TEA

(redireccionado de teas)
También se encuentra en: Sinónimos.

tea

(Del lat. teda.)
1. s. f. Astilla de madera resinosa que arde con facilidad y se usa para encender fuego o como antorcha. cuelmo
2. coloquial Estado de embriaguez debido a la ingestión abusiva de alcohol cogió una tea de ginebra. borrachera, pea
3. teas maritales o nupciales Las bodas.
4. llevar por la tea NÁUTICA Llevar un cable desde una lancha.

tea

 
f. Astilla o raja de madera impregnada en resina que sirve para alumbrar o para encender el fuego.
fig.Borrachera.
TEATaller Escuela Agencia
TEATeatro Estudiantil Autónomo
TEATipográfica Editora Argentina
Sinónimos

tea

sustantivo femenino
Traducciones

tea

Тея

tea

Theia

tea

Théia

tea

Teia, faccola

tea

Thea

tea

thee

tea

chá

tea

الشاي

tea

tea

tea

čaj

tea

te

tea

תה

tea

te

tea

ชา

tea

SF
1. (= antorcha) → torch; (= astilla) → firelighter
arder como una tea; convertirse en una teato go up like a torch
2. (= cuchillo) → knife
Ejemplos ?
La inquisición solamente sería capaz de reemplazarlos en este mundo. ¿Volverá la inquisición con sus teas incendiarias?. La Religión es la ley de la conciencia.
5 Después, encendiendo las teas, echó las zorras en los sembrados de los Filisteos, y quemó hacinas y mieses, y viñas y olivares.
No estuvo más airado Agamenón en Troya al tiempo que, metiendo la tramoya del gran Paladión, de armas preñado, echaron fuego a la ciudad de Eneas de ardientes hachas y encendidas teas (causa fatal del miserable estrago de Dido y de Cartago...
y doncellas sedientas me tatuaron sus preces; victorioso de embates violenté el himen feble y en un hijo volátil me quedé entre sus leyes. Trepidé bajo ropas que bailaban de teas...
Sólo alumbraron tu llanto las tristes nupciales teas, y donde otras hallan dichas tú sólo lutos y penas: y por que ni perdonados tus mismos encantos fueran, hoy abate tu hermosura horrible extraña dolencia, que de tus ojos divinos los soles radiantes ciega y el cuerpo airoso y flexible a eterna calma condena.
Y el grato conocido rumor de sus pisadas en vano aguardará tu atento oído en tus desiertos silenciosos lares, ¡oh adorada hermosísima doncella, que al pie de los altares unir pensaste a su robusta mano tu blanca mano delicada y bella! ¡Las antorchas nupciales que ayer regocijaban tu deseo se trocaron en teas funerales, y en endechas los cantos de himeneo!
Aquella respuesta de la casta matrona al pretensor molesto, de: "por mí no se untarán los quicios, ni arderán las teas", para decir que no quería casarse, aludiendo a la ceremonia de untar las puertas con manteca y encender las teas nupciales en los matrimonios; como si ahora dijéramos: por mí no se gastarán arras ni echará bendiciones el cura.
Así pues, cuando a Narciso, que por desviados campos vagaba, 370 vio y se encendió, sigue sus huellas furtivamente, y mientras más le sigue, con una llama más cercana se enciende, no de otro modo que cuando, untados en lo alto de las teas, a ellos acercadas, arrebatan los vivaces azufres las llamas.
480 A menudo su padre le dijo: 'Un yerno, hija, me debes,' a menudo su padre le dijo: 'Me debes, niña, unos nietos.' Ella, como un crimen las teas odiando conyugales, su pulcro rostro teñía de un verecundo rubor y de su padre en el cuello prendida con tiernos brazos: 485 'Dame, padre queridísimo' dijo 'de una perpetua virginidad disfrutar: dio esto su padre antes a Diana.' Él, ciertamente, obedece, pero a ti el decor este, lo que deseas prohíbe que sea, y con tu voto tu hermosura pugna.
Ya viene el ardiente verano, ya brotan las yemas en el alegre sarmiento. TIRSIS Tengo aquí un hogar y gruesas teas y una gran lumbrada que arde siempre, y puertas ennegrecidas con el continuo hollín.
No tardó mucho cuando salen todos de una parte y de otra, que hinchen toda la casa, unos con candiles, otros con teas, otros con mechones de sebo y otros instrumentos de lumbre para de noche que alumbraban toda la casa, y nadie de los que salieron venía sin armas: unos con lanzas y dardos, otros, las espadas sacadas, se ponían a guardar las puertas y postigos de casa.
Después el padre de los dioses con su santa esposa y sus nacidos advino, en el cielo a ti solo, Febo, dejándote, y a tu gemela a la vez, la que honra los montes del Idro: 300 pues a Peleo, contigo al par, tu hermana despreció y de Tetis las teas no quiso celebrar, conyugales.