercó a la ventana.
Sinónimos
Traducciones

temeroso

خائِف

temeroso

vystrašený

temeroso

bange

temeroso

peloissaan

temeroso

effrayé

temeroso

uplašen

temeroso

・・・が怖い

temeroso

...을 두려워하여

temeroso

bang

temeroso

redd

temeroso

com medo

temeroso

rädd

temeroso

กลัว

temeroso

korkmuş

temeroso

sợ

temeroso

害怕, 可怕

temeroso

可怕

temeroso

ADJ
1. (= con temor) → fearful, frightened
2. temeroso de DiosGod-fearing, full of the fear of God
3. (= espantoso) → fearsome
Ejemplos ?
La misma imagen, la misma, así como la imagen africana era negativa, esa apariencia de limosneros dispuestos a aceptar componendas, temerosos, nosotros también aramos así.
Atenazados por la pobreza, temerosos del futuro, porque saben que el día de mañana será peor que el de hoy, obligados a comportarse hacia los demás como si algunas personas fueran inferiores y otras superiores, simplemente para obtener algo que comer, muchos seres humanos huyen de sus tierras de desesperación tratando de llegar a toda costa a otros países donde piensan que puede haber alguna esperanza.
Había, además, parejas estremecidas de placer, novias curiosas acompañadas por sus bienamados; recién casados; niños que se cogían de la mano, temerosos.
Un hondo silencio reinaba en el que fue teatro de la sangrienta lucha, silencio que solo interrumpía el imponente estruendo de los muros al desplomarse abrasados por las silbadoras llamas, o el ronco grito del chacal que, ofuscado por el ardiente resplandor del fuego, rugía en su cueva, temerosos de lanzarse sobre los cadáveres insepultos.
Y si han crecido, ha sido en errores, diferenciándose de los niños solamente en ser mayores y en la forma de los cuerpos; que en lo demás no están menos vagos e inciertos, apeteciendo el deleite sin elección y estando temerosos; y si se ven algún tiempo quietos, no es por inclinación, sino por miedo.
Entre tal aspaviento conducían a un individuo de triste aspecto: Moreno, mirada oscura, sonrisa muerta; arqueadas las cejas y gruesos los labios; rostro y corazón temerosos...
Rodolfo llegó a su casa sin impedimento alguno, y los padres de Leocadia llegaron a la suya lastimados, afligidos y desesperados: ciegos, sin los ojos de su hija, que eran la lumbre de los suyos; solos, porque Leocadia era su dulce y agradable compañía; confusos, sin saber si sería bien dar noticia de su desgracia a la justicia, temerosos no fuesen ellos el principal instrumento de publicar su deshonra.
En resolución, dijo que era la gente de más o de tanto provecho que había en su hermandad, y que de todo aquello que por su industria se hurtaba llevaban el quinto, como Su Majestad de los tesoros; y que, con todo esto, eran hombres de mucha verdad, y muy honrados, y de buena vida y fama, temerosos de Dios y de sus conciencias, que cada día oían misa con estraña devoción.
Éstos son generalmente los que, temerosos de perder el bien, que conocen no merecer, preconizan la constancia, la erigen en virtud, y hacen con ella el tormento de una vida que deben llenar la variedad y la sucesión de sensaciones tan vivas como diferentes.
Estaba toda la gente confusa, esperando llegase el bizarro bajel; pero, cuando vieron de cerca que era turquesco, porque se divisaban los blancos turbantes de los que moros parecían, temerosos y con sospecha de algún engaño...
El hermano perdulario había dicho por telégrafo que se enterrase a don Probo con toda decencia; pero, temerosos de un chasco desagradable, los compañeros de oficina no se atrevieron con la primera clase, y se dispuso la segunda, un ataúd sencillo, un nicho sin lápida de mármol -lo indispensable y estricto-.
Tanta pusilanimidad adoptada como sistema de conducta no podría dar más que un solo resultado: -el de que en nuestro país las grandes y fecundas instituciones solo se llevasen a la práctica por iniciativa y en provecho de los gobiernos arbitrarios y despóticos, poco temerosos de los hombres y de sus preocupaciones.