teólogo

(redireccionado de teólogos)

teólogo, a

1. adj. De la teología. teologal
2. s. TEOLOGÍA Persona que profesa la teología.
3. TEOLOGÍA Persona que estudia o es especialista en teología.

teólogo -ga

 
m. f. Persona que por profesión o estudio se dedica a la teología.
Estudiante de teología.
Traducciones

teólogo

theologian

teólogo

teologo

teólogo

Theologe

teólogo

théologien

teólogo

theoloog

teólogo

teólogo

teólogo

Teolog

teólogo

神学家

teólogo

神學家

teólogo

teolog

teólogo

teolog

teólogo

teolog

teólogo

/a SM/Ftheologian, theologist
Ejemplos ?
Pero nos puso lo inasequible como meta y término de nuestros esfuerzos. Y ello ocurrió, dicen los teólogos, con la gracia. Y yo quiero pelear mi pelea sin cuidarme de la victoria.
El libro de Bell se refiere a Fray Luis de León, que tiene un capítulo muy interesante para conocer sus ideas políticas; pero hay libros especialmente dedicados por los teólogos a la política, a la conquista de América y el derecho de los europeos sobre los indígenas.
la mayor parte de los humanos les da que hacer entre los treinta y los cincuenta, y muchas veces más allá, por los abusos a que propende nuestra especie y en que no incurren los animales, eso que nosotros llamamos amor, y los teólogos con otro vocablo más crudo, y acaso menos distante de la verdad.
En lo que respecta a ideas políticas, el más categórico y famoso de los teólogos es el padre Mariana, quien viene a sostener en un famoso libro que hay derecho a matar al tirano; este libro fue quemado en la Universidad de París mientras que en España circulaba libremente.
Además, siendo propio y singular de los teólogos escolásticos el haber unido la ciencia humana y divina entre sí con estrechísimo lazo, la teología, en la que sobresalieron, no habría obtenido tantos honores y alabanzas de parte de los hombres si hubiesen empleado una filosofía manca e imperfecta o ligera.
Los modernistas invierten sencillamente los términos: a los cuales, por consiguiente, puede aplicarse lo que ya Gregorio IX, también predecesor nuestro, escribía de ciertos teólogos de su tiempo: «Algunos entre vosotros, hinchados como odres por el espíritu de la vanidad, se empeñan en traspasar con profanas novedades los términos que fijaron los Padres, inclinando la inteligencia de las páginas sagradas...
Es muy de desear y necesario que el uso de la divina Escritura influya en toda la teología y sea como su alma; tal ha sido en todos los tiempos la doctrina y la práctica de todos los Padres y de los teólogos más notables.
Así como las citadas proposiciones, inspiradas por el Espíritu Santo, fueron desarrolladas en dicha forma por los sagrados profetas en aras a adaptarse mejor a la capacidad del vulgo, bastante rudo e indisciplinado, del mismo modo es labor de quienes se hallen fuera de las filas de la plebe, el llegar a profundizar en el verdadero significado y mostrar las razones por las cuales ellas están escritas con tales palabras. Este modo de ver ha sido tan tratado y especificado por todos los teólogos, que resulta superfluo dar razón de él.
Aún estaba fresco el recuerdo de la famosa controversia, en que se enfrascaron los teólogos de la cristiandad, sobre si el chocolate quebranta o no el ayuno, controversia en que hasta dos grandes señoras, la princesa de los Ursinos y Madama de Maintenon, tomaron parte.
El prelado recogióse los hábitos con empaque doctoral, y en ese torio agresivo y sonriente, que suelen adoptar los teólogos en las controversias de los seminarios, comenzó un largo sermón.
En el mundo, fuera de los teólogos, filósofos y juristas, que atienden a la verdad y al verdadero estudio, hay algunos que no saben nada y estudian para saber, y estos tienen buenos deseos y vano ejercicio, porque al cabo solo les sirve el estudio de conocer cómo toda la verdad la quedan ignorando.
LA ETERNA MODERNIDAD Cuando los escolásticos, aquellos teólogos y filósofos medievales fundadores de “scholam” (escuelas) al lado de monasterios y castillos, antecedentes de las universidades, esas instituciones producto de la llamada “edad oscura”, allá por el siglo XIII d.