Ejemplos ?
Thomae de telegrafiar con anticipación para reservarnos el lugar, quizá habríamos compartido el cuartito con viajeros locales, arrieros y perros, y probablemente nos hubiéramos ido a dormir sin cenar.» Los alemanes formaron una nueva colonia en Alta Verapaz a finales del siglo gracias a generosas concesiones otorgadas por los presidentes liberales Manuel Lisandro Barillas Bercián, José María Reyna Barrios y Manuel Estrada Cabrera.; se organizaron en una comunidad muy unida y solidaria, realizando actividades sociales en el Club Alemán o Deutsche Verein, en Cobán, fundado en 1888.
El Gabinete de Guerra instruyó a Robertson telegrafiar a Allenby el 18 de diciembre un proyecto basado en políticas alternativas: (a) Para completar la conquista de la totalidad de Palestina entre Dan y Beersheba y mantener el control del país por el resto de la guerra.
Bismarck, por su parte, "resumió" así el contenido del telegrama: "Después de que los informes acerca de la renuncia del príncipe heredero de Hohenzollern fueran oficialmente transmitidos por el Gobierno Real de España al Gobierno Imperial de Francia, el embajador francés presentó ante Su Majestad el Rey, en Ems, la exigencia de autorizarle a telegrafiar a París que Su Majestad el Rey habría de comprometerse a abstenerse de dar su aprobación para que la candidatura de los Hohenzollern se renueve.
Benedetti me interceptó en el paseo a fin de exigirme, insistiendo en forma inoportuna, que yo le autorizara a telegrafiar de inmediato a París, que me comprometería, de ahora en adelante, a abstenerme de dar mi aprobación para que se renueve la candidatura de los Hohenzollern.
Después del tiempo muerto, Worthy sacó, Magic recibió y devolvió a James, éste envió la bola a Byron Scott pero Cedric estuvo lo suficientemente inteligente para telegrafiar el pase y anticiparse para robar y dejar una posterior bandeja.
La empresa fabricante, convencidos de que las medidas escritas en el telegrama eran un error, envió un ataúd de tamaño estándar. Bates, indignado, volvió a telegrafiar para confirmar que el tamaño que indicaba en su primer telegrama era el correcto.
Acuerdan telegrafiar al Capitán General del Departamento Marítimo y a los Comandantes Militares de Algeciras, Ceuta, San Fernando y Jerez de la Frontera, así como a todos los alcaldes de la provincia, invitándoles a secundar el movimiento.
Finalmente, el 17 de agosto en Banalya, unos 150 km río arriba de Yambuya, Stanley encontró a Bonny, el única europeo que aún permanecía a cargo de la columna, junto con un puñado de portadores muertos de hambre: Barttelot había recibido un disparo en una disputa; Jameson había muerto en Bangala de una fiebre; Troup, inválido, había sido enviado a casa, y Herbert Ward, había vuelto por el Congo por segunda vez para telegrafiar al Comité de Socorro en Londres y obtener instrucciones adicionales (la columna no había sabido nada de Stanley en más de un año).
Publica también una segunda proclama en la que, además de comunicar los nombres de los miembros del comité, dice: Acuerdan telegrafiar al Capitán General del Departamento Marítimo y a los Comandantes Militares de Algeciras, Ceuta, San Fernando y Jerez de la Frontera, así como a todos los alcaldes de la provincia, invitándoles a secundar el movimiento.
En su base en Binangonan el capitán del Manila informó al de la cañonera Bulusán, el cual enfiló hacia Atimonan para telegrafiar a Manila.
El 6 de junio de 1947 acudió al aeropuerto a despedir a Eva Perón que partía en gira por Europa y escasos minutos antes de la partida el Presidente le entregó un papelito y le ordenó: “Embárquese y redacte el primer discurso de acuerdo con estas instrucciones”. Subió al avión con lo puesto y recién en la primera parada en Brasil pudo telegrafiar a su esposa dónde estaba.
Por este motivo, la división militar de Narciso Campero fue llamada la "Errante" o "Israelita", pues vagaba en el desierto de Atacama sin rumbo y sin objetivo militar preciso Sin embargo, en un manifiesto publicado en 1882 el General Eliodoro Camacho, presente en Junta de Guerra en Camarones, afirma que Que en la Junta se había definido que el ejército boliviano quedase en Camarones, en donde encontraron agua y víveres suficientes, mientras que con Daza al frente, en misión arriesgada, un reducido grupo se dirigiría a Pozo Almonte, en donde el boliviano tomaría el mando del ejército aliado allí presente y además dirigiría los movimientos del ejército de Camarones. Que Daza acepta la propuesta y ofrece telegrafiar en ese sentido a Prado.