temeroso

(redireccionado de temerosas)
También se encuentra en: Sinónimos.

temeroso, a

1. adj. Que causa temor el monstruo temeroso se esconde en esa cueva. temible
2. Que tiene o siente temor no le gustan los deportes de riesgo porque es muy temeroso. miedoso
3. Que recela algún daño. valiente

temeroso, -sa

 
adj. Que acusa temor.
Medroso, irresoluto.
Que recela un daño.

temeroso, -sa

(teme'ɾoso, -sa)
abreviación
1. persona que siente miedo de sufrir un daño La mujer caminaba temerosa por las calles desiertas.
2. valiente que es propio de la persona que tiene miedo Con pasos temerosos se acercó a la ventana.
Sinónimos
Traducciones

temeroso

خائِف

temeroso

vystrašený

temeroso

bange

temeroso

peloissaan

temeroso

effrayé

temeroso

uplašen

temeroso

・・・が怖い

temeroso

...을 두려워하여

temeroso

bang

temeroso

redd

temeroso

com medo

temeroso

rädd

temeroso

กลัว

temeroso

korkmuş

temeroso

sợ

temeroso

害怕, 可怕

temeroso

可怕

temeroso

ADJ
1. (= con temor) → fearful, frightened
2. temeroso de DiosGod-fearing, full of the fear of God
3. (= espantoso) → fearsome
Ejemplos ?
No quiero dejar esta tribuna, sin antes rendir un homenaje a las esposas de nuestros soldados, hoy angustiadas y temerosas, pero jamás abatidas en su corazón espartano; a ellas nuestros agradecimientos y nuestra comprensión.
Es histórica la agitación e intranquilidad en que entran todos los pueblos del mundo y de modo muy temperamental el nuestro, al iniciarse las elecciones generales, ya que las actividades privadas se restringen deliberadamente temerosas del estado de agitación prevaleciente; las actividades públicas se afectan profundamente por la inquietud que invade a las propias autoridades y, además, por los fenómenos reflejos que se operan en el organismo presupuestal y en la economía de la nación.
Hoy, como país, mantenemos un audible silencio por esos antepasados de las generaciones actuales, temerosas de admitir el horror de los hechos pasados, intentando borrar de su mente una cruel vivencia que, al recordarla, tendría que enseñarnos a no ser inhumanos nunca jamás.
Y ya negras tinieblas de sombras temerosas del limpio cielo empañan en trasparente azul Y pasa un día y otro, y sin cesar me pierdo por la gastada senda de lo que ya no es.
Pero como no hay atajo sin trabajo, de esta otra guerra, que es la industrial y comercial, nacen temerosas perturbaciones, duros padecimientos, horribles desengaños y desconsoladoras ruinas.
El grupo de Viesca se alistaba sigilosamente; se habían tomado minuciosas precauciones; pero todas ellas no pudieron impedir que sus trabajos se manifestaran tan claros y amenazadores que las autoridades principales del lugar, temerosas, huyeron la víspera del levantamiento.
Mudas y temerosas entrevistas en la iglesia; algunas palabras por la noche en la reja, cuando Ramiro podía pasar disfrazado; pobres billetes, que más que palabras contenían lágrimas, eran el único alimento de su exaltada pasión; pasión en todo joven, en todo lozana y en todo andaluza; sedienta de lo futuro, y sin pasado para vivir de recuerdos.
Ya en frescos sotos al lugar contiguos los versos de amor leen de los antiguos; ya por umbrosos valles y por cerros les dan caza a las liebres temerosas; ya a los faisanes con sagaces perros ahuyentan de las matas más frondosas; ya lazos a los tordos, o ya hierros tienden en las sabinas olorosas; o ya con red o ya cebo y anzuelo turban los peces con paciente celo.
en que no se pueden atribuir a otra cosa los daños y escándalos que suceden sino a la licencia con que se deroga este decreto, y más, Señor, leyendo en el propio título, capítulo XIII, estas tan sanctas como temerosas palabras...
Si no le oyen, repite su rumor, cada vez más alto, hasta que nota que a través de los cristales, las mujeres se callan y escuchan temerosas y balbucean su nombre.
Fue su divina protectora diestra la que trazaba la invisible curva que siguieran los globos inflamados que lanzaba la vuestra, y fue esa diestra, que al más fuerte turba, la que ahuyentó las españolas naves, cual desbandada turba de temerosas aves; y esa diestra será la que, si intenta, corrido de su afrenta, hacer de su fortuna nuevo ensayo el soberbio español en mar o en tierra, circunde nuevo lauro a vuestra frente, más fulguroso que el del Dos de Mayo: ¡Gloria a Aquel, gloria a Aquel eternamente que es el Dios de la paz y de la guerra!
¡Qué airosa se cierne libre en los aires sobre sus alas, y esponja su fina y rizada pluma, la garza provocadora! ¡Cómo se burla del vuelo de las aves temerosas que la huyen, y a quien persigue revolando juguetona!