temerario

(redireccionado de temerarias)
También se encuentra en: Sinónimos.

temerario, a

(Del lat. temerarius.)
1. adj. Que se expone a peligros de manera imprudente si no fueras tan temerario tendrías menos accidentes. arriesgado prudente
2. Que se hace o se dice sin fundamento ni motivo no presentes afirmaciones temerarias como verdades absolutas. infundado, gratuito

temerario, -ria

 
adj. Imprudente.
Que se piensa, dice o hace sin fundamento.

temerario, -ria

(teme'ɾaɾjo, -ɾja)
abreviación
1. persona prudente que realiza una acción peligrosa sin prudencia un marinero temerario
2. que es propio de este tipo de personas Se plantó frente a sus atacantes con una actitud temeraria y desafiante.
3. que se hace o dice sin pensar en sus consecuencias Le dirigió a su jefe palabras temerarias.
Sinónimos

temerario

, temeraria
adjetivo
imprudente, arriesgado, osado, inconsiderado, suicida.
Temerario intensifica el significado; por esa razón, el delito de imprudencia temeraria es más grave que la simple imprudencia.
Traducciones

temerario

reckless, rash

temerario

tollkühn

temerario

ADJ
1. [persona, acto] (= imprudente) → rash, reckless; (= audaz) → bold
2. [juicio] → hasty, rash
Ejemplos ?
Nunca estás mejor que cuando eres tú misma, mi querida Dora; por lo tanto, no volveremos a hacer pruebas temerarias; recobremos nuestras antiguas costumbres para ser dichosos.
El muftí de su pais, no ménos cosquilloso que ignorante, encontró en su libro proposiciones sospechosas, mal-sonantes, temerarias, heréticas, _ó que olian á heregía_, y le persiguió de muerte: tratábase de saber si la forma substancial de las pulgas de Sirio era de la misma naturaleza que la de los caracoles.
En la sala con muros nítidos de mármol como cera, Con alfombras soberbias, con palos de oro rubio, Con arcos que levantaban sus bovedas temerarias, Con estrellas, como flores rojas sobre el techo azul, Con árboles que convertían al invierno en tierna primavera Y extendían sombras perfumadas a lo largo del arriate, Ahí estaba el emperador...
Aquí en esta parte hacemos una oportuna aclaración, con el sentido de réplica a las temerarias afirmaciones que hace Manuel de Jesús Andrade en sus Monografías de esta Provincia (El Oro), al consignar que, los primeros habitantes de Zaruma fueron los Quichés de Guatemala.
El juez resolverá si desecha de plano la demanda en los casos en que la parte actora no desahogue la prevención, no se cumplan los requisitos previstos en este Título, o se trate de pretensiones infundadas, frívolas, o temerarias.
-Mi querido Strong -dijo míster Wickfield con voz temblorosa-, amigo mío, no necesito decirte que siempre he tenido el defecto de buscar en todo el mundo un móvil dominante y de juzgar todos los actos de los hombres con esa medida estrecha. Quizá es eso lo que también me ha engañado en estas circunstancias, haciéndome tener dudas temerarias.
Sólo consignaremos que durante el siglo XV, época de titanes, en que se acometieron las más temerarias empresas y se dio por primera vez la vuelta al globo que habitamos, no cruzó por ninguna imaginación la idea de romper el istmo de Suez, o, si cruzó, fue rechazada como un absurdo.
Por este motivo, para que no se sigan estas consecuencias tan temerarias, funestas y perniciosas a las cosas humanas, no consiente que haya presciencia de los futuros, reduciendo Cicerón, y poniendo a un hombre Pío y temeroso de Dios en la estrechez de elegir una de dos vías: o que hay alguna acción dependiente de nuestra voluntad, o que hay presciencia de lo venidero; pues le parece que ambas posiciones no pueden ser ciertas, sino que si se concede la una se debe negar la otra; que si escogemos la presciencia de los futuros, quitamos el libre albedrío de la voluntad, y si elegimos éste, quitamos la presciencia del porvenir.
En estos vanos pronósticos y oráculos esta enfrascado este impío monarca cuando, asegurado en la certeza de la victoria, mandó poner fuego a los bajeles en que conducía el bastimento necesario para sus soldados; después, empeñándose con mucho ardimiento en empresas temerarias e imposibles, y muriendo a manos de sus enemigos en pago de su veleidad, dejó su ejército en tierra enemiga tan escaso de vituallas y víveres, que no pudieron salvarse ni escapar de riesgo tan inminente si, contra el buen agüero del dios Término, de quien tratamos en el libro pasado, no demudaran los términos y mojones del Imperio romano; porque el dios Término, que no quiso ceder a Júpiter, cedió a la necesidad.
MAS, EN TAL CASO, PONDRIAMOS EN ACCION LA FUERZA FORMIDABLE DE QUE DISPONEMOS, Y DESENCADENARIAMOS UNA MANIOBRA TAN TERRIBLE QUE HARIA TEMBLAR A LAS ALMAS MAS TEMERARIAS.
Por lo cual, para que la unión de los espíritus no quede destruida con temerarias acusaciones, entiendan todos que la integridad de la verdad católica no puede en manera alguna compaginarse con las opiniones tocadas de naturalismo o racionalismo, cuyo fin último es arrasar hasta los cimientos la religión cristiana y establecer en la sociedad la autoridad del hombre independizada de Dios.
Quisieron sólo preservarla de innovaciones temerarias e inconsideradas que hubieran expuesto los más esenciales intereses del Estado a fluctuaciones perpetuas.