teólogo

teólogo, a

1. adj. De la teología. teologal
2. s. TEOLOGÍA Persona que profesa la teología.
3. TEOLOGÍA Persona que estudia o es especialista en teología.

teólogo -ga

 
m. f. Persona que por profesión o estudio se dedica a la teología.
Estudiante de teología.
Traducciones

teólogo

theologian

teólogo

teologo

teólogo

Theologe

teólogo

théologien

teólogo

theoloog

teólogo

teólogo

teólogo

Teolog

teólogo

神学家

teólogo

神學家

teólogo

teolog

teólogo

teolog

teólogo

teolog

teólogo

/a SM/Ftheologian, theologist
Ejemplos ?
Escriturario, Teólogo dogmático y místico, Jurisconsulto, Publicista, Filósofo, Orador, Poeta, Humanista, apénas hubo ciencia que no le fuese familiar.
Considero un especial designio de la Providencia el hecho de que muy pronto se estableció una relación de amistad con el Arzobispo de entonces, el Cardenal Joseph Frings, que me concedió toda su confianza y me llamó como teólogo suyo para el Concilio Vaticano II, pudiendo, de este modo, participar activamente en aquel evento histórico.
Era gran teólogo, recto y virtuoso; pero bien hablado, elegantísimo, peripuesto y agradable; era hombre que en el siglo XVIII hubiera figurado, en una corte, como el más delicioso abate.
Pueden considerarse como la ciencia rudimentaria de los pueblos ignorantes, como una interpretación fantástica del Universo. Tener hoy por sabio al teólogo, da lo mismo que llamar médico al brujo y astrónomo al astrólogo.
No habrá ningún desacuerdo real entre el teólogo y el físico mientras ambos se mantengan en sus límites, cuidando, según la frase de San Agustín, «de no afirmar nada al azar y de no dar por conocido lo desconocido»(52).
De diez y siete años era ya filósofo y teólogo, y tenia sublimes conocimientos de la ciencia de los Santos, que no es otra que la de las virtudes fundadas en la humildad y perfeccionadas con la caridad.
Sobre cómo ha de portarse el teólogo si, a pesar de esto, surgiere discrepancia, hay una regla sumariamente indicada por el mismo Doctor: «Todo lo que en materia de sucesos naturales pueden demostrarnos con razones verdaderas, probémosles que no es contrario a nuestras Escrituras; mas lo que saquen de sus libros contrario a nuestras Sagrada Letras, es decir, a la fe católica, demostrémosles, en lo posible o, por lo menos, creamos firmemente que es falsísimo»(53).
Si debajo del retrato escribiéramos el nombre de un teólogo de la baja Alemania o de cualquier hombre adocenado, no habría reparo que oponer.
El filósofo afirma: el principio de la fe es inmanente; el creyente añade: ese principio es Dios; concluye el teólogo: luego Dios es inmanente en el hombre.
Joaquín García Icazbalceta a fin de que diese su opinión; pero este señor se lo devolvio inmediatamente, pidiendole que le excusase de ocuparse de este asunto, pues no era teólogo ni canonista.
Hubo de curioso en este Concilio que habiendo investigado Amat al franciscano fray Juan de Marimón, su paisano, confesor y aun pariente, con el carácter de teólogo representante del real patronato, se vio en el conflicto de tener que destituirlo y desterrarlo por dos años a Trujillo.
Pero Pantragruel no se da por vencido y persigue su graciosa encuesta dirigiéndose al quiromántico Her Trippa, al teólogo Hippothatée y al filósofo pirrónico Troyillogan, quien exhorta a Panurgo para que interrogue a algún loco.